No nos dejes caer en la tentación: La tentación en el desierto

Jesús, lleno del Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto y tentado allí por el diablo durante cuarenta días, y, pasados, tuvo hambre. Díjole el diablo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan». Jesús le respondió: «No sólo de pan vive el hombre».

Llevándole a una altura, le mostró desde allí, en un instante, todos los reinos del mundo, y le dijo el diablo: "Todo este poder y su gloria te daré, pues a mi me ha sido entregado, y a quien quiero se lo doy; si, pues, te postras delante de mí, todo será tuyo». Jesús, respondiendo, le dijo: "Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a El sólo servirás". Le condujo luego a Jerusalén y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: "Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; porque escrito está: A sus ángeles ha mandado sobre ti que te guarden y te tomen en las manos para que no tropiece tu pie contra las piedras". Respondiendo, díjole Jesús: "Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios". Acabado todo género de tentaciones, el diablo se retiró de El hasta el tiempo determinado. (Lucas, 4.) Y llegaron ángeles y le servían. (Mateo, 4.)

Explicación Doctrinal:

En el Padrenuestro pedimos a Dios que nos libre de toda tentación y mal. Dios permite, en sus inexcrutables designios, que seamos tentados por el demonio, el mundo y la carne.

Contra las tentaciones que nos inducen al pecado, tenemos que estar vigilantes contra ellas, pidiendo al Señor nos dé su gracia para vencerlas. Jesús nos anima a ello, diciendo: "Velad y orad para no caer en la tentación; el espíritu está pronto, pero la carne es flaca". (Mateo, 26.)

Cuando vencemos las tentaciones con la oración y la gracia de Dios, nuestra alma se vigoriza contra el pecado y el mal y se adquieren méritos para el Cielo.

También pedimos en el Padrenuestro que Dios nos libre de todo mal, como de las guerras, enfermedades, miserias y tribulaciones, y si tenemos que pasar por ellas por disposición de Dios, pidámosle nos otorgue su gracia para llevarlas con paciencia y mansedumbre.

Norma de Conducta:

En las tentaciones y males que nos acechan, acudir al Corazón de Cristo y pedirle su gracia para triunfar contra ellas.

0 pensamientos sobre “No nos dejes caer en la tentación: La tentación en el desierto

  1. Tengo varias partes del padre nuestro explicadas en cuentos educativos con su explicación y conducta, pero empiezan desde danos hoy nuestro pan de cada día, y están explicads por gabriel marañon Baigorrí, quiero saber si están las primeras o no

  2. Tengo varias partes del padre nuestro explicadas en cuentos educativos con su explicación y conducta, pero empiezan desde danos hoy nuestro pan de cada día, y están explicads por gabriel marañon Baigorrí, quiero saber si están las primeras o no

  3. Tengo varias partes del padre nuestro explicadas en cuentos educativos con su explicación y conducta, pero empiezan desde danos hoy nuestro pan de cada día, y están explicads por gabriel marañon Baigorrí, quiero saber si están las primeras o no

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *