¿un Papa de izquierda?