The Lancet no ha cuestionado los datos de la vacuna rusa