San Rafael Guízar: en la hora de la prueba