¿Realmente tenemos control de nuestra libertad?