Quiero perder el tiempo contigo: La deliciosa gratuidad