‘Mindfulness’: ¿Tónico o tóxico?