La responsabilidad de los católicos en la crisis moral que vivimos