La oración: lugar privilegiado del encuentro