La “dictadura de la economía”