La acción de la gracia divina para las heridas de la infancia