Ignorar las Escrituras es ignorar a Crist