El sentido de el ayuno y silencio de Jesús