El orden: empieza por la cabeza