¿Cuándo necesitamos a Dios?