¿Cómo combatir tu defecto dominante?