Comer demasiado y como «compensación»: una enfermedad del alma