El amor nunca pasará

El verdadero amor no acaba y nunca pasara. Los matrimonios no fracasan, se adormecen y aquellos matrimonios que se separan sufren un quebrantamiento por un tiempo, algunos puede ser permanentes por falta de instrucción, de ayuda o apoyo de alguien que les guíe , o simplemente por falta de creer que poniendo en manos de Dios pueden volver a retomar juntos el camino.

«En cuanto a los casados, les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido,11. Más en el caso de separarse, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su marido, y que el marido no despida a su mujer. «(1 Cor. 7, 10-11)

El amor conyugal debe vivir un proceso con un comienzo, desarrollo, madurez y perfección, etapas que deben recorrerse siempre con Dios como centro de ese amor. El amor conyugal es capaz de abrirse a a ese gran misterio con el cual Dios lo creo y así juntos empezar a amarse, crecer, profundizar ese amor, y poder lograr una entrega mas madura viviendo así uno para el otro entregándose sin condición, sin limites desinteresadamente, sin egoísmos.

El amor no se enseña, se vive, se entrega se dona, se da. El verdadero amor permanece intacto aun cuando haya separación ya que el amor verdadero no acaba porque por la indisolubilidad del Sacramento los separados fieles se convierten en los intercesores ante Dios del cónyuge ausente. Toda nuestra oración, nuestro sufrimiento no es inútil porque aquello que se regala a Dios no se pierde.

“Todos nuestros sacrificios son como un río subterráneo: no lo vemos porque corre por debajo de la tierra, pero por arriba los árboles crecen y dan frutos. La indisolubilidad es como el canal unido al corazón de Cristo Esposo con los dos cónyuges y es nuestro deber rezar para que Dios haga fluir su gracia hacia el otro, lejos física y afectivamente, pero aún unido en el espíritu de Dios mismo.”(Ma.Pia Campanella)

Muchas veces aquellos que se han separado creen que ya no hay solución buscando un amor mundano, vacío, distraído en una tercera persona pero al final no llena porque solo el amor que Dios ha bendecido es capaz de abarcarlo todo.

Para entrar en el amor eterno, el amor fiel e indisoluble los cónyuges deberán abrirse a la gracia divina dejando a Dios renovar esa entrega, ese amor para que permanezca por siempre.

Oración

Padre eterno te pido hoy impongas Tu mano sobre cada cónyuge que hoy se encuentran separado para que sanes las heridas sufridas en sus matrimonios, que Tu poder sanador llegue a lo mas profundo renovando en ellos el primer amor. Que ese amor de esposos que un día fue bendecido por Ti les de la Fortaleza para perdonarse y poniendo la mirada en Ti puedan sentir que sólo ese primer amor es el que verdaderamente les dará felicidad y les haga volver a sentir ese único amor de esposos que llena todo. Pedimos la intercesión de nuestra Madre Santísima para que los cubra con su manto y les abrace con su amor maternal y puedan volver a vivir juntos por siempre dando todo el honor y Gloria a Dios. Amen

Bendita sea tu fuente, y sea tu alegría la mujer de tu juventud, graciosa cierva, amable gacela! Encuentra el placer entre sus pechos en cualquier momento, y permanece siempre prendado de su amor!
¿Por qué, hijo mío, te dejarías llevar por la pasión por una desconocida, por qué apretar el vientre de una extraña? (Prov. 5, 18-20)

Luce Bustillo_Schott

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *