Consejos para vivir bien la Misa online

El necesario aislamiento de estos días, con motivo del coronavirus, pueden ser una oportunidad para participar diariamente en la Santa Misa.

Aunque la gran mayoría no tenemos la posibilidad de ir a la Iglesia sí tenemos más tiempo para seguir cada día la Misa online, o Misa Virtual.

Una vez más, la tecnología viene en nuestra ayuda, aunque es lógico que nos cueste un poco más mantener la atención y la piedad.

Aquí van unos consejos que pueden ayudarte a seguir con más devoción la Misa online.

  1. Busca en Internet alguna Misa que se esté celebrando en ese momento en alguna parte del mundo: busca Misa live streaming. Te puede ser de ayuda la lista que te ofrecemos en encuentra.com ( Misa del Papa en Santa Marta, Otras Misas por internet (ver misa en español) (ver Misa en Inglés)
  2. Considera lo maravilloso que es el que podamos unirnos a la Misa que se celebra en algún lugar del mundo al que quizá nunca iremos en nuestra vida.
  3. Convierte éste en uno de los momentos familiares mas importante del día.
  1. Si no encuentras una Misa live streaming (que se esté celebrando en ese momento), toma nota de los horarios de ese lugar, teniendo en cuenta los horarios locales y sigue una del día que quedó grabada.
  1. Trata de no ver y participar de la Misa solo. Si puedes hazlo en familia o con alguno que esté en ese lugar. La unión hace la fuerza y te será más fácil concentrarte.
  1. Cuida la escenografía: puedes poner una cruz o una imagen de la Virgen cerca de la TV o la pantalla en la que la seguirás participando activamente, contestando o cantando.
  1. Cuida también tu vestuario. Al menos intenta no participar en pijama o una vestimenta no adecuada. Dios te ve por fuera y por dentro.
  1. Ten una participación activa: sigue la Misa como si estuvieras presente físicamente en ese lugar: levántate en la lectura del Evangelio, ponte de rodillas para la Consagración, etc. Los gestos son importantes.
  1. En el momento de la comunión, reza una comunión espiritual: te puede servir la que rezaba san Josemaría (Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción, con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los santos), u otra.
  1. No tengas prisa: la Misa tiene un valor increíble y precisamente en estos momentos hay muchas cosas por las que rezar. Quédate unos momentos después de la Misa para pedir a Dios por todos los difuntos, los enfermos, el personal sanitario y el Gobierno y por supuesto, por la Iglesia, por el Papa, nuestros obispos y la parroquia.

VIDEO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *