Señor te quiero contar

Las campanas que anuncian las doce empiezan a sonar en el momento en que he entrado en la capilla de adoración. El sonido de las campanas es intenso, fuerte, armonioso y melodioso…. Su vibración llega al alma como a despertarla, a sanarla por medio de ese sonido tan hermoso que emiten. Las campanas y su sonido están presente en nuestra fe desde siempre.

Clavo mis ojos en el Rey de Reyes, Cristo Jesús y le digo: “Señor te quiero contar de estas luchas del alma, de mi cansancio de todas estas propuestas de la vida que me asustan. Y me pregunto: ¿Cómo se hace oración cuando hay una decisión importante que tomar? ¿Dónde se pone la mente? ¿En la razón o en el corazón habitación de la consciencia? Abre mi entendimiento, enséñame a confiar en ti.”

Quizá a te pase que estás en un momento de tu vida en el que te toca tomar decisiones relacionadas con la integridad, con los principios y las creencias… Entonces, ¿cómo distinguir si no es egoísmo, sino más bien, la lucha del alma que busca desesperadamente el amor y la compasión del Dios, sabiendo que Él te ve, que te ama y que está contigo?

Creo que puedo darte algunas pautas para poder sobrellevar mejor la prueba.

1. Reconoce que es duro lo que te pasa. Muchas veces las personas cuando estamos en medio de una prueba importante apretamos nuestro cuerpo y nos olvidamos de respirar, confiar y orar. Respira profundamente, reconoce que estas sufriendo. Haz un rato de oración. Bien dicen que es “la respiración del alma”. Y te doy un secreto: “No estamos solos. Dios nos acompaña”.

2. Háblale con confianza a Dios y dile todo esto con lo que estás luchando, lo que quieres hacer, lo que sientes, todas tus dudas, tus fuertes emociones: miedo, ira, frustración, confusión, culpa, dolor. Ábrete completamente con el Señor. Ten la seguridad que Jesús también tuvo pruebas, luchas, tentaciones. Él nos enseñó qué hacer, lo más sencillo… acercarnos a Dios. Jesús tenía una relación con el Padre y acudía a Él para aclarar cada una de sus situaciones humanas. Haz lo mismo. Esta es la imitación de Cristo.

3. Haz un examen de conciencia a fondo. Si por ejemplo estás pensando en divorciarte revisa todo lo que has hecho para salvar la relación, para no llegar ahí. Hazte preguntas valiosas tales como ¿qué pasará en mi vida si tomo esta decisión? ¿Cuántas personas se verán afectadas? ¿Qué cosas dejaremos de hacer al divorciarnos? ¿Qué sentido tiene para mi divorciarme en este momento de mi vida?

4. Ve a una Iglesia, un oratorio, y póstrate ante el Santísimo. Quédate en silencio un rato. Deja que Dios te hable. Luego plantea a Dios lo que piensas y qué sientes, lo que tu conciencia te está pidiendo. Te recomiendo hacer cualquier decisión importante en tu vida en momentos de tranquilidad y no de agitación. Las decisiones importantes de la vida siempre deberán tomarse desde la calma y no desde la desesperación o el enojo.

Anímate, Dios está contigo. No temas. Todo pasa. Esto también pasará.

¡Dios te bendiga!

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
www.sheilamorataya.com
Ordena mi nuevo libro YO SOY ÚNICO E IRREPETIBLE aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *