Plegaria a San Juan Pablo II, por los asesinos de Sonora

La tragedia de la matanza ocurrida en la montañosa zona de Sonora, México, a una familia mormona estadounidense es un urgente llamado a todos los que somos cristianos a volver la mirada a Dios.

Un grupo armado asesinó el lunes por la noche a nueve miembros de la familia LeBaron, afincada hace tiempo en el norte mexicano, cerca de la frontera con EE.UU.  Entre ellos había seis inocentes niños.  

Se trataba de un plan en que habrían quedado atrapados en una emboscada de cárteles narcos. No contentos con las balas, incendiaron los tres autos en los que las familias viajaban.

Entre los que murieron había una madre, sus mellizos de ocho meses, su hija de 10 años y otro hijo de 12. También otra madre, que yacía tendida en el asiento delantero de una camioneta Suburban junto a los cuerpos baleados de sus hijos de 11 y 2 años; y una tercera, cuyo cuerpo baleado apareció a unos 15 metros de su coche.

Estas masacres, son frecuentes en nuestros días en todos los lugares del mundo. Son muestras de lo que una sociedad que no cree que hay un Dios y Salvador llega a padecer. Son un grito a convertir la vida, convertir el corazón y a intensificar la vida interior.

¿Nos hemos insensibilizado y ya no nos afectan estas matanzas? Debemos traer a Dios de vuelta en nuestras vidas.

«No sigan la corriente del mundo en que vivimos, sino más bien transfórmense a partir de una renovación interior. Así sabrán distinguir cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, lo que le agrada, lo que es perfecto.» (Rom 12, 2)

Cada uno tú y yo necesitamos de Dios, los asesinos necesitan de Dios. Hay que orar intensamente por ellos.

Creo que es muy importante no sólo leer las noticias y asustarse, o hacer una oración en el momento y ya. Olvidarse. Creo que es muy importante, llevar estas noticias tan sin sentido al Sagrario y ahí mismo reflexionar, bajar al corazón, conversar con Dios y preguntarle: “¿qué quieres que haga? ¿cómo puedo ayudarte? ¿qué puedo hacer por las personas que murieron desde este lugar donde estoy? ¿de qué manera puedo consolar a sus familiares con mi oración? ¿qué tipo de penitencia, ofrecimiento u oración puedo hacer por estos hombres que han matado?”

Como cristianos cada uno sabe que la vida humana es sagrada y como cristianos, apóstoles de Cristo también creemos que en cada hombre palpita la semilla de la bondad (Edith Stein) ya que el hombre es imagen y semejanza de Dios, es corona de su creación y está hecho para servirle y darle gloria a Él.

Plegaria por los asesinos

San Juan Pablo II, tú que dejaste un legado tan grande a la Santa Iglesia con la luz de tus encíclicas y la enseñanza de la teología del cuerpo humildemente acudo a ti para que desde el cielo mires a estos asesinos con la misma compasión y perdón con la que tu miraste a aquel hombre que estuvo a punto de matarte.

Pide a Jesús, y a todos los santos en el cielo porque cada uno de nosotros en la tierra empecemos a pensar más en estas almas que no te conocen, que viven ciegos e ignorantes de la gran dignidad para la que han sido creadas.

Oh Dios Padre que eres compasión, sumo bien e inagotable misericordia escucha nuestra oración.

Amén.

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
www.sheilamorataya.com
Ordena mi nuevo libro YO SOY ÚNICO E IRREPETIBLE aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *