Es doloroso lo que está sucediendo en el mundo.  Gente matando a gente. Lo que acaba de pasar en El Paso, Tejas, viene a llenar de luto a familias mexicanas y familias estadounidenses. Familias hijas de Dios.

Me encontraba en mi país El Salvador cuando me llegó la terrible noticia. Estas matanzas cada vez son más frecuentes y deben alertarnos para no descuidar que la vida en la presencia de Dios nos humaniza.

¿Qué hubiera pasado en la vida de este hombre que mató si alguien en su infancia hubiese educado su corazón hacia el amor? ¿Por qué este hombre se entrega de una manera tan fría y sin una pizca de arrepentimiento en su mirada? Ciertamente en el corazón de este hombre nunca habitó Dios.

Dios es amor. El padre de Jordán y André Anchondo sabe esto. Es sorprendente la forma en que ha perdonado al asesino de sus hijos, sus palabras han dado la vuelta al mundo: «El atacante podría haber sido mi hijo. Le perdono porque no estaba en sus cabales. Tenía el demonio dentro. Soy un gran creyente y le perdono por lo que hizo».  Esto es lo que hace, seguir a Cristo, una capacidad en el corazón para mirar más allá de la tragedia de la vida y mostrar misericordia hacia aquel que nos hace daño.

Con su testimonio, el papá de estos jóvenes que murieron también para salvar a su hijito de dos meses de edad, evangeliza la sociedad, invita a miles a buscar a Cristo, el Dios hombre y Salvador del mundo que es el único que tiene la capacidad de ayudarnos a comprender lo incomprensible; de ayudarnos a soltar los imposibles y de inspirarnos a seguir la vida en medio de un gran dolor.

San José María Escrivá de Balaguer solía decir que las “crisis actuales eran crisis de santos” su frase es y siempre será moderna porque esta es la verdad.

Se necesita de mucha gente que aspire a la santidad, Gilbert Anchondo se convierte en un santo en camino, al decir que perdona. Somos santos en camino, aspirando a lo más grande que podemos, la santidad.

Un ejemplo así necesita verlo el mundo para ponerse a pensar que tú y yo estamos hechos para amar, para embellecer y santificar la tierra.

¿De qué forma inspiran a otros las nobles palabras de este hombre? A mí me desarman y me tocan el corazón hasta el punto de llevarme a sentir compasión por Patrick Crusious el joven de tan solo 21 años que cometió este asesinato a sangre fría. Alguien que tal vez alguna vez tuvo a Dios en su corazón y por algún motivo lo sacó de su vida. Qué triste vivir así, alejados del Padre.

Hoy es un buen momento para ir a sentarse a la capilla de adoración, conversar con Jesús y preguntarle: “¿Señor de qué formas puedo ayudarte más en el mundo? ¿Cómo puedo estar más presente entre las personas que no te conocen? ¿de qué forma quieres que reaccione cuando a mí mismo me hagan mal? ¿Podré perdonar y amar?”

Estoy segura de que con la oración frecuente, la humildad y tu disposición de amar, Jesús va a iluminar tu alma y te guiará hacia donde Él crea que mejor le sirvas, para la salvación de las almas.

¡Dios te bendiga!

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
www.sheilamorataya.com
Ordena mi nuevo libro YO SOY ÚNICO E IRREPETIBLE aquí

1 pensamiento sobre “El Paso Texas

  1. Nunca es tarde para buscar a nuestro señor el siempre va estar hay para nosotros…porq el no se aleja de nosotros pero nosotros de el siii

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *