Nuestra Señora de las Victorias

1 pensamiento sobre “Nuestra Señora de las Victorias

  1. Hará poco más de diez años que encontré en mi buzón de cartas un papel doblado en cuatro, húmedo por la lluvia, con la oración a Nuestra Señora de las Victorias escrita en birome. La dejé secar y comencé a incluirla en mi escueta oración de agradecimiento y peregrinaciones en bicicleta a Luján. Un par de años después mi hermano es despedido del trabajo y sin perspectiva de que hacer, la invoque, transcribi la oración y se la regalé a mi hermano. EN pocos días tuvo la oportunidad y la idea de empezar a comercializar una artesanía que el hacía por gusto y un primo le dio lugar en su trabajo. ESte hecho me llevó más que nada a pedirle fuerza y agradecerle principalmente. Nunca había indagado con respecto a su origen hasta que mi fonoaudiologa me dijo que si yo la invocacaba y percibía su intercesión tenía que averiguar y saber de su historia. DOy gracias a ella cada día por la vida misma y le pido por el bienestar y salud de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *