Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Sentido del trabajo

EnriqueCases
11 abril 2008
Sección: Vida de Jesús

El trabajo sigue siendo algo esencial a la condición humana pero puede estar bajo la influencia del pecado.

En Nazaret Jesús trabajó, es lógico que lo hiciese así ya que el hombre fue creado para que trabajase como lo indica el libro del Génesis. Tras el pecado original se añade al trabajo la pena de la dificultad y el cansancio.

Jesús asume el trabajo humano porque es hombre, pero también para redimirlo del pecado. Dada la riqueza de la Redención el trabajo pasa a ser no sólo la obligación todo hombre, sino además medio de elevación a Dios, medio de santificación. Lo cual hace que, después de Jesús, el trabajo tenga más importancia y transcendencia que antes del pecado original, cuando todavía no había sido deformado y desorientado.

Pero veamos más de cerca el trabajo concreto que realizó Jesús en Nazaret, porque las ideas expuestas más arriba quedarán ilustradas con los detalles de la vida de Jesús, .su trabajo sería como el de José: En Nazaret, José sería uno de los pocos artesanos, si es que no era el único. Carpintero, posiblemente. Pero, como suele suceder en los pueblos pequeños, también sería capaz de hacer otras cosas: poner de nuevo en marcha el molino, que no funcionaba, o arreglar antes del invierno las grietas de un techo. José sacaba de apuros a muchos, sin duda, con un trabajo bien acabado. Era su labor profesional una ocupación orientada hacia el servicio, para hacer agradable la vida a las demás familias de la aldea, y acompañada de una palabra amable, de un comentario dicho como de pasada, pero que devuelve la fe y la alegría a quien está a punto de perderlas, a veces, cuando se tratara de personas más pobres que él, José trabajaría aceptando algo de poco valor, que dejara a la otra persona con la satisfacción de pensar que había pagado. Normalmente José cobraría lo que fuera razonablemente, ni más ni menos. Sabría exigir lo que, en justicia, le era debido, ya que la fidelidad a Dios no puede suponer la renuncia a derechos que son deberes: San José tenía que exigir lo justo, porque con la recompensa de su trabajo debía sostener a la Familia que Dios le había encomendado 75.

Jesús en su infancia vería este ejemplo de José, y de él aprendería el oficio que desempeñaba. La divinidad de Jesús no excluye el aprendizaje y la ciencia humanos, sino que los toma. Jesús es Perfecto Hombre y toma el trabajo humano, pero concretado en el trabajo que le enseñó José.

Conviene destacar que este trabajo es manual, lleno de sencillez, ¿Por qué escogió precisamente éste y no otro más complejo o aparentemente más elevado? No sólo por la humildad, sino también para que nadie pudiera considerar su quehacer humano excluido de los planes salvadores de Dios; como si sólo los estudiantes o los doctores tuviesen un trabajo verdaderamente importante a los ojos de Dios. La dignidad del trabajo y su valor redentor se medirá por el grado de amor con que se realice y por la perfeción humana que se ponga en él.

A los ojos de los habitantes de Nazaret sucedía algo natural; pero la realidad era mucho más grande: se estaba realizando la recuperación del trabajo perdida por el pecado original. El Redentor trabajaba con manos de hombre y ganaba el pan con el sudor de su frente como todos los hombres, de este modo lo convertía en medio para salvarse y para salvar el mundo del pecado. En aquel trabajo sencillo y esforzado es posible ver todos los trabajos de los hombres. Después de Cristo, el trabajo se convierte en medio de santificación personal, en medio de santificación del mundo, y en medio de santificación de los demás hombres.

Ciertamente el trabajo conserva su aspecto doloroso- en muchas ocasiones tiende al cansancio y a la fatiga-, esto le da al trabajo la posibilidad de unirse a la Redención en la Cruz que realizó Jesucristo. La lección silenciosa del trabajo oculto de Jesús en Nazaret es de una repercusión enorme en la vida del hombre. Es tarea nuestra conseguir que llegue a ser efectiva en la Historia.


75 Beato Josemaría Escrivá. Es Cristo que pasa. n. 52

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
3 Comentarios en “Sentido del trabajo”
  1. Francesc Dijo:

    Hola a todos.Es la primera vez que recibo encuentra.com y la verdad lo encuentro muy interesante por la diversidad de artículos que hay.bueno voy a comentar sobre El sentido del trabajo yo tambien soy carpintero y muchas veces cuando hago servir herramientas manuales, y me duelen las manos, pienso que es lo que devia sentir Jesús en está misma situación, y pienso lo afortunado que soy al tener este oficio.Un Saludo

  2. Alfonso Silva R Dijo:

    que valioso el artículo, deja una huella profunda para reflexionar sobre la dignificación y santificación del trabajo por Cristo como Dios- hombre

  3. Cecilia de Jiménez Dijo:

    Tengo unos años de recibir encuentra.com y la verdad que me gustan todos los artículos y me he beneficiado con muchos de ellos, hasta de la misa diaria que puesto peticiones y se me han cumplido. Gracias. Con este artículo del trabajo me queda claro que todo ser humano se realiza a través del trabajo ya sea en una oficina, en el hogar como vendedora, etc.




css.php