Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La preparación de la cena pascual

Enrique Cases
1 mayo 2008
Sección: Vida de Jesús

El jueves por la tarde, Jesús volvió a subir a Jerusalén, pero no públicamente como los días anteriores, sino con precauciones para evitar problemas con los que le buscan para matarle.

Quiere calma y las condiciones materiales más adecuadas para un designio que cruzará los siglos. Judas espía dónde van a ir, pero no le es posible enterarse; Jesús da indicaciones muy cuidadosas a Juan y a Pedro. Hasta que llegan a una casa espaciosa y rica, en la zona más acomodada de aquella Jerusalén, en el monte Sión, no lejos de la casa de Caifás.

"Llegó el día de los Azimos, en el cual había que sacrificar la Pascua. Envió a Pedro y a Juan, diciéndoles: Id y preparadnos la Pascua para comerla. Ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos? Y les respondió: Mirad, cuando entréis en la ciudad, os saldrá al encuentro un hombre llevando un cántaro de agua; seguidle hasta la casa en que entre, y decid al dueño de la casa: el Maestro te dice: ¿dónde está la estancia en que he de comer la Pascua con mis discípulos? El os mostrará una habitación superior, grande, aderezada. Preparadla allí. Marcharon y encontraron todo como les había dicho, y prepararon la Pascua"(Lc).

Juan y Pedro llegan a la ciudad antes que los demás. Entran por la puerta de Siloé. Allí les sale al encuentro un hombre con un cántaro de agua, acción que solían realizar las mujeres. Es alguien previamente avisado para prepararles el lugar. La cantidad de gente en Jerusalén hace casi imposible encontrar una casa adecuada para trece personas si no se ha previsto mucho antes. Aquel hombre sabía como solucionar el problema. La casa era grande, en la mejor zona de la ciudad, alfombrada, con todo lo necesario para la pascua: mesas, divanes, iluminación, alimentos. Todo esto requiere mucha preparación. No se improvisa. Jesús, con el dueño de la casa que desconocemos, lo ha preparado todo, de modo que los agentes del sanedrín no puedan detenerle en aquel momento tan solemne.

Llegan a la casa. Suben al piso superior. Se admiran de lo espléndido del lugar, cosa que contrasta con los lugares donde habitualmente se alojaban. Y comienzan los preparativos para la cena pascual. Algunas de las mujeres han acudido también, y viven la fiesta separadas de los varones, como era la costumbre. Probablemente cuidan de lo que necesitan para la pascua. La Virgen María está allí por especial designio divino. Jesús no quiere apartarla de los momentos más importantes de su vida, quiere que se asocie a su modo con lo que va a suceder.

La Pascua era la fiesta más grande para Israel. Recuerda la liberación de la esclavitud de los israelitas en Egipto. Dios quería salvar a su pueblo, pero el faraón se opone y es castigado con diez plagas hasta que doblega su terca voluntad. La décima plaga consistió en herir a los primogénitos de Egipto con el ángel exterminador. Los hebreos podían librarse de este castigo si marcaban el dintel de la puerta de su casa con sangre de un cordero. "Aquella noche comerían su carne, asada al fuego, con panes sin levadura y hierbas amargas. Cenarían, ceñidos los riñones, con los zapatos puestos, bastón en la mano y a toda prisa", como viajeros dispuestos a partir. Era el recuerdo del Paso del Señor, de su Pascua. Durante siete días debían abstenerse de pan fermentado y consagrar a Dios la semana entera.

La tradiciones rabínicas precisaban más el modo de celebrar la fiesta. No se debía romper ni un hueso del cordero, que se cocería al fuego vivo, ensartado en una varilla de granado, se bendecían cuatro copas de vino rojo mezclado con agua. Se cantaban diversos himnos llamados los del hallel (115 al 119).

La fiesta se celebraba el día quince de Nisán, y la cena la vigilia. En nuestro calendario el jueves de aquel año era el seis de abril. Los judíos seguían el calendario lunar, por eso la Pascua era cambiante cada año, justo el día de la luna llena de primavera. La noche del jueves se consideraba ya como el día de viernes, por eso la cena pascual -celebrada la vigilia de aquel viernes- marcaba el comienzo de la Pascua.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
8 Comentarios en “La preparación de la cena pascual”
  1. H. Miguel Dijo:

    Buenos y excelentes comentarios. Les felicito porque me ayudan a meditar y relacionarme mejor en estos días santos con el Señor de la Vida

  2. H. Miguel Dijo:

    Buenos y excelentes comentarios. Les felicito porque me ayudan a meditar y relacionarme mejor en estos días santos con el Señor de la Vida

  3. H. Miguel Dijo:

    Buenos y excelentes comentarios. Les felicito porque me ayudan a meditar y relacionarme mejor en estos días santos con el Señor de la Vida

  4. noe mi Dijo:

    los felicitos por tan gran comentario,para estos dias santos sigan evangelizando

  5. noe mi Dijo:

    los felicitos por tan gran comentario,para estos dias santos sigan evangelizando

  6. noe mi Dijo:

    los felicitos por tan gran comentario,para estos dias santos sigan evangelizando

  7. RUBEN Dijo:

    DIOS ES GRANDE FUERTE Y PODEROSO COMO LO A INSPIRADO A DECIR LA VERDAD QUE DIOS ME LO BENDIGA TODO ES OBRA DE DIOS YA ESTA LLEGANDO LAS ESCRITURAS A TODOS LOS CONFINES DE LA TIERRA ES EL FIN SEREMOS JUGADOS LOS VIVOS Y LOS MUERTOS Y LA SEÑAL VERDADERA ES EL SOL DEJARA DE DAR SU LUZ Y TODOS VERAN AL HIJO DE DIOS >( jesus) bajar en una nube todo el que este vivo querra estar muerto solo se oira el crujir de los dientes y no quedara piedra sobre piedra amen

  8. pepa Dijo:

    EEEEEEEEEEEEEESSSSOOOOOO ES MUY BUENNO PARA TODOS LOS CRISTIANOS




css.php