Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


La oración en el huerto de Getsemaní

EnriqueCases
4 julio 2008
Sección: Vida de Jesús

Salen del Cenáculo, situado en la parte alta de la ciudad, y recorren el camino hacia el monte de los olivos por la escala de los Macabeos.

Era una media hora de camino. Jesús empieza a sentir en su alma una tristeza extraña, que deja a todos sin saber qué decir y cómo consolarle. Pero le siguen en aquel camino iluminado por la luna llena de abril. Estaban ya en el día de la Pascua.

"Entonces llegó Jesús con ellos a una finca llamada Getsemaní, y dijo a los discípulos: Sentaos aquí mientras voy allá a orar". Parecía como de costumbre, pero tiene el alma en tensión. Las emociones de la cena le llevan a una vigilia de alma que quiere entregarse del todo. Ocho de los discípulos se quedan en una cueva, resguardados del relente de la noche. El Señor se aleja de ellos llevándose sólo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, Juan y Santiago. Son los mismos que estuvieron en la transfiguración del Tabor contemplando su gloria, y los que vieron con sus ojos la resurrección de la hija de Jairo. Ahora van a ser testigos de algo mucho más difícil de entender: la agonía de Cristo, que quedará reducido a un hombre despojado de gloria y esplendor, como si estuviese derrotado. Y tienen que seguir creyendo que es Dios y hombre verdadero contemplándolo inerme, humillado, derrotado, sufriente. Es una situación en la que sólo se puede superar el escándalo con una fe nueva.

Jesús se retira como a un tiro de piedra a un lugar donde que existe una enorme roca. Y "empezó a entristecerse y a sentir angustia. Entonces les dijo: Mi alma está triste hasta la muerte. Quedaos aquí y velad conmigo"(Mt). No se trata de una batalla cualquiera, sino de un amor que va a sufrir la mayor dificultad. Cuando en el fondo del alma se vive el gozo de la presencia del Padre, lo externo se torna menos difícil. Pero ahora Jesús experimenta como una no presencia, aunque el Padre esté siempre allí.

A Jesús se le hace presente todo el sufrimiento de la crucifixión. De esto se trata. De amar a pesar de los pesares. Y viene la angustia, el desasosiego, las lágrimas, el desaliento. Experimenta los efectos del pecado en su alma, especialmente la separación de Padre, que es lo más difícil, es un comienzo del descenso a los infiernos que ocurrirá después de la muerte. Es un anonadamiento en su alma. Ha comenzado la Pasión cruenta en su alma. Pero no cede, sigue rezando, y sigue amando la voluntad del Padre que también es la suya, y ama a los hombres todos, que son los causantes de ese dolor

. "Y adelantándose un poco, se postró rostro en tierra mientras oraba diciendo: Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz; pero no sea como yo quiero, sino como quieras Tú"(Mt). Jesús llama a su Padre, con acentos de hijo pequeño, le llama "Abba"(Mc) oración desconocida en otros labios. Él es el Hijo que cumple la voluntad amorosa del Padre. El Padre quiere salvar a los hombres por la línea del máximo amor; y el Hijo quiere esa voluntad que costará tanto dolor. Ese es el precio de la salvación de los hombres: un acto de misericordia que cumple, al tiempo, toda justicia.

Entonces "Un ángel del cielo se le apareció para confortarle. Y entrando en agonía oraba con más fervor y su sudor vino a ser como gotas de sangre que caían sobre la tierra" (Lc). Todo el cuerpo está empapado en ese extraño sudor de sangre. La angustia del alma llega ser terror; pero no le vence, no desiste Jesús de su empeño de entregarse. Quiere la voluntad del Padre, que es la suya, no la del cuerpo que se resiste, lleno de pavor.

En este estado busca consuelo en los suyos. "Volvió junto a sus discípulos y los encontró dormidos; entonces dijo a Pedro: ¿Ni siquiera habéis sido capaces de velar una hora conmigo?" Es un queja para los que no han sabido estar a la altura de las circunstancias. Se excusan por el cansancio, pero es un sueño extraño, su causa es "la tristeza" (Lc), es como una evasión cuando los enemigos de Jesús bullen aquella noche sin ceder a sueños ni descansos. Pero de nuevo Jesús se rehace y se vuelca en aquellos que no saben, ni pueden, hacer más. Y les dice: "Velad y orad para no caer en tentación: pues el espíritu está pronto, pero la carne es débil"(Mt). El sueño de los discípulos tiene también una causa infranatural; es el diablo, que envuelve en su tiniebla las mentes y los espíritus de todos. Jesús no lucha sólo contra su debilidad, sino contra el príncipe de las tinieblas que está desplegando todo su poder; y ellos, sus seguidores, sin oración no son nada. La oración será la fuerza para vencer cualquier dificultad; al mismo diablo con todo su extraño poder

Ya muy entrada la noche Cristo se retira durante un tiempo largo, y se repite la oración, la agonía que no puede superar a pesar del consuelo de un ángel. Y "de nuevo se apartó por segunda vez y oró diciendo: Padre mío, si no es posible que esto pase sin que yo lo beba, hágase tu voluntad. Volvió otra vez y los encontró dormidos, pues sus ojos estaban cargados de sueño. Y dejándolos, se apartó una vez más, y oró por tercera vez repitiendo las mismas palabras" (Mt). La insistencia es amor que no cede; es una verdadera pasión en el alma, y también en el cuerpo. Parece un desecho de los hombres, está humillado y parece derrotado; supera una y otra vez la tentación y la oración -vida de su vida- se hace más intensa.

"Finalmente va junto a sus discípulos y les dice: Dormid ya y descansad; mirad, ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. Levantaos, vamos; ya llega el que me va a entregar"(Mt). Se levanta, por fin, el Señor. Se limpia el rostro con el paño para cubrir la cabeza que queda empapado en sangre lo deja en el suelo doblado. Se adereza el aspecto. Va donde se encuentran Juan, Pedro y Santiago, después se dirigen donde duermen los otros ocho. Se despiertan también con excusas, están confusos.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
17 Comentarios en “La oración en el huerto de Getsemaní”
  1. andrea Dijo:

    estas pags estan muU ien…*!!

  2. sebastian Dijo:

    muchas gracias por el comentario , la verdad me ayuda mucho para la meditacion de sta semana tan importante que vamosa comenzar , y esta reflexion la voy a compartir con mis compañeros de noviciadoubicado en lujan de la obra don guanella. gracias.

  3. sebastian Dijo:

    muchas gracias por el comentario , la verdad me ayuda mucho para la meditacion de sta semana tan importante que vamosa comenzar , y esta reflexion la voy a compartir con mis compañeros de noviciadoubicado en lujan de la obra don guanella. gracias.

  4. sebastian Dijo:

    muchas gracias por el comentario , la verdad me ayuda mucho para la meditacion de sta semana tan importante que vamosa comenzar , y esta reflexion la voy a compartir con mis compañeros de noviciadoubicado en lujan de la obra don guanella. gracias.

  5. Eudemia Dominguez Dijo:

    Gracias por estos documentos, muy interesantes, yo los uso para ampliar mis conocimientos para pooder ymartir la catequesi de primera comunión, pues para tratar con niños y explicarles ciertos acontecimientos sin asustarlos y que aprendan a conocer su fe y practicarla se necesita mucho tacto, es por eso que siempre estoy leyendo sus documentos. Gracias nuevamente y que Dios Lo vendiga para que siga esta importante labor.

  6. julian meza Dijo:

    jesus experimentando como hombre el dolor, nos enseña el camino para momentos similares que vivamos: la oración al Padre y el aferrarnos a su voluntad de Padre bueno y generoso que nunca nos abandonará ni permitirá que el mal nos destruya, aun cuando el enemigo nos voltee el rostro hacia la desesperacion, el miedo y la angustia.El triunfo de Jesus sobre la muerte, es prueba de ello

  7. Alejandra Acuña Dijo:

    Gracias por ayudarme a amar a Jesús conociéndolo más y sabiendo cuánto Él nos ama, estos relatos llegan al alma

  8. Hilda de Posadas Dijo:

    La vida entera de JESÚS, es para mí una invitación a la santidad, pero si alguna situación, me impacta hasta los "tuétanos" es la Agonía de Jesús en el huerto. Yo he experimentado angustia por situaciones que voy a vivir en un día siguiente, nada comparable a la Pasión y Muerte del Señor y como dice la reflexión, entre más cruel fue, mucho más Amor se experimenta de parte de ÉL para nosotros los pecadores. No me canso de alabar y de agradecer tanto Amor de su parte, como de Nuestra Madre Santísima, que sufrió cada insulto y cada latigazo recibido por su Divino Hijo. !Alabado sea Dios!

  9. ALEXANDRA QUINTERO Dijo:

    el amor de Dios es tan grande, que la vida de su hijo es el ,mayor tesoro sobre toda la faz de la tierra

  10. ALEXANDRA QUINTERO Dijo:

    el amor de Dios es tan grande, que la vida de su hijo es el ,mayor tesoro sobre toda la faz de la tierra

  11. ALEXANDRA QUINTERO Dijo:

    el amor de Dios es tan grande, que la vida de su hijo es el ,mayor tesoro sobre toda la faz de la tierra

  12. Miguel Oscar Aguado Donayre Dijo:

    Gracias Señor JESÙS, la Oraciòn es la fuerza para vencer cualquier dificultad, hasta del mismo contrario infernal.

  13. Rosa Rivas Dijo:

    en este evangelio se puede apreciar cuan grande es el amor del padre para nosotros que a pesar de que su hijo agonisava en vida siguio adelante en su mision. creo que el que no ve ese amor no sabe ver lo maravilloso que es el padre y el hijo y la misericordia que tienen para cada uno de nosotros que dios los bendiga

  14. MARIELA GIL Dijo:

    En está oración se manifiesta la humanidad de Jesús,angustia, tristeza dolor, soledad,la ausencia de Dios Padre,Él es capaz de comprender nuestros sentimientos, porque los vivió muy fuertemente,núnca podremos decirle que no nos copmrende porque no es así.Jesús: apesar del miedo que sentías seguiste deseando que se cumpliera la voluntad de Dios y lo que te dio fuerza para seguir entregándote fue la oración y el amor tan grande por nosotros, enseñame a orar y ser perseverante para tener la apertura de dejar que Dios cumpla su voluntad en mí sabiendo esto será mi respuesta de amor hacia Él y los demás y que Él jamás deseará algo malo para mí.

  15. jose Dijo:

    Gracias! ayer lei esta seccion (especial de jueves santo) y el resultado fue increible cuando estube en la celebracion de mi parroquia!. Gracias.

  16. stevan Dijo:

    yo lo unico que digo Dios es tan grande misericordioso y bello que el nunca nos desampara buscalo y llenate de el

  17. Sergio Dijo:

    Me impresionaron estas palabras: “…ser testigos de algo mucho más difícil de entender: la agonía de Cristo, que quedará reducido a un hombre despojado de gloria y esplendor, como si estuviese derrotado. Y tienen que seguir creyendo que es Dios y hombre verdadero contemplándolo inerme, humillado, derrotado, sufriente. Es una situación en la que sólo se puede superar el escándalo con una fe nueva”.




Our prices are compared canadian pharmacies price comparison from our prescription service.