Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


La misión de los setenta y dos

EnriqueCases
29 abril 2008
Sección: Vida de Jesús

Al entrar en Judea llama a los suyos y envía a setenta y dos, como antes envió a los doce, para anunciar el Reino en aquellas tierras.

"Después de esto designó el Señor a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar a donde él había de ir". El número de setenta y dos es simbólico. Es clara la relación de los doce apóstoles con las doce tribus de Israel. De Noé, en cambio, habían surgido setenta y dos pueblos. Los pueblos de toda la tierra. Era esta una forma de dejar claro que la misión de extender el Reino de Dios entre los hombres no se reduce a los apóstoles, ni sólo a sus sucesores, sino a todos los creyentes.

Su predicación fue sólo de algunas semanas; recibieron una formación específica para la misión: "Y les decía: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al señor de la mies que envíe obreros a su mies". Las ansias de caridad llegan a todos los hombres de todos los tiempos y arde en deseos de que sean muchos los que lleven el amor de Dios a los corazones humanos en una cosecha de almas santas. Es como una llamada extraordinaria a la conversión que cada vez se hace más urgente y no puede retrasarse.

La prudencia que deben tener ha de ser grande y nada ingenua "Id: he aquí que yo os envío como corderos en medio de lobos". La pobreza será un gran testimonio y deben poner su confianza en Dios: "No llevéis bolsa ni alforja ni sandalias, y no saludéis a nadie por el camino". Han de caminar como sembradores de paz y de alegría "en la casa en que entréis decid primero: paz a esta cosa. Y si allí hubiera algún hijo de paz, descansará sobre él vuestra paz; de lo contrario, retornará a vosotros. Permaneced en la misma casa comiendo y bebiendo de lo que tengan, pues el que trabaja es merecedor de su salario. No vayáis de casa en casa. Y en aquella ciudad donde entréis y os reciban, comed lo que os pongan". Los poderes de Cristo pasarán a ellos: "curad a los enfermos que haya en ella, y decidles: el Reino de Dios está cerca de vosotros. Pero en la ciudad donde entréis y no os reciban, saliendo a sus plazas, decid: hasta el polvo de vuestra ciudad que se nos ha pegado a los pies lo sacudimos contra vosotros; pero sabed esto: el Reino de Dios está cerca. Os digo que Sodoma en aquel día será tratada con menos rigor que aquella ciudad"(Lc).

Estas últimas palabras traen a Jesús el recuerdo de los pocos frutos de su predicación en Cafarnaúm, Betsaida y Corozain, donde tanto se prodigó. La libertad humana es así, pero también la responsabilidad será grande."¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran realizado los milagros que han sido hechos en vosotras, hace tiempo que habrían hecho penitencia sentados en saco y ceniza. Sin embargo, Tiro y Sidón serán tratadas con menos rigor que vosotras en el juicio. Y tú, Cafarnaún, ¿acaso serás exaltada hasta el cielo? Hasta el infierno serás abatida".

Y como conclusión de la misión apostólica les dice: "Quien a vosotros oye, a mí me oye; quien a vosotros desprecia, a mí me desprecia; y quien a mí

me desprecia, desprecia al que me ha enviado" (Lc). La unión del Padre con el Hijo, y del Hijo con el apóstol es tan grande, que ver, recibir, o despreciar a uno es hacerlo con el otro.

Tampoco esta misión fue larga, y Jesús, recogido en oración, pedía al Padre por ellos. Cuando vuelven, llenos de gozo por los frutos de su apostolado se conmueve de alegría; el Espíritu Santo llena su alma humana y eleva una acción de gracias. "Volvieron los setenta y dos con alegría diciendo: Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre. El les dijo: Veía yo a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad, os he dado potestad para aplastar serpientes y escorpiones y sobre todo poder del enemigo, de manera que nada podrá haceros daño. Pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos más bien de que vuestros nombres están escritos en el Cielo"(Lc)

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
No hay comentarios en “La misión de los setenta y dos”
  1. claudia Dijo:

    las personas siempre nos olvidamos de Jesus cuando estamos haciendo daño a otro, no pensamos que es a El quie se lo hacemos.

  2. claudia Dijo:

    las personas siempre nos olvidamos de Jesus cuando estamos haciendo daño a otro, no pensamos que es a El quie se lo hacemos.

  3. claudia Dijo:

    las personas siempre nos olvidamos de Jesus cuando estamos haciendo daño a otro, no pensamos que es a El quie se lo hacemos.

  4. Socorro López Dijo:

    El llamado que hace Jesús es para todos nosotros, debemos dar testimonio de El en la familia, en el lugar de trabajo, no solo con la palabra sino con nuestro comportamiento, y para lograrlo además de estudiar sino orar incansablemente.

  5. Socorro López Dijo:

    El llamado que hace Jesús es para todos nosotros, debemos dar testimonio de El en la familia, en el lugar de trabajo, no solo con la palabra sino con nuestro comportamiento, y para lograrlo además de estudiar sino orar incansablemente.

  6. Socorro López Dijo:

    El llamado que hace Jesús es para todos nosotros, debemos dar testimonio de El en la familia, en el lugar de trabajo, no solo con la palabra sino con nuestro comportamiento, y para lograrlo además de estudiar sino orar incansablemente.

  7. GIOVANNA GUTIERREZ Dijo:

    Los valores religiosos y de buenas costumbres, deben ser inculcados en nuestros hijos desde pequeños, para que tengamos excelentes ciudadanos.

  8. GIOVANNA GUTIERREZ Dijo:

    Los valores religiosos y de buenas costumbres, deben ser inculcados en nuestros hijos desde pequeños, para que tengamos excelentes ciudadanos.

  9. GIOVANNA GUTIERREZ Dijo:

    Los valores religiosos y de buenas costumbres, deben ser inculcados en nuestros hijos desde pequeños, para que tengamos excelentes ciudadanos.

  10. amelia Dijo:

    tenter el nombre escito en el cielo,cuando se tiene un apostolado es necesario dejar cuanto nos gusta y apasiona para que se puedan realizar en nosotros esas palabras que escucharon con gran alegría aquellos apostoles, este articulo lo leí el 10 de junio para esta fecha no he recibido ya su por correo su evangelio le pido de favor vuelvan a enviarmelo pues para mí sus refleciones acerca de los evangelios y los temas de valores y vida son muy importates este un espacio que realmente me gusta

  11. amelia Dijo:

    tenter el nombre escito en el cielo,cuando se tiene un apostolado es necesario dejar cuanto nos gusta y apasiona para que se puedan realizar en nosotros esas palabras que escucharon con gran alegría aquellos apostoles, este articulo lo leí el 10 de junio para esta fecha no he recibido ya su por correo su evangelio le pido de favor vuelvan a enviarmelo pues para mí sus refleciones acerca de los evangelios y los temas de valores y vida son muy importates este un espacio que realmente me gusta

  12. amelia Dijo:

    tenter el nombre escito en el cielo,cuando se tiene un apostolado es necesario dejar cuanto nos gusta y apasiona para que se puedan realizar en nosotros esas palabras que escucharon con gran alegría aquellos apostoles, este articulo lo leí el 10 de junio para esta fecha no he recibido ya su por correo su evangelio le pido de favor vuelvan a enviarmelo pues para mí sus refleciones acerca de los evangelios y los temas de valores y vida son muy importates este un espacio que realmente me gusta




Our prices are compared canadian pharmacies price comparison from our prescription service.