Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Juan y Andrés

EnriqueCases
11 abril 2008
Sección: Vida de Jesús

Los primeros que tomaron la iniciativa de dirigirse a Jesús fueron Juan y Andrés.

Al día siguiente de escuchar las palabras del Bautista, estaban con él cuando éste, al mirar a Jesús que pasaba, dijo: "He aquí el Cordero de Dios". Ellos se levantan, buscan a Jesús y le siguen. Sabían bastante bien lo que buscaban, y la ansiedad de sus almas se debía reflejar en todo su comportamiento. Era perceptible un cierto temor al empezar la conversación; por su juventud no saben encontrar las palabras adecuadas; quizá por eso no hablaban mientras seguían a Jesús. Es fácil imaginar una sonrisa en Jesús al ver su timidez atrevida, pues sabe bien lo que quieren; pero no les habla enseguida, deja que hagan algo, quiere que perseveren en la búsqueda .

De repente, se vuelve Jesús hacia ellos, y les mira. Mucho se ha comentado sobre la mirada del Señor. Jesús mira como Dios y como hombre verdadero, manso y humilde de corazón, sencillo e imponente. Les mira con la inteligencia de una mente preclara en la que no hay cabida para la ignorancia natural, y que posee la máxima lucidez humana; les mira con un corazón que ama con perfección humana y divina.

Juan y Andrés callan ante la mirada amable y penetrante de Jesús, y, por fin, escuchan su palabra: "¿Qué buscáis?". Jesús acierta en la diana de sus pensamientos. Lo mismo hará con los demás, pero a cada uno le trata de manera distinta, porque todos son diferentes. Juan y Andrés eran dos buscadores de Dios. Su vida -corta todavía- estaba llena de la inquietud del que no se conforma con una existencia mediocre. De hecho, se habían acercado a Juan Bautista en el Jordán, por su prestigio de hombre austero, valiente, sincero y religioso que tenía. Buscaban un maestro coherente, que vive lo que enseña; seguían al profeta del Mesías que ha de venir. Eran buscadores de Dios; esa debía ser su respuesta a la pregunta de Jesús. Pero no lo hacen así, y su respuesta parece extraña, ya que no responden lo que Jesús pide, sino que, simplemente, le preguntan dónde vive. ¿Por qué lo hicieron así? Quizá por una cierta timidez juvenil, o, más bien, porque no se conforman con una respuesta rápida y quieren escuchar con detenimiento a Jesús, con la disposición generosa de hacerse discípulos suyos.

Jesús va directo al fondo del asunto: “¿Qué buscáis?”. Es pregunta repetida muchas veces a lo largo de sus años de actividad pública. Él ha venido para encontrar a los hombres, pero también para ser encontrado por ellos. Busca a todos, pero antes que nadie a los buscadores. Habla a todos, pero sabe que sólo será oído por los que tienen oídos para oír.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
No hay comentarios en “Juan y Andrés”
  1. Alfonso Silva R Dijo:

    !Estad alertas¡pide Jesús cuando toque la puerta de nuestra casa para entrar y cenar con nosotros, no sea que ése después, o más tarde, se convierta en nunca.Ojalá escuchemos su voz que nos llama a la conversión y no endurezcamos el corazón




css.php