Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El Juicio Final

EnriqueCases
29 abril 2008
Sección: Vida de Jesús

El cielo es lo preparado desde la creación. El infierno es el estado fruto del pecado de los ángeles caídos y de los hombres pecadores. Dios quiere salvar a todos, pero los hombres son realmente libres y puedan reaccionar bien o mal.

El final de los tiempos se muestra en esta parábola. Muestra a Cristo en su segunda venida como Rey juzgando sobre las acciones y las omisiones de los hombres. "Cuando venga el Hijo del Hombre en su gloria y acompañado de todos los ángeles, se sentará entonces en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las gentes; y separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá las ovejas a su derecha, los cabritos en cambio a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo: porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era peregrino y me acogisteis; estaba desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme. Entonces le responderán los justos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos peregrino y te acogimos, o desnudo y te vestimos? o ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y vinimos a verte? Y el Rey en respuesta les dirá: En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis. Entonces dirá a los que estén a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles: porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber; era peregrino y no acogisteis; estaba desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis. Entonces le replicarán también ellos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, peregrino o desnudo, enfermo o en la cárcel y no te asistimos? Entonces les responderá: En verdad os digo que cuando dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también dejasteis de hacerlo conmigo. Y éstos irán al suplicio eterno; los justos, en cambio, a la vida eterna"(Mt).

El cielo es lo preparado desde la creación. El infierno es el estado fruto del pecado de los ángeles caídos y de los hombres pecadores. Dios quiere salvar a todos, pero los hombres son realmente libres y puedan reaccionar bien o mal.

Cielo, o vida eterna, e infierno, o suplicio eterno, premio o castigo por el amor con que se trata al prójimo en sus necesidades. La misericordia llega más allá que la justicia. Es significativa la identificación que hace Jesús del necesitado y sufriente con Él mismo. La solidaridad debe ser la norma del discípulo que quiere alcanzar el reino eterno. Aunque el hombre no sea consciente de ello, Dios contempla las acciones y las omisiones de cada uno, y todos serán juzgados por la calidad de su amor.

Reproducido con permiso del Autor,

Enrique Cases, Tres años con Jesús, Ediciones internacionales universitarias

pedidos a eunsa@cin.es

Comentarios
No hay comentarios en “El Juicio Final”
  1. juanis Dijo:

    hojala te guste

  2. Francisco López Dijo:

    Esta reflexion sobre el juicio final, es muy interesante, y les doy infinitas f¡gracias porque son de edificación.Solamnte deseo que me digan que cuales son las diferencias entre cuero, alma y espiritu, pues he tenido alguna dificultad de discución sobre a donde va el alma y cual es la funcion del espiritu, de acuerdo a las obras en vida….. gracias

  3. gladys Dijo:

    Bendito sea Dios que nos pone al alcance de todas su enseñanzas! para salvarnos, bendito este medio del internet que sea para el reino de Dios! gracias a Encuentra .com Dios les pague

  4. MARIBEL Dijo:

    Mil gracias por todo loque puedo saber por este medio Dios les guarde y El Espiritú Santo los guie siempre

  5. Diana Dijo:

    Qué humano que es nuestro Dios! Eso lo hace tan cercano…El evangelio de hoy me hace revalorar las pequeñas cosas, las personas concretas que necesitan de mi ayuda y cariño.Dios no nos pide que organicemos solamente movimientos eclesiialesni que recemos 35 Rosarios por día.Nos pide que amemos a las personas concretas que él nos pone en el camino de la vida.El Cielo y la salvación son un regalo de Dios, no nos lo ganamos nosotros por lo que hacemos pero debemos poner todo de nuestra parte para que ese milagro se produzca y eso que nos pide nuestro Dios es que amemos al prójimo y no seamos tan soberbios

  6. Yonairo Dijo:

    que bien saber sobre estos temas ya que nos ayudan a concientizar sobre las cosas buenas que debemos hacer para heredar la gloriade Dios.

  7. Gabriel Arroyo Dijo:

    Muy buena la reflexion, es bien sabido que en esta vida solamente estamos de paso y el tiempo que Dios nos permita estar aqui, es precisamente para trabajar y podernos ganar el cielo, porque como dice el curso lo que creemos, si no nos ganamos el cielo, seria un rotundo fracaso, se que enfrentare mi juicio particular, asi como el juicio final, que Dios me ayude a estar debidamente preparado asi como enfrentar las consecuencias de mis actos. Bendito sea Dios y Bendita se su misericordia, los felicito por su trabajo.




css.php