Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Fortaleza en la vida ordinaria

Francisco Fernández Carvajal
27 julio 2015
Sección: Valores católicos

Necesitamos la virtud de la fortaleza para evitar el descamino, para dejar a un lado las baratijas de la tierra y no permitir que el corazón se apegue a ellas.

I. Recordemos el Evangelio cuando nos relata el martirio de Juan el Bautista [1], que fue fiel, hasta dar la vida, a la misión recibida de Dios. Si en los momentos difíciles hubiera callado o se hubiera mantenido al margen de los acontecimientos, no habría muerto degollado en la cárcel de Herodes. Pero Juan no era como caña que se mueve con cualquier viento. Fue coherente hasta el final con su vocación y con los principios que daban sentido a su existencia.

La sangre que derramó Juan, junto a la de los mártires de todos los tiempos, se uniría a la Sangre redentora de Cristo para darnos un ejemplo de amor y de firmeza en la fe, de valentía y de fecundidad. El martirio es la mayor expresión de la virtud de la fortaleza y el testimonio supremo de una verdad que se confiesa hasta dar la vida por ella. El ejemplo del mártir «nos trae a la memoria que a la fe se debe un testimonio (…) personal, preciso, y -si llega el caso- costoso, intrépido; y nos recuerda, en fin, que el mártir de Cristo no es un héroe extraño, sino que es para nosotros, es nuestro» [2]: nos enseña que todo cristiano debe estar dispuesto a entregar su propia vida, si fuera necesario, en testimonio de su fe.

Los mártires no son sólo un ejemplo incomparable del pasado; nuestra época actual es también tiempo de mártires, de persecución, incluso sangrienta. «Las persecuciones por la fe son hoy muchas veces semejantes a las que el martirologio de la Iglesia ha registrado ya durante los siglos pasados. Ellas asumen formas diversas de discriminación de los creyentes, y de toda la comunidad de la Iglesia (…).

»Hoy hay centenares y centenares de miles de testigos de la fe, muy frecuentemente desconocidos u olvidados por la opinión pública, cuya atención está absorbida por otros hechos; frecuentemente sólo Dios los conoce. Ellos soportan privaciones diarias, en las más diversas regiones de cada uno de los continentes.

»Se trata de creyentes obligados a reunirse clandestinamente porque su comunidad religiosa no está ya autorizada. Se trata de obispos, de sacerdotes, de religiosos a los que les está prohibido ejercer el santo ministerio en sus iglesias o en sus reuniones públicas (… ).

»Se trata de jóvenes generosos, a los que se impide entrar en un seminario o en un lugar de formación religiosa para realizar allí su propia vocación (…). Se trata de padres a los que se niega la posibilidad de asegurar a sus hijos una educación inspirada en la propia fe.

»Se trata de hombres y mujeres, trabajadores manuales, intelectuales y de todas las profesiones, los cuales, por el simple hecho de profesar su fe, afrontan el riesgo de verse privados de un porvenir brillante para sus carreras o sus estudios» [3]. Sin embargo, el Señor no pide a la mayor parte de los cristianos que derramen su sangre en testimonio de la fe que confiesan. Pero reclama de todos una firmeza heroica para proclamar la verdad con la vida y la palabra en ambientes quizá difíciles y hostiles a las enseñanzas de Cristo, y para vivir con plenitud las virtudes cristianas en medio del mundo, en las circunstancias en las que nos ha colocado la vida: es la senda que deberán recorrer la mayoría de los cristianos, que han de santificarse siendo heroicos en los deberes y circunstancias de cada día. El cristiano de hoy tiene necesidad de modo particular de la virtud de la fortaleza, que, además de ser humanamente tan atractiva, resulta imprescindible dada la mentalidad materialista de muchos, la comodidad, el horror a todo lo que suponga mortificación, renuncia o sacrificio …: todo acto de virtud incluye un acto de valentía, de fortaleza; sin ella no se puede ser fiel a Dios.

Enseña Santo Tomás [4] que esta virtud se manifiesta en dos tipos de actos: acometer el bien sin detenerse ante las dificultades y peligros que pueda comportar, y resistir los males y dificultades de modo que no nos lleven a la tristeza. En el primer caso encuentran su campo propio de actuación la valentía y la audacia; en el segundo, la paciencia y la perseverancia. Todos los días se nos presentan muchas ocasiones para vivir estas virtudes: para superar los estados de ánimo, para evitar las quejas inútiles, para perseverar en el trabajo cuando comienza el cansancio, para sonreír cuando nos encontramos con menos facilidad de hacerlo, para corregir lo que sea necesario, para comenzar cada labor en su momento, para ser constante en el apostolado con nuestros familiares y amigos…

II. Poner la meta de nuestra vida en seguir de cerca a Jesucristo y en progresar siempre en ese seguimiento ya requiere fortaleza, porque nunca fue empresa cómoda seguir a Cristo. Es tarea alegre, inmensamente alegre, pero sacrificada. Y después de la primera decisión está la de cada tiempo, la de cada día. Fuerte ha de ser el cristiano para emprender el camino de la santidad y para reemprenderlo en cada una de sus etapas, para perseverar sin amilanarse a pesar de todos los obstáculos, internos y externos, que se presentan.

Tenemos necesidad de la fortaleza para ser fieles en lo pequeño de cada día, que es, en definitiva, lo que nos acerca o nos separa del Señor. Esta actitud de firmeza se manifiesta en el trabajo, en la vida familiar, ante el dolor y la enfermedad, ante los posibles desánimos que quitarían la paz si no hubiera una lucha decidida por superarlos, apoyados siempre en la consideración de que Dios es nuestro Padre y permanece junto a cada uno de sus hijos.

Necesitamos la virtud de la fortaleza para evitar el descamino, para dejar a un lado las baratijas de la tierra y no permitir que el corazón se apegue a ellas en una época en la que muchos las tienen como el fin de su vida y olvidan que su corazón lo creó Dios de manera que sólo Él puede saciar su ansia de felicidad. Muchos cristianos parecen haber olvidado que Cristo es verdaderamente el tesoro escondido, la perla preciosa [5], por cuya posesión vale la pena no llenar el corazón de bienes pequeños y relativos, pues «el que conoce las riquezas de Cristo Señor nuestro, por ellas desprecia todas las cosas; para éste son basuras las haciendas, las riquezas y los honores. Porque nada hay que pueda compararse con aquel tesoro supremo, ni que pueda ponerse en su presencia»[6]. Para estar efectivamente desprendidos de los bienes que debemos utilizar, para no convertirlos en fines, debemos ser fuertes.

Esta virtud nos lleva a ser pacientes ante los acontecimientos y noticias desagradables y ante los obstáculos que cada día se presentan, a saber esperar el momento oportuno para hacer una corrección. No es propio de un cristiano que vive en la presenciado su Padre Dios el andar con un gesto agrio, malhumorado o triste ante una espera que se prolonga, ante planes imprevistos que ha de cambiar a última hora, o frente a los pequeños (o grandes) fracasos que lleva consigo toda vida normal. La paciencia nos lleva también a ser comprensivos con los demás, cuando parece que no mejoran o no ponen todo el interés en corregirse, y a tratarlos siempre con caridad, con aprecio humano y sentido sobrenatural. Quien tiene a su cargo la formación de otras personas (padres, maestros, superiores …) necesita particularmente de la paciencia, porque «gobernar, muchas veces, consiste en saber “ir tirando” de la gente, con paciencia y cariño» [7]. A todos nos puede ayudar este consejo para hacer hoy examen en nuestra oración personal: «Has de conducirte cada día, al tratar a quienes te rodean, con mucha comprensión, con mucho cariño, junto -claro está- con toda la energía necesaria: si no, la comprensión y el cariño se convierten en complicidad y en egoísmo» [8]. La caridad nunca es debilidad, y la fortaleza no debe tomar una actitud desabrida, áspera y malhumorada.

III. Son pocos, efectivamente, en comparación a todos los fieles que componen la Iglesia, los hombres a los que pide el Señor un testimonio de la fe derramando su sangre, dando su vida en el martirio (mártir significa testigo), pero sí nos pide a todos la entrega de la vida, poco a poco, con heroísmo escondido, en el cumplimiento fiel del deber: en el trabajo, en la familia, en la lucha por ser siempre coherentes con la fe cristiana, con un ejemplo que arrastra y estimula. Por esto, no basta con que vivamos interiormente la doctrina de Cristo: falsa fe sería aquella que careciera de manifestaciones externas. Por pasividad, por afán de no comprometerse, no pueden dar a entender los cristianos que no estiman su fe como lo más importante de su vida o no consideran las enseñanzas de la Iglesia como un elemento vital de su conducta. «El Señor necesita almas recias y audaces, que no pacten con la mediocridad y penetren con paso seguro en todos los ambientes» [9]. En ocasiones, pueden existir graves razones de caridad para confortar con el testimonio de nuestra fe a los que andan vacilantes: una confesión decidida como la del Bautista, sin complejos, que arrastre y remueva.

El honor de Dios está por encima de las conveniencias personales. No podemos permanecer pasivos cuando se quiere poner al Señor entre paréntesis en la vida pública o cuando hombres sectarios pretenden arrinconarlo en el fondo de las conciencias. Tampoco podemos estar callados cuando hay tantas personas a nuestro lado que esperan un testimonio coherente con la fe que profesamos. Ese testimonio consistirá unas veces en la ejemplaridad en el trabajo profesional, en la caridad y la comprensión con todos, en la alegría que revela la paz que nace del trato con Dios …; otras, en el silencio ante una injusta acusación, o en la defensa serena pero firme del Romano Pontífice o de la jerarquía de la Iglesia, en la refutación de una doctrina errónea o confusa… Siempre con serenidad y sin intemperancias, que no hacen bien y no son propias de un cristiano, pero con firmeza.

La fortaleza de Juan y su vida coherente es para nosotros un ejemplo a imitar. Si lo seguimos en los acontecimientos diarios, corrientes y sencillos, muchos de nuestros amigos verán el temple de nuestra vida y se moverán por ese testimonio sereno, de la misma manera que muchos se convertían al contemplar el martirio -el testimonio de fe- de los primeros cristianos.


[1] Mc 6, 14-29.

[2] PABLO VI, Alocución 3-XI-1965.

[3] JUAN PABLO II Meditación-plegaria, Lourdes, 14-VIII-1983.

[4] SANTO TOMÁS, Suma Teológica, 2-2, q. 123, a. 6.

[5] Cfr. Mt 13, 44-46.

[6] CATECISMO ROMANO, IV, 11, n. 1 5.

[7] J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Surco, n. 405.

[8] Ibídem, n. 803.

[9] Ibídem, n. 416.

 

Esta meditación forma parte de la Colección “Hablar con Dios”

Hablar con Dios, por Francisco Fernández-Carvajal, Tomo III, Ediciones palabra.

Puedes adquirir la colección en

www.edicionespalabra.es o en www.beityala.com

 

Comentarios
15 Comentarios en “Fortaleza en la vida ordinaria”
  1. Mercedes Llauradó Dijo:

    Os aconsejo la colección Hablar con Dios, si no la teneis ya. Es estupenda y ayuda mucho.

  2. Mercedes Llauradó Dijo:

    Os aconsejo la colección Hablar con Dios, si no la teneis ya. Es estupenda y ayuda mucho.

  3. Mercedes Llauradó Dijo:

    Os aconsejo la colección Hablar con Dios, si no la teneis ya. Es estupenda y ayuda mucho.

  4. Burnet Cherisol Dijo:

    Me gustaria recibir la collection hablar con Dios. Gracias

  5. Burnet Cherisol Dijo:

    Me gustaria recibir la collection hablar con Dios. Gracias

  6. Burnet Cherisol Dijo:

    Me gustaria recibir la collection hablar con Dios. Gracias

  7. Norma Dijo:

    Yo hablo con Dios pero no escucho su voz,pero si hago oracion a Dios siempre.Gracias.Y me gustaria recibir la coleccion Hablar con Dios ese no lo tengo para que me ayude mucho .Gracias.

  8. Norma Dijo:

    Yo hablo con Dios pero no escucho su voz,pero si hago oracion a Dios siempre.Gracias.Y me gustaria recibir la coleccion Hablar con Dios ese no lo tengo para que me ayude mucho .Gracias.

  9. Norma Dijo:

    Yo hablo con Dios pero no escucho su voz,pero si hago oracion a Dios siempre.Gracias.Y me gustaria recibir la coleccion Hablar con Dios ese no lo tengo para que me ayude mucho .Gracias.

  10. Luz Enith Arango Dijo:

    Dios los bendiga,excelente reflexion; que debo hacer para recibir la colección hablar con Dios. Gracias

  11. Luz Enith Arango Dijo:

    Dios los bendiga,excelente reflexion; que debo hacer para recibir la colección hablar con Dios. Gracias

  12. Luz Enith Arango Dijo:

    Dios los bendiga,excelente reflexion; que debo hacer para recibir la colección hablar con Dios. Gracias

  13. PATTY Dijo:

    excelente artículo, publiquen más para subirlos al face!!!! gracias mil!

  14. María Dijo:

    Fortaleza en la vida diaria para vivir la propia fe. Esto,a veces, no resulta tan sencillo. En ocasiones me han llamado fanática y retrógrada por ello, e incluso han intentado hacerme claudicar de mis creencias haciendo referencia a los errores cometidos por la Iglesia en todos los tiempos, pero eso no me desalienta, al contrario: sé que voy contra corriente de muchos pero que también son muchos los que tienen fe como yo en Jesucristo. Esa fortaleza nos estimula a ser mejores personas en un mundo sin valores…

  15. Diego Novoa Hernández Dijo:

    Gracias por este escrito; considero que la fortaleza es el mantenernos en crecimiento, invirtiendo nuestro tiempo y recursos en actividades que nos lleven al crecimiento así nos cueste.




Untitled Document
 

css.php