Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


Confianza en Dios

Francisco Fernández Carvajal
26 agosto 2008
Sección: Valores católicos

Dios escucha a quienes le siguen, aunque alguna vez parezca que calla o no nos escucha, pues siempre está atento a las flaquezas de los hombres, para perdonar, levantar y ayudar.

I. A lo largo del Evangelio vemos a Jesús portarse con naturalidad y sencillez. No busca gestos clamorosos en quienes le siguen. Realiza los milagros sin armar ruido, en la medida en que le era posible. A quienes había curado les recomendaba que no anduvieran pregonando las gracias que recibían. Enseña que el Reino de Dios no viene con ostentación, y muestra en las parábolas del grano de mostaza y de la levadura escondida la fuerza misteriosa de sus palabras. Le vemos también acoger calladamente peticiones de ayuda, que luego atenderá. El silencio de Jesús durante el proceso ante Herodes y Pilato está lleno de una sublime grandeza. Lo vemos de pie, delante de una muchedumbre vociferante, excitada, que se sirve de falsos testigos para tergiversar sus palabras… Nos impresiona particularmente este silencio de Dios en medio del remolino que agitan las pasiones humanas. Silencio de Jesús, que no es indiferencia ni actitud despreciativa ante unas criaturas que le ofenden: está lleno de piedad y de perdón. Jesucristo espera siempre nuestra conversión. ¡El Señor sabe esperar! Tiene más paciencia que nosotros.

El silencio en la Cruz no es pausa que se toma para represar la ira y condenar. Es Dios, que perdona siempre, quien está allí. Abre de par en par el camino de una nueva y definitiva era de misericordia. Dios escucha siempre a quienes le siguen, aunque alguna vez parezca que calla, que no nos quiere oír. Él siempre está atento a las flaquezas de los hombres…, pero para perdonar, levantar y ayudar. Si calla en algunas ocasiones es para que maduren nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor.

En la escena que nos propone el Evangelio [1] contemplamos a Jesús cansado después de un día de intensa predicación. El Señor subió con sus discípulos a una barca para pasar al otro lado del lago. Cuando ya llevaban un tiempo en el mar, se levantó una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, el Señor, rendido por la fatiga, se quedó dormido. Estaba tan cansado que ni siquiera los fuertes bandazos de la embarcación le despertaron. Ante tanto peligro, Jesús parece ausente. Es el único pasaje del Evangelio que nos muestra a Jesús dormido.

Los Apóstoles, hombres de mar en su mayoría, se dieron cuenta enseguida de que sus esfuerzos no bastaban para asegurar el rumbo de la barca y comprendieron que sus vidas peligraban. Se acercaron entonces a Jesús y le despertaron diciendo:¡Señor, sálvanos, que perecemos!

Jesús les tranquilizó con estas palabras: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Es como si les dijera: ¿no sabéis que Yo voy con vosotros, y que esto debe daros una firmeza sin límites en medio de vuestras dificultades? Y levantándose, increpó a los vientos y al mar, y se produjo una gran bonanza. Los discípulos se llenaron de asombro, de paz y de alegría. Comprobaron una vez más que ir con Cristo es caminar seguros, aunque Él guarde silencio. Y dijeron: ¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen? Era su Señor y su Dios.

Más adelante, con el envío del Espíritu Santo a sus almas el día de Pentecostés, comprendieron que les tocaría vivir en aguas frecuentemente agitadas y que Jesús estaría siempre en su barca, la Iglesia, aparentemente dormido y callado en ocasiones, pero siempre acogedor y poderoso; nunca ausente. Lo entendieron cuando, poco después, en los comienzos de su predicación apostólica, se vieron asediados por las persecuciones y sintieron el zarpazo de la incomprensión de la sociedad pagana en la que desarrollaban su actividad. Sin embargo, el Maestro los confortaba, los mantenía a flote y les impulsaba a nuevas empresas. Y lo mismo que entonces hace ahora con nosotros.

II. Este sueño de Jesús, cuando sus discípulos se sentían perdidos en medio de la tempestad, mientras bregaban con todas sus fuerzas, ha sido comparado muchas veces a ese silencio de Dios en que parece, en ocasiones, como si estuviera ausente y despreocupado ante las dificultades de los hombres y de la Iglesia.

Ante situaciones similares, cuando la tempestad se nos echa encima, cuando los esfuerzos parecen inútiles, debemos seguir el ejemplo de los Apóstoles y acudir a Jesús con toda confianza: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! Sentiremos la eficacia de su poder infinito y nos llenará de serenidad.

¿De qué teméis, hombres de poca fe?, les dice a los suyos que se encuentran angustiados y a punto de perecer. ¿Por qué teméis si Yo estoy con vosotros? Él es la seguridad, la única seguridad verdadera. Basta estar con Él en su barca, al alcance de su mirada, para vencer los miedos y las dificultades, los momentos de oscuridad y de turbación, las pruebas, la incomprensión y las tentaciones. La inseguridad aparece cuando se debilita la fe, y con la debilidad llega la desconfianza: podríamos entonces olvidarnos de que cuando la dificultad es mayor, más poderosa se manifiesta la ayuda del Señor, como sucede siempre: al tratar de vivir en plenitud la propia vocación cristiana, en la vida familiar, en el trabajo profesional…, en el apostolado.

Jesús quiere vernos con paz y con serenidad en todos los momentos y circunstancias. No temáis, soy yo, dice a sus discípulos atemorizados por las olas. Y en otra ocasión: A vosotros, mis amigos, os digo: No temáis… [2]. Ya desde su entrada en el mundo señaló cómo sería su presencia entre los hombres. El mensaje de la Encarnación se abre precisamente con estas palabras: No temas, María [3]. Y a San José le dirá también el Ángel del Señor: José, hijo de David, no temas [4]; y a los pastores les repetirá de nuevo: No tengáis miedo [5]. No podemos andar atemorizados por nada. El mismo santo temor de Dios es una forma de amor: es temor a perderle.

La plena confianza en Dios, con los medios humanos que sea necesario poner en cada situación, da al cristiano una singular fortaleza y una especial serenidad ante los acontecimientos y tribulaciones. La consideración frecuente a lo largo de cada jornada de la filiación divina nos lleva a dirigirnos a Dios, no como a un ser lejano, indiferente y frío que guarda silencio, sino como a un padre pendiente de sus hijos. Le veremos como al Amigo que nunca falla y que está siempre dispuesto a ayudar, y a perdonar si es preciso. Junto a Él comprenderemos que todas las tribulaciones y las dificultades resultan un bien para la criatura si las sabemos aceptar con fe, si no nos separamos de Él. «¡Bienaventuradas malaventuras de la tierra! -Pobreza, lágrimas, odios, injusticia, deshonra… Todo lo podrás en Aquel que te confortará» [6]. Y Santa Teresa, con la experiencia segura de los santos, nos ha dejado escrito: «Si tenéis confianza en Él y ánimos animosos, que es muy amigo su Majestad de esto, no hayáis miedo que os falte nada»[7]. El Señor vela por los suyos, aun cuando parece que duerme.

III. Algunos cristianos, que parecen seguir a Cristo si todo acontece según ellos desean, se alejan de Él cuando más le necesitan: en la enfermedad del hijo, del marido, de la mujer, del hermano …; cuando se hace presente la penuria económica, cuando duelen la calumnia y la difamación y algunos amigos dan la espalda … ; o si en la propia vida interior se aleja el sentimiento gustoso que en otros momentos hacía fácil la entrega y el apostolado, pero que ahora, quizá como una gracia muy particular de Dios que purifica las intenciones y el corazón, desaparece y deja paso a la sequedad y a un cierto desconsuelo. Piensan que Dios no los oye o que guarda silencio, como si Él fuera neutral o indiferente ante lo nuestro. Es entonces precisamente cuando debemos decir a Jesús con más fuerza: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! El nos oye siempre; espera quizá que recemos con más intensidad y rectitud, y que nos abandonamos más en sus brazos fuertes.

En cualquier tribulación, en las dificultades y tentaciones, debemos acudir enseguida a Jesús. «Buscad el rostro de Aquel que habita siempre con presencia real y corporal, en su Iglesia. Haced, al menos, lo que hicieron los discípulos. Tenían sólo una fe débil, no tenían una gran confianza ni paz, pero por lo menos no se separaban de Cristo (…). No os defendáis de Él, antes bien, cuando estéis en apuro acudid a Él, día tras día, pidiéndole fervorosamente y con perseverancia aquellos favores que sólo Él puede otorgar. Y así como en esta ocasión que nos narran los Evangelios, Él reprochó a sus discípulos su falta de fe, pero hizo por ellos lo que le habían pedido, así, aunque observe tanta falta de firmeza en vosotros, que no debía existir, se dignará increpar a los vientos y al mar y dirá: "Paz, estad tranquilos". Y habrá una gran calma» [8]; el alma se llenará de serenidad en medio de la tribulación.

Con esta nueva paz que el Señor deja en nuestros corazones saldremos confiados a luchar de nuevo en esas batallas de paz -las externas y las del alma-, aceptaremos con alegría la contradicción que purifica y quedaremos más unidos a Él. No olvidemos tampoco en esas circunstancias que el Señor ha puesto un Ángel a nuestro lado para que nos custodie, nos ayude y lleve nuestras oraciones con más facilidad hasta Dios. «Cuando tengas alguna necesidad, alguna contradicción -pequeña o grande-, invoca a tu Ángel de la Guarda, para que la resuelva con Jesús o te haga el servicio de que se trate en cada caso» [9].


[1] Mt 8, 23-27.

[2] Lc 12, 4.

[3] Lc 1, 30.

[4] Mt 1, 20.

[5] Lc 2, 10.

[6] J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 717.

[7] SANTA TERESA, Fundaciones, 27, 12.

[8] CARD. J. H. NEWMAN, Sermón para el Domingo IV después de Epifanía.

[9] J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Forja, n. 931.

Meditación extraída de la serie "Hablar con Dios", Tomo IV, Martes de la 13ª. Semana del Tiempo Ordinario por Francisco Fernández Carvajal.

Puedes adquirir la colección en:

www.edicionespalabra.es o en www.beityala.com

Comentarios
No hay comentarios en “Confianza en Dios”
  1. alma rubi Dijo:

    yo pienso que esta preciosa la lectura,queno debemos tener miedoporque tenemos fe en JESUS, NUESTRA CONFIANZA EN EL no debe debilitarse.gracias.

  2. alma rubi Dijo:

    yo pienso que esta preciosa la lectura,queno debemos tener miedoporque tenemos fe en JESUS, NUESTRA CONFIANZA EN EL no debe debilitarse.gracias.

  3. alma rubi Dijo:

    yo pienso que esta preciosa la lectura,queno debemos tener miedoporque tenemos fe en JESUS, NUESTRA CONFIANZA EN EL no debe debilitarse.gracias.

  4. Julia Beatriz Dijo:

    es muy interesante y enriquecedor. Felicidades por la labor que realizan

  5. Julia Beatriz Dijo:

    es muy interesante y enriquecedor. Felicidades por la labor que realizan

  6. Julia Beatriz Dijo:

    es muy interesante y enriquecedor. Felicidades por la labor que realizan

  7. Alberto Cortes Ruiz Velasco Dijo:

    En visperas de los tiempos del aniversario de el nacimiento de El Señor como hombre. los saludo con todo cariño yo soy catolico apostololico romano mi comentario se refiere a este tiempo de reflexion en que todo gira en torno al dinero el poder en donde fracazan la caridad y la fraternidad, quiero exortar a todos los creyentes a dejar de lado la avaricia y el odio voltear a ver a una persona humilde andrajosa mal oliente indeseable, a un enfermo a un encarcelado y recordemos la sagrada escritura cuando dice que: "vengan a mi los que estan cansados y sedientos de justicia"en ellos habita el Señor por que asi los a llamado.tratemos de no pasar sin compadecernos de ellos. no valla a ser que despierte el Señor que habita en ellos y nos reprenda por haber pasado de largo.actuemos con caridad porsobretodalas cosas pues la caridad con el projimo es el verdadero amor al Señorgracias

  8. Alberto Cortes Ruiz Velasco Dijo:

    En visperas de los tiempos del aniversario de el nacimiento de El Señor como hombre. los saludo con todo cariño yo soy catolico apostololico romano mi comentario se refiere a este tiempo de reflexion en que todo gira en torno al dinero el poder en donde fracazan la caridad y la fraternidad, quiero exortar a todos los creyentes a dejar de lado la avaricia y el odio voltear a ver a una persona humilde andrajosa mal oliente indeseable, a un enfermo a un encarcelado y recordemos la sagrada escritura cuando dice que: "vengan a mi los que estan cansados y sedientos de justicia"en ellos habita el Señor por que asi los a llamado.tratemos de no pasar sin compadecernos de ellos. no valla a ser que despierte el Señor que habita en ellos y nos reprenda por haber pasado de largo.actuemos con caridad porsobretodalas cosas pues la caridad con el projimo es el verdadero amor al Señorgracias

  9. Alberto Cortes Ruiz Velasco Dijo:

    En visperas de los tiempos del aniversario de el nacimiento de El Señor como hombre. los saludo con todo cariño yo soy catolico apostololico romano mi comentario se refiere a este tiempo de reflexion en que todo gira en torno al dinero el poder en donde fracazan la caridad y la fraternidad, quiero exortar a todos los creyentes a dejar de lado la avaricia y el odio voltear a ver a una persona humilde andrajosa mal oliente indeseable, a un enfermo a un encarcelado y recordemos la sagrada escritura cuando dice que: "vengan a mi los que estan cansados y sedientos de justicia"en ellos habita el Señor por que asi los a llamado.tratemos de no pasar sin compadecernos de ellos. no valla a ser que despierte el Señor que habita en ellos y nos reprenda por haber pasado de largo.actuemos con caridad porsobretodalas cosas pues la caridad con el projimo es el verdadero amor al Señorgracias

  10. OSCARLAVAREZ Dijo:

    esta es una de las mejores ensenanzas que podemos recibir de DIOS que tengamos fe en le y que confiemos mas en su palabra y que jesus es nuestro salvador. felicidades.

  11. OSCARLAVAREZ Dijo:

    esta es una de las mejores ensenanzas que podemos recibir de DIOS que tengamos fe en le y que confiemos mas en su palabra y que jesus es nuestro salvador. felicidades.

  12. OSCARLAVAREZ Dijo:

    esta es una de las mejores ensenanzas que podemos recibir de DIOS que tengamos fe en le y que confiemos mas en su palabra y que jesus es nuestro salvador. felicidades.

  13. pilar Dijo:

    si confiamos en Jesús todo nos sale bien, aunque tengamos que esperar el tiempo de Dios que no es el de los hombres.Maravilloso artículo!!!

  14. pilar Dijo:

    si confiamos en Jesús todo nos sale bien, aunque tengamos que esperar el tiempo de Dios que no es el de los hombres.Maravilloso artículo!!!

  15. pilar Dijo:

    si confiamos en Jesús todo nos sale bien, aunque tengamos que esperar el tiempo de Dios que no es el de los hombres.Maravilloso artículo!!!

  16. marianela de los santos Dijo:

    Estos son temas muy interesantes, porque como Cistianos estamos pasando ificultades, y necesitamos el verdadero apoyo del Dios Todo Poderoso, en el Dulce Nombre de Jesus de Nazaret, y ahí es que necesitamos confiar en Jesus con todas nuestras fuerzas. Gracias por esas palabra, me han reconfotado mucho.Dios te bendiga.

  17. marianela de los santos Dijo:

    Estos son temas muy interesantes, porque como Cistianos estamos pasando ificultades, y necesitamos el verdadero apoyo del Dios Todo Poderoso, en el Dulce Nombre de Jesus de Nazaret, y ahí es que necesitamos confiar en Jesus con todas nuestras fuerzas. Gracias por esas palabra, me han reconfotado mucho.Dios te bendiga.

  18. marianela de los santos Dijo:

    Estos son temas muy interesantes, porque como Cistianos estamos pasando ificultades, y necesitamos el verdadero apoyo del Dios Todo Poderoso, en el Dulce Nombre de Jesus de Nazaret, y ahí es que necesitamos confiar en Jesus con todas nuestras fuerzas. Gracias por esas palabra, me han reconfotado mucho.Dios te bendiga.

  19. rene colocho Dijo:

    yo creo que el enemigo siempre nos acecha es por eso que sienpre debemos confiar en jesus

  20. rene colocho Dijo:

    yo creo que el enemigo siempre nos acecha es por eso que sienpre debemos confiar en jesus

  21. rene colocho Dijo:

    yo creo que el enemigo siempre nos acecha es por eso que sienpre debemos confiar en jesus




Our prices are compared canadian pharmacies price comparison from our prescription service.