Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Virgen María

Juan Pablo II
21 julio 2008
Sección: Textos para la oración

Dirigíos con frecuencia a María en vuestras oraciones, porque «jamás se oyó decir que ninguno de los que han acudido a su protección, implorado su socorro y pedido su intercesión haya sido desamparado de Ella».

Totus Tuus. Esta fórmula no tiene solamente un carácter piadoso, no es una simple expresión de devoción: es algo más. La orientación hacia una devoción tal se afirmó en mí en el período en que, durante la segunda guerra mundial, trabajaba de obrero en una fábrica. En un primer momento me había parecido que debía alejarme un poco de la devoción mariana de la infancia, en beneficio de un cristianismo cristocéntrico. Gracias a san Luis Grignon de Montfort comprendí que la verdadera devoción a la Madre de Dios es, sin embargo, cristocéntrica, más aún, que está profundamente arraigada en el Misterio trinitario de Dios, y en los misterios de la Encarnación y la Redención.

María Santísima continúa siendo la amorosa consoladora en tantos dolores físicos y morales que afligen y atormentan a la humanidad. Ella conoce nuestros dolores y nuestras penas, porque también Ella ha sufrido, desde Belén al Calvario: «Y una espada atravesará tu alma.» María es nuestra Madre espiritual, y la madre comprende siempre a los propios hijos y los consuela en sus angustias.

Además Ella ha recibido de Jesús en la cruz esa misión específica de amarnos, y amarnos sólo y siempre para salvarnos. María nos consuela sobre todo señalándonos al Crucificado y al paraíso.

Madre de misericordia, Maestra de sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de nosotros, pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor; te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

También os pueden llegar a vosotros momentos de cansancio, de desilusión, de amargura por las dificultades de la vida, por las derrotas sufridas, por la falta de ayudas y de modelos, por la soledad que lleva a la desconfianza y a la depresión, por la incertidumbre del futuro. Si alguna vez os encontráis en estas situaciones, recordad que el Señor, en el designio providencial de la creación y de la redención, ha querido poner junto a nosotros a María Santísima, que, lo mismo que el ángel para el profeta, está a nuestro lado, nos ayuda, nos exhorta, nos indica con su espiritualidad dónde están la luz y la fuerza para proseguir el camino de la vida. Siendo todavía joven, el padre Maximiliano Kolbe escribía desde Roma a su madre: «Cuántas veces en la vida, pero especialmente en los momentos más importantes, he experimentado la protección especial de la Inmaculada…! ¡Pongo en Ella toda mi confianza para el futuro!»

Como esclava del Señor, María estuvo dispuesta a la entrega generosa, a la renuncia y al sacrificio a seguir a Cristo hasta la cruz. Ella exige de nosotros la misma actitud y disposición cuando nos señala a Cristo y nos exhorta: «Haced lo que Él os diga. » María no quiere ligarnos a ella, sino que nos invita a seguir a su Hijo. Pero, para llegar a ser en verdad discípulos de Cristo, debemos – como Cristo mismo nos enseña- despojamos de nosotros mismos, liberamos de nuestra propia autocomplacencia y, como María, abandonamos enteramente en Cristo; debemos seguir su verdad, la que Él mismo nos ofrece como único camino hacia la vida verdadera y permanente.

Tenemos necesidad de ti, Santa María de la Cruz:

de tu presencia amorosa y poderosa.

Enséñanos a confiar en la providencia del Padre,

que conoce todas nuestras necesidades;

Muéstranos y danos a tu Hijo Jesús, camino, verdad y vida;

haznos dóciles a la acción del Espíritu Santo, fuego que purifica y renueva.

Oh, Madre de los hombres y de los pueblos, tú que conoces todos sus sufrimientos y esperanzas, tú que sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que invaden el mundo contemporáneo, acoge nuestro grito que, como movidos por el Espíritu Santo, elevamos directamente a tu corazón y abraza, con el amor de la Madre y de la Sierva, este nuestro mundo humano, que ponemos bajo tu confianza y te consagramos, llenos de inquietud por la suerte terrena y eterna de los hombres y de los pueblos.

El rosario es un coloquio confidencial con María, una conversación llena de confianza y abandono. Es confiarle nuestras penas, manifestarle nuestras esperanzas, abrirle nuestro corazón. Declararnos a su disposición para todo lo que ella, en nombre de su Hijo, nos pida. Prometerle fidelidad en toda circunstancia, incluso la más dolorosa y difícil, seguros de su protección, seguros de que si lo pedimos ella nos obtendrá siempre de su Hijo todas las gracias necesarias para nuestra salvación.

Ella debe ahora acompañar vuestra vida. Debemos confiarle esta vida. Y la Iglesia nos propone justamente para ello una oración muy sencilla, el rosario, ese rosario que puede tranquilamente desgranarse al ritmo de nuestras jornadas. El rosario, lentamente rezado y meditado, en familia, en comunidad, individualmente, os hará entrar poco a poco en los sentimientos de Cristo y de su Madre, evocando todos los acontecimientos que son la clave de nuestra salvación.

Seguid amando el santo rosario y difundid su práctica en todos los ambientes en que os encontréis. Es una oración que os forma según las enseñanzas del Evangelio vivido, os educa el ánimo a la piedad, os da perseverancia en el bien, os prepara a la vida y, sobre todo, os lleva a ser amados de María Santísima, que os protegerá y defenderá de las insidias del mal. Rezad a la Virgen también por mí y yo os confío a cada uno a su protección maternal.

En el rezo del santo rosario no se trata tanto de repetir fórmulas cuanto, más bien, de entrar en coloquio confidencial con María, de hablarle, de manifestarle las esperanzas, confiarle las penas, abrirle el corazón, declararle la propia disponibilidad para aceptar los designios de Dios, prometerle fidelidad en toda circunstancia, sobre todo en las más difíciles y dolorosas, seguros de su protección y convencidos de que obtendrá de su Hijo todas las gracias necesarias para nuestra salvación.

Te pedimos, Madre de Cristo, que seas nuestra Guía al Corazón de tu Hijo.

¡Corazón Inmaculado de María, ayúdanos a vencer el mal que con tanta facilidad arraiga en los corazones de los hombres de hoy y que con sus efectos inconmensurables pesa ya sobre nuestra época y parece cerrar los caminos del futuro!

¡Que se revele, una vez más, la fuerza infinita del Amor misericordioso!

¡Que se manifieste para todos, en vuestro Corazón Inmaculado, la luz de la Esperanza!

Toda su vida terrena fue una peregrinación de fe. Porque caminó como nosotros entre sombras y esperó en lo invisible. Conoció las mismas contradicciones de nuestra vida terrena. Se le prometió que a su Hijo se le daría el trono de David, pero cuando nació no hubo lugar para Él ni en la posada. Y María siguió creyendo. El ángel le dijo que su Hijo sería llamado Hijo de Dios; pero lo vio calumniado, traicionado y condenado, y abandonado a morir en la cruz como un ladrón. A pesar de ello, creyó María «que se cumplirían las palabras de Dios», y que «nada hay imposible para Dios».

Esta mujer de fe, María de Nazaret, Madre de Dios, se nos ha dado por modelo en nuestra peregrinación de fe. De María aprendemos a rendirnos a la voluntad de Dios en todas las cosas. De María aprendemos a confiar también cuando parece haberse eclipsado toda esperanza. De María aprendemos a amar a Cristo, Hijo suyo e Hijo de Dios.

Si tenemos confianza en la Madre de Cristo, como la tuvieron los esposos de Caná de Galilea, podemos confiarle nuestras preocupaciones como lo hicieron ellos; y confiarle asimismo nuestras decisiones, las luchas interiores que acaso nos atormentan; podemos confiárselo todo a Ella, a la Virgen de la Confianza, a la Madre de nuestra entrega: «Yo me entrego a Ti; quiero dedicarme a Cristo, pero me confío a Ti como lo hicieron los esposos»; no fueron directamente a Cristo a pedirle un milagro, sino a María, confiaron a María sus preocupaciones y apuros. Claro está que al actuar así querían llegar a Cristo, querían provocar – por así decir- a Cristo y su poder mesiánico. Igualmente nosotros en nuestra vocación que es camino, camino espiritual hacia Cristo para ser de Cristo, para ser alter Christus, también debemos acercarnos a esta Madre de nuestra entrega y darnos a Ella para entregarnos a Cristo, donamos a Cristo, dedicarnos a Cristo.

No olvidéis que la Virgen ocupa, después de Cristo, el puesto más elevado y más cercano a nosotros, y que está unida con todos los hombres que necesitan de la salvación. Cuando esta madre buena vislumbra nuestros límites, se acerca para socorrernos antes de que pidamos ayuda.

«Haced lo que Él os diga.» En estas palabras, María expresa sobre todo el secreto más profundo de su vida. En estas palabras, está toda Ella. Su vida, de hecho, ha sido un «Sí» profundo al Señor. Un «Sí» lleno de gozo y confianza. María, llena de gracia, Virgen Inmaculada, ha vivido toda su existencia, completamente disponible a Dios, perfectamente en acuerdo con su voluntad, incluso en los momentos más difíciles, que alcanzaron su punto culminante en el monte Calvario, al pie de la cruz. Nunca ha retirado su «Si», porque había entregado toda su vida en las manos de Dios: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. »

Dirige tu mirada misericordiosa a quienes sufren.

Permanece al lado de las víctimas de la violencia y el terror, y consuela a los que están de luto.

Que tu Hijo Jesús conforte y dé paz a todos los enfermos y moribundos, y fortalezca a quienes se dedican a su cuidado físico y espiritual.

Conduce a todos al reino de santidad, de verdad y de vida del Señor.

Tú, que dijiste libremente sí a Dios y te convertiste en la madre virgen de su único Hijo, permanece siempre al lado de tus hijos.

Comentarios
5 Comentarios en “Virgen María”
  1. Gabriela Panez Dijo:

    Virgen María

  2. Gabriela Panez Dijo:

    Virgen María

  3. Gabriela Panez Dijo:

    Virgen María

  4. Carlos Vicente Arana cedillo Dijo:

    Madre mía y de todos los hombres por misericordia de Nestro Señor Jesucristo, ayudanos en nuestro peregrinar para alcanzar nuestra salvación , ruegan por nosotros al Padre para perseverar y que nos conceda las gracias que cada pecador necesitamos para aumentar nuestra fe, darle Gloria a Dios y amarlo cada dia mas y mas.
    Madre mía, le pido perdon a Nuestro Señor Jesucristo por estarlo crucificando constantemente y tambien ta ti Madre Santisima perdónanos, enseñanos a amar a Jesús y a no apartarnos nunca de El.

  5. Patricia Williams Dijo:

    Que amor tan misericordioso el de Nuestro Señor Jesucristo habiéndonos dejado tal herencia. Madre, en este año de la Fe, alcanzamos abundantes gracias para unidos todos los Católicos a la Iglesia luchemos por que todos los hombres se salven, pues esa es la voluntad del Padre. Ayúdanos a trabajar por el Reino de Dios, frecuentar los sacramentos para mirar cada día más y más con los ojos de Dios y no los del mundo, ayúdanos a desprendernos a través de la mortificación y la penitencia de nosotros mismos para poder amar con el mismo amor de Cristo a nuestros hermanos y desarraigar nuestros vicios. María, refugio de los pecadores, RUEGA POR NOSOTROS!!!!!!!




css.php