Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Reconcíliate con Dios

Juan Pablo II
21 julio 2008
Sección: Textos para la oración

Permitid a Cristo que os encuentre.

¡Que conozca todo de vosotros!.

¡Que os guíe!

Nadie es capaz de lograr que lo pasado no haya ocurrido; ni el mejor psicólogo puede liberar a la persona del peso del pasado. Sólo lo puede lograr Dios, quien, con amor creador, marcã en nosotros un nuevo comienzo: esto es lo grande del sacramento del perdón: que nos colocamos cara a cara ante Dios, y cada uno es escuchado personalmente para ser renovado por Él.

Quizá algunos de vosotros habéis conocido la duda y la confusión; quizá habéis experimentado la tristeza y el fracaso cometiendo pecados graves. Éste es un tiempo de decisión. Ésta es la ocasión para aceptar a Cristo: aceptar su amistad y su amor, aceptar la verdad de su palabra y creer en sus promesas.

Y si, a pesar de vuestro esfuerzo personal por seguir a Cristo, alguna vez sois débiles no viviendo conforme a su ley de amor, a sus mandamientos, no os desaniméis! Cristo os sigue esperando! Él, Jesús, es el Buen Pastor que carga la oveja perdida sobre sus hombros y la cuida con cariño para que sane.

Gracias al amor y misericordia de Cristo, no hay pecado por grande que sea que no pueda ser perdonado; no hay pecador que sea rechazado. Toda persona que se arrepiente será recibida por Jesucristo con perdón y amor inmenso.

Sólo Cristo puede salvar al hombre, porque toma sobre sí su pecado y le ofrece la posibilidad de cambiar.

Siempre, pero especialmente en los momentos de desaliento y de angustia, cuando la vida y el mundo mismo parecen desplomarse, no olvidéis las palabras de Jesús: «Venid a Mí todos los que estáis fatigados y oprimidos, que Yo os aliviaré. Tomad sobre vosotros mi yugo y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, pues mi yugo es suave y mi carga ligera.»

No nos debemos mirar tanto a nosotros mismos cuanto a Dios, y en Él debemos encontrar ese «suplemento» de energía que nos falta. ¿Acaso no es ésta la invitación que hemos escuchado de labios de Cristo: «Venid a Mí todos los que estáis fatigados y oprimidos, que Yo os aliviaré»? Es Él la luz capaz de iluminar las tinieblas en que se debate nuestra inteligencia limitada; Él es la fuerza que puede dar vigor a nuestras flacas voluntades; Él es el calor capaz de derretir el hielo de nuestros egoísmos y devolver el ardor a nuestros corazones cansados.

Como cristianos que somos, debemos ofrecer nuestros recuerdos al Señor. Pensar en el pasado no modificará la realidad de vuestros sufrimientos o desengaños, pero puede cambiar el modo de valorarlos. Los jóvenes no llegan a comprender completamente la razón por la que los ancianos vuelven frecuentemente a pensar en el pasado ya lejano, pero esa reflexión tiene su sentido. Y cuando se realiza dentro de la oración puede resultar una fuente de reparación.

En el camino de vuestra vida, no abandonéis la compañía del Señor. Si la debilidad de la condición humana os llevase alguna vez a no cumplir los mandamientos de Dios, volved vuestra mirada a Jesús y gritadle: «Quédate con nosotros, vuelve, no te alejes.» Recuperad la luz de la gracia por el sacramento de la Penitencia.

Con El podemos encontrarnos siempre, por mucho que hayamos pecado, por muy alejados que nos sintamos, porque El está saliendo siempre a nuestro encuentro.

Dios es infinitamente grande en el amor. «Tal amor es capaz de inclinarse hacia todo hijo pródigo, toda miseria humana y singularmente hacia toda miseria moral o pecado. Cuando esto ocurre, ei que es objeto de misericordia no se siente humillado, sino como hallado de nuevo y revalorizado.»

No hay quien no necesite de esta liberación de Cristo, porque no hay quien, en forma más o menos grave, no haya sido y sea aún, en cierta medida, prisionero de sí mismo y de sus pasiones. Todos tenemos necesidad de conversión y de arrepentimiento; todos tenemos necesidad de la gracia salvadora de Cristo, que Él ofrece gratuitamente, a manos llenas. Él espera sólo que, como el hijo pródigo, digamos «me levantaré y volveré a la casa de mi Padre».

Comentarios
11 Comentarios en “Reconcíliate con Dios”
  1. MARIA ESPIELL Dijo:

    FELICITACIONES MUY LINDO EL MENSAJE GRACIAS

  2. MARIA ESPIELL Dijo:

    FELICITACIONES MUY LINDO EL MENSAJE GRACIAS

  3. MARIA ESPIELL Dijo:

    FELICITACIONES MUY LINDO EL MENSAJE GRACIAS

  4. MARCELA Dijo:

    ME ENCANTO¡¡¡¡ QUE MARAVILLOSO MENSAJE QUE NUESTRO PADRE ,NOS LOS DA ESE PERDON

  5. MARCELA Dijo:

    ME ENCANTO¡¡¡¡ QUE MARAVILLOSO MENSAJE QUE NUESTRO PADRE ,NOS LOS DA ESE PERDON

  6. MARCELA Dijo:

    ME ENCANTO¡¡¡¡ QUE MARAVILLOSO MENSAJE QUE NUESTRO PADRE ,NOS LOS DA ESE PERDON

  7. DELIA GONZALEZ LOPEZ Dijo:

    ES LINDO EN VERDAD

  8. DELIA GONZALEZ LOPEZ Dijo:

    ES LINDO EN VERDAD

  9. DELIA GONZALEZ LOPEZ Dijo:

    ES LINDO EN VERDAD

  10. adolfo Dijo:

    si la montaña no viene a mi yo me voy a la montaña.la iglesia tiene las manos abiertas administrando los 7 sacramentos.gracias señor por el sacramento de la confesion que nos reconcilia contigo y la iglesia.

  11. manuel rosas Dijo:

    Es un buen esescamiemto con Dios es como platicar en su presencia. Felicidades




css.php