Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

En defensa de Juan Pablo II


6 diciembre 2010
Sección: Sobre el Papa

«El ‘caso Maciel’ es una mancha artificial en la historia de Juan Pablo II».

Entrevista que Valentina Alazraki le hizo al ex Nuncio Apostólico Nuncio en México Mons. Justo Mullor y que forma parte del libro Juan Pablo II luz del mundo, editado por Planeta.

Por: Valentina Alazraki

Ciudad del Vaticano.-

Monseñor Justo Mullor fue nuncio en México desde inicios de 1997 hasta el 2000, año en el que volvió a Roma como Presidente de la Pontificia Academia Eclesiástica. Ésta es la Escuela Diplomática del Vaticano, que bajo su mandato festejó los 300 años de su fundación y es en consecuencia la más antigua de la historia del mundo.

Desde que llegó a México, y organizara la IV Visita de Juan Pablo II así como impulsara la canonización de Juan Diego, vivió en carne propia los embates de abusos de poder de Marcial Maciel.

La misma Legión hizo alarde en su momento – a través de una de las Beacon Notes a ellos notoriamente atribuidas – de haber logrado el traslado de ese nuncio para ellos incómodo y por ello injusta y ampliamente difamado.

En Roma y en México se dijo que se le promovió para que no siguiera informando al Vaticano acerca de las acusaciones de pedofilia en contra del fundador de los Legionarios.

Durante estos 10 años, el nuncio Mullor ha mantenido el más absoluto y consciente silencio. Le pedí su testimonio, que considero muy valioso por lo menos por tres razones: fue una persona querida y apreciada por Juan Pablo II, al que sirvió con gran empeño y honestidad; fue quizás una víctima, sino la más injusta y arbitraria del “sistema Maciel”, dentro y fuera del Vaticano, y finalmente, porque en el 2009 fue nombrado miembro de la Congregación para las Causas de los Santos y como tal participó en el proceso que llevó al reconocimiento del ejercicio heroico de las virtudes de Juan Pablo II.

Para hacer justicia a Juan Pablo II, aceptó la entrevista, que considera más única que rara tras el largo silencio que él mismo se impuso al concluir su misión en México.

Como maestro de los futuros diplomáticos de la Santa Sede entre el 2000 y el 2008, él es plenamente consciente que, por tratarse de una gran obra pastoral, también en la diplomacia pontificia, es Dios mismo quien guía los pasos de quienes la ejercen con autenticidad sacerdotal. En consecuencia, tanto su tenaz silencio como la excepción que él hace con la presente entrevista, no tiene otra finalidad – así me lo a hecho repetidamente presente – que la de servir la memoria de Juan Pablo II y servir a la Iglesia.

«Valentina – me ha declarado Mons. Mullor al dar este paso – yo no tengo más que amigos. Ni siquiera a Maciel lo considero enemigo, a pesar de lo que de él y de mí dicen algunos. Él y sus amigos son figuras históricas – y la historia se está aún escribiendo – encontradas de algún modo en la mía de nuncio apostólico en México. Yo he obrado según conciencia. Ellos, si aún pueden, deben consultar las suyas. Si al tomar ciertas decisiones pretendieron hacerme algún mal, sepan que, como cristiano, sé perdonar y que en consecuencia soy una persona plenamente feliz al haber perdonado, como nos enseña el Padrenuestro».

Monseñor Mullor conoció a Juan Pablo II cuando éste era joven cardenal de Cracovia y él daba sus primeros pasos en la Secretaría de Estado, en tiempos de Juan XXIII.

«Quedé impresionado —me contó— por la personalidad fascinante de aquel obispo singular del este europeo. Parecía más europeo que la mayoría de sus colegas de Europa occidental. Me impresionó su fe evidente, tan natural como su también evidente alegría y buen humor».

Lo volvió a encontrar, ya investido Papa, cuando él era representante permanente de la Santa Sede en el Consejo de Europa, apenas después de un mes del comienzo de su pontificado. “«Parecía que los años no habían pasado: me quedé de piedra cuando me preguntó qué había hecho yo durante los diez años que habíamos dejado de vernos. Al cabo de unos minutos, concluida mi tímida respuesta, me dijo, con una cordialidad desarmante, que dentro de poco yo tendría que dejar Europa, que me apasionaba, para ir a representarlo a un importante país africano, que no especificó, pero, aseguró sin más, ‘es muy interesante’».

«Su sencillez me cautivó: era Papa, pero era el mismo que yo había conocido en el Concilio. Por eso me atreví a rogarle de modo espontáneo tener el honor de que me ordenara obispo. Lo hizo el 27 de mayo de 1979 en la Basílica de San Pedro.»

Después de ser nuncio en Costa de Marfil, Juan Pablo II le confió, primero, una misión altamente importante – ser su representante en la Oficina ginebrina de las Naciones Unidas – y años después una nunciatura que para el Papa polaco tenía un significado y una importancia grandes. Se trataba de la primera representación de la Santa Sede en los ex países bálticos Lituania, Letonia y Estonia, hasta entonces incorporados a la Unión soviética. En ellos, le tocó recibirlo en el verano de 1993. En 1997 decidió enviarlo como nuncio a México, su país predilecto. Ahí su lineal camino se cruzó con el complejo y enrevesado de Marcial Maciel.

«Ya que nuestro encuentro está motivado por la gran figura de Juan Pablo II y por la anómala presencia en la historia de su pontificado de esa “sombra” que es Maciel, podríamos preguntarnos —me comentó monseñor Mullor— si mi estancia en México no tenía, en los planes de Dios, la finalidad de contribuir de algún modo a esclarecer quién era realmente esa persona compleja y misteriosa.»

Monseñor Mullor reconoció durante uno de nuestros largos encuentros en su casa que al principio también él estimó equivocadamente a Maciel, debido a su fama existente en Roma y en otros lugares. A pesar de ello, intentó, como debe hacer un nuncio responsable y eficaz, entrar en su real personalidad para conocerlo con objetividad. «Es muy útil hacerlo, comentó, porque todos llevamos dentro una serpiente y un arcángel. Así lo escribí en el prólogo de mi libro Dios cree en el hombre que, además de españolas, cuenta con ediciones también italianas, mexicanas e inglesas. En él afirmé que “todos llevamos dentro un arcángel que nos hace volar hacia Dios y una serpiente que a veces nos hace arrastrarnos por impensados lodazales».

Recordó que antes de que concluyera el año de 1997, al poco tiempo de haber llegado a México apareció en las páginas culturales de una conocida revista la síntesis de un libro que acusaba a Maciel y a otro notorio eclesiástico de graves faltas morales, aunque de diverso signo. «Naturalmente, como tantos otros, pensé en una posible osada y grave calumnia. Por mi experiencia romana, sabía que no era la primera vez que ese tipo de calumnias se difundían con la intención de hacer mal a una obra católica. Y la Legión de Cristo se había extendido sobre todo en América Latina, España, Irlanda y Estados Unidos. Sabía, igualmente, que era opinión corriente en Roma, donde Maciel contaba con no pocos amigos y admiradores, que tales acusaciones eran consideradas absurdas e infundadas, por lo que no merecían que se les diera peso alguno. De todas formas, como era mi obligación profesional, informé con precisión a quien debía informar.»

En esta contingencia, un legionario que trabajaba en la nunciatura, como secretario local, le pidió que defendiera públicamente a su fundador y que también lo hiciera la conferencia episcopal. «Mi respuesta fue: ‘Lo haría con gusto si su fundador fuera el primero en tratar de probar la falsedad de las acusaciones que le son hechas por personas concretas que no ocultan sus nombres’. En tal situación, el primer paso debía darlo él. Su extraña e inesperada respuesta fue: ‘El padre Maciel – como Cristo -no se defendería. Se trataba, pues, de una determinación segura y bien pensada.»

«Ante la firme insistencia de aquel Legionario de que en su fundador era atacada la misma Iglesia, comencé a pensar que, por muy fundador que fuera, podría haber algo de verdad en la pretensión de abstenerse de afrontar a sus calumniadores.» El nuncio insistió en que, sin esa defensa preliminar y personal, nadie podía pretender que la Iglesia como tal la asumiese ante todos los demás creyentes y personas. Se trataba de una elemental cuestión de justicia ante personas que no se escondían tras anonimato alguno.

Monseñor Mullor encontró a Maciel en dos o tres ocasiones. Su “intuición” acerca de la posibilidad de que las acusaciones fuesen fundadas fue lógicamente en aumento. «Sí, fue creciendo en lugar de desvanecerse. En una primera ocasión, trató de hacerme creer hábilmente la extraña idea de que había sido él quien había propuesto a Juan Pablo II enviarme a México. Me contó incluso que, habiendo oído que muchas personas hablaban bien de mí (sus relaciones —me explicó— eran amplias y sólidas), había expuesto la idea al Papa durante una cena, de las frecuentes que tenía con él. A mi pregunta sobre el día que tuvo lugar esa cena, comprobé que —si realmente esa cena se hubiese sido llevada a cabo— ella habría sido un par de semanas después de que yo hubiese ya aceptado mi traslado de Lituania a México… Comenzaba a haber por medio una posible y desmesurada mentira.

«En otra ocasión se reforzó mi idea de que Maciel debía pensar que, ante él, habituado a fascinar a los demás, muchos debíamos aparecer ante él como privados de inteligencia o de imaginación. Quizá pensando ingenuamente en que le ‘debía’ mi nombramiento en México, en el que me observaba muy feliz y activo, tras comunicarme que él era consultado por una imprecisa Roma para los nombramientos episcopales para todo el continente americano, expresó la esperanza de que un servidor siguiera la costumbre de interrogarlo sobre los candidatos presentados por los obispos de México. Naturalmente, hice el silencioso propósito de no seguir tal insinuación. Me recordé a mí mismo que yo me debía al Papa y a mis hermanos los obispos que por mi medio le confiaban sus proyectos para la vida religiosa del país.»

Otro encuentro inolvidable para monseñor Mullor fue el único que mantuvo en Roma con el fundador de la Legión. En esa ocasión el padre Maciel trató de explicarle que, a su juicio, existía un doble tipo de moral: una para el pueblo y otra para los representantes de la alta política. «Se trataba de un verdadero y poco menos que increíble error doctrinal y moral en una persona de su presunto nivel espiritual».

«Fue el final de nuestros encuentros», me dijo monseñor Mullor. Le manifestó abiertamente que, como cristiano y como obispo, no podía aceptar esa dualidad. «Los Diez Mandamientos —le dije— son válidos para todos, tanto para el pueblo como para los hombres que Vd. considera de la alta política.» También le comentó que lo dicho cinco siglos antes por Maquiavelo en El Príncipe, de que el fin de las acciones políticas justificaba los medios para alcanzarlas, de ninguna manera podía ser aceptado por quien profesaba la fe católica. «No debió de agradarle nada aquella respuesta, la sola que cabía en un nuncio responsable de su alta misión» me comentó monseñor Mullor, quien reconoció que a partir de ese día empezó a ver toda la situación relativa a Maciel desde otra perspectiva. «Desde ese momento la “cuestión Maciel” adquirió para mí una prioridad de conciencia», fue su conclusión.

Le pregunté entonces a nuestro antiguo nuncio en México en qué momento entró en contacto con las personas que acusaban al padre Maciel. Su respuesta fue: «Un grupo de ellos se presentó una tarde en la nunciatura sin haber hecho cita alguna conmigo. No recibí al grupo, pero acepté hablar por teléfono con uno de sus representantes, quien me anunció que llevaba consigo un ejemplar auténtico de la carta abierta que poco antes habían dirigido a Juan Pablo II a través un conocido periódico vespertino de México. Mi respuesta —lo recuerdo como si fuera ayer— fue precisa y sincera: lamentaba no poder ayudarlos; al Papa se le puede enviar una carta a través de la nunciatura. Y yo la hubiera cursado, tal como era mi obligación. Pero era una falta de respeto hacia él haberlo hecho, hacía días, mediante un periódico de amplia difusión. Si lo que ellos afirmaban era verdad —cosa muy difícil de aceptar a primera vista, pero, en último extremo, posible—, debían comenzar por ofrecer una elemental prueba de seriedad. Si el problema que les ocupaba era realmente sincero, en adelante podían tratar conmigo a través de un sacerdote que les conociese bien y se responsabilizara de su seriedad. Les dije: Recen ustedes por mí, que un servidor lo hará también por ustedes. Ya que habíamos hablado de oración, creí oportuno, por fin, aclararle a mi anónimo interlocutor que por mi parte nuestra entrevista había tenido un carácter fundamentalmente pastoral, y que si no lo había recibido en persona era porque la difusión de su carta al Papa había sido de naturaleza anómala.»

También le pregunté si aquel encuentro telefónico mantenido con quienes lo acusaban de ser sus víctimas tuvo alguna repercusión para el fundador de la Legión.

«La Providencia hace muy bien las cosas. Es maestra en el modo de conducir la historia. Y los nuncios tenemos muchas y a veces inesperadas pruebas de ello: días más tarde, dos eclesiásticos, a quienes un servidor conocía y apreciaba, me pidieron audiencia. Con gusto acepté el encuentro. Se trataba de los padres Antonio Roqueñí y Alberto Athié. El primero de ellos está ya en el cielo, donde no dudo que el Señor habrá premiado su obra de pastor y de gran amante del derecho canónico, en el que los más avisados ven —vemos— el cimiento de muchas obras pastorales sólidas. El segundo vive aún y es otra víctima del poder y los engaños de Maciel. Por desgracia ha dejado el sacerdocio, por haber tratado de defender a una de las reales y más conocidas víctimas de tan extraño fundador. Rezo por ese sacerdote todos los días y porque sus relaciones con Dios sean siempre, o lleguen a ser, tan sólidas como yo las conocí.»

Ambos, me comentó monseñor Mullor, estaban al tanto de que las acusaciones al padre Maciel eran por desgracia reales —«tan reales que yo no podía imaginarlas en su integridad»—, y cada uno de ellos se haría responsable de defender a los acusadores. Es más: dada la experiencia anterior, convinieron en que en adelante se evitaran los escritos transmitidos por correo, y en que se dirigirían, el primero de ellos, a la Congregación para la Doctrina de la Fe, competente en la delicada materia, y el segundo al Tribunal Metropolitano de México, «ya que su confidente y amigo —muy conocido sacerdote legionario, que fue el primer rector de la Universidad Anáhuac— había muerto en la capital, abandonado y olvidado del fundador y de sus hermanos».

Monseñor Mullor pensó que el propósito era acertado y los felicitó por ello. «Estábamos ante un caso de conciencia, para el que el derecho eclesial tenía previsto unas leyes y unos foros especiales. Por lo que tocaba a la Santa Sede, le indicó al doctor Roqueñí que en el cardenal Ratzinger y en sus colaboradores encontraría la más favorable acogida, aunque era presumible que las ideas que circulaban en Roma a causa de las muchas amistades con que contaba Maciel ahí podían y —muy probablemente— lograrían retardar algo las necesarias pesquisas. Recuerdo con precisión las palabras que dije al amigo Roqueñí: ‘Quizá tardemos algún tiempo más en resolver el grave problema con la estrategia pactada y considerada la más idónea. Pero podemos esperar que se tomen todas las medidas para resolver la situación tan bien y precisamente conocida por ustedes’.

A ambos, después de abrazarlos, les di mi bendición. Aquel día tuve la sensación de estar frente a la verdad —más amarga de lo imaginado— y de ser plenamente libre. Era un nuncio y una persona que había superado el “mito Maciel».

«Te haré una confidencia, querida Valentina», me dijo renglón seguido Mons. Mullor. «Te la hago en honor de Juan Pablo II y también del nuevo Beato, el cardenal John Henry Newman, a cuya reciente beatificación tú asististe hace unas contadas semanas, al acompañar a Benedicto XVI en su reciente viaje pastoral a Gran Bretaña. Dí aquel gran paso de contribuir a quitar la máscara al fundador de la Legión, que se ha convertido ya en parte de historia de la Iglesia, porque había meditado muchas veces en una extraordinaria afirmación del más famoso de los convertidos anglicanos que luego se convirtió el gran cardenal católico y ahora Beato John Henry Newman. En una conocida carta al Duque de Norfolk el nuevo Beato proclamó alto que la infalibilidad del Papa y la conciencia son – ambas – dictadas por el respeto a la verdad objetiva. Traté siempre de vivir en mi sacerdocio y en mi servicio a la Iglesia esa gran verdad: siempre creí en la infalibilidad del Papa y en la certeza de tener una conciencia bien formada. Por muy poderosos que fueran los “amigos de Maciel”, ninguno de ellos podía ser más fuerte que el Papa a quien yo siempre he servido ni más fuerte que mi conciencia correctamente formada. Hice muchos momentos de oración sobre esa afirmación del ahora Beato en la mágica iglesia de San Giorgio in Velabro durante mis años de estudiante universitario y, más aún, durante mi estancia en la Academia Eclesiástica en los primeros años del milenio dos mil.»

Le pregunté a monseñor Mullor si tuvo ocasión de informar a Juan Pablo II de los pasos dados por esos dos prestigiados sacerdotes. «Después del encuentro con los doctores Roqueñí y Athié no pude hablar con Juan Pablo II del paso responsable que, por consejo mío, ambos habían dado en aquel momento. Traté de informar a una persona muy cercana al Papa, pero no fue posible. Pensé que mi obligación era dejar plena libertad de acción, sobre todo, a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que, como ya hemos visto, estaba en las mejores manos de la Iglesia, después de las del Sucesor de Pedro.»

En el curso de estos 10 años, monseñor Mullor en muchas ocasiones lamentó tanto no haber podido ser la persona que informara al Papa como nadie más lo hubiera hecho. De haber sucedido «la historia —me dijo—, habría sido diferente». Le pedí a monseñor Mullor que me hablara de la relación entre Juan Pablo II y Marcial Maciel. Me dijo que era lógico que, al iniciar su pontificado, el fundador de los legionarios le fuera presentado como una de las personalidades eclesiales importantes del momento.

«No es nada claro, sin embargo, que con él llegara a tener verdadera intimidad ni, mucho menos, que llegara a penetrar su compleja personalidad. Otros eclesiásticos de rango inferior, pero, las más de las veces, carentes de la visión sobrenatural que en todo momento caracterizó al Papa polaco, sí aparentaron ser verdaderos amigos de Maciel. Son ellos sin duda quienes lo exaltaron ante el Papa y ante ciertos sectores de la opinión pública, a veces de modo incluso ambiguo e interesado. Es más: es posible que a los oídos del Papa Wojtyla llegaran ecos de esas voces críticas —en sí acertadas, pero deformadas por los simpatizantes de Maciel— de que éste había cometido graves, gravísimas faltas morales tratando de pervertir a algunos de sus jóvenes e incautos seguidores. Pero es evidente que el eco de esas voces era silenciado por el falso e interesado mito de esos amigos de Maciel, quienes repitieron durante años, como un disco rayado, que a esas voces absurdas no era posible darles algún peso o crédito. Lo que a esos amigos atraía, y apreciaban, era la visibilidad de los legionarios, y no el espíritu, que se les escapaba. Sus llamados amigos sin duda se fijaron más en la cantidad que en la calidad de su obra. Esas personas cercanas a Maciel siempre olvidaron que Juan Pablo II era intransigente cuando conocía algún caso de desvíos sacerdotales. Así lo demostró en cierto momento ante los obispos de América del Norte e incluso ante la opinión pública polaca y mundial. Monseñor Julius Paetz, arzobispo de Poznan, compatriota y colaborador suyo al principio de su pontificado, fue suspendido de su cargo por el Papa el Jueves Santo del 2002, a pesar de que jamás aceptó el fundamento de las voces que lo acusaban de faltas semejantes, pero más limitadas, que las atribuidas a Maciel. El Papa no obtuvo de determinados canales la debida información sobre estas acusaciones, sino de su amiga Wanda Poltawska. ¿Por qué Juan Pablo II, de estar debidamente informado, iba a dejar de castigar a Maciel, si había castigado —dura e inmediatamente— a uno de los primeros colaboradores que tuvo en su pontificado?»

Le pedí a monseñor Mullor que hablara, por primera vez públicamente, de cómo vivió durante los 10 años que transcurrió en Roma antes de que el Vaticano reconociera oficialmente los delitos cometidos por Maciel, cuando muy pocos le creían en relación con su culpabilidad.

«Viví cultivando la esperanza cristiana y tratando de enseñar a mis excelentes hermanos menores, como llamé siempre a mis alumnos de la academia, que supieran servir siempre al Papa desechando cualquier tentación de “hacer carrera”. Una constante enseñanza mía fue que en la Iglesia del Vaticano II tal tentación debía ser abolida para siempre. Sin saber del todo su futuro mandato, todos debían pedir mucho por el trabajo del cardenal Ratzinger y por las víctimas inocentes de determinadas conductas pecaminosas de ciertos sacerdotes. Tratando de dar ejemplo, invité a mis queridos alumnos a no pensar jamás en ellos mismos, sino en la Iglesia a quienes debían – debemos – servir durante toda la vida. “Seamos hombres honestos y cristianos lo más evangélicos posible”: tal fue el nervio de mi enseñanza durante mis años de Academia.

«Cuando el Viernes Santo del 2005 el cardenal Ratzinger predicó el viacrucis en el Coliseo de Roma, un servidor viajaba desde Praga a Vilnius para dar la primera comunión al hijo menor de mi chofer, quien tuvo la delicadeza de ponerle mi nombre antes de que un servidor abandonara Lituania. Meditaba el viacrucis en el texto que me había entregado pocas horas el nuncio en Chequia. En ese momento, sentí interiormente dos alegrías simultáneas e intensas: el cardenal Ratzinger —en cuyas sólidas manos estaba el estudio y la solución del problema— se vislumbraba como un muy posible sucesor de Juan Pablo II, al que tan de cerca estaba sirviendo desde hacía años, y a las víctimas del anómalo fundador se les haría finalmente justicia. No tengo temor alguno en confiarte que se me saltaron las lágrimas durante aquel vuelo. Aunque siempre había tenido conciencia de que los pecados sacerdotales son lo que mayor daño hacen a la Iglesia, cómo con intensa fe y gran valor Benedicto XVI les manifestó a ustedes, los periodistas que le acompañaban a Portugal esta primavera, sentí una intensa emoción aquel día santo y en aquel avión que me llevaba por primera vez a la ciudad que había dejado ocho años antes para comenzar una nueva e intensa experiencia en México.

Una vez más sentí con total evidencia que es Diosito —como dicen tiernamente los niños mexicanos— quien traza mi camino y los caminos de la Iglesia…».

Monseñor Mullor tiene la certeza moral de que Benedicto XVI, debido a su reconocida rectitud moral, informó a Juan Pablo II, al final de su vida, de la extrema gravedad del caso Maciel. Esta posibilidad explicaría, en su opinión, tanto las graves afirmaciones hechas en la novena estación del viacrucis como su decisión de enviar en aquellos días a monseñor Scicluna a América. «Es legítimo pensar, con certeza moral, que el sufrimiento físico de Juan Pablo II se debió unir al dolor de tener conciencia de que la real figura de Macial, tan llevada y traída por quienes cultivaron su mito, se reducía a una triste realidad que se tradujo como una de los mayores contrasentidos registrados en la historia de la Iglesia del siglo XX».

En cuanto a su pronóstico sobre la duración de la causa de beatificación de Juan Pablo II, me contestó: «Mucho dependerá del milagro —o los milagros— que se le atribuyan y del parecer de los médicos sobre el caso que les será presentado como gracia obtenida por medio de las oraciones elevadas a Dios a través de Juan Pablo II. Sin duda no hay otros impedimentos, y mucho menos la supuesta amistad que algunos le achacan con Maciel. Para mí es diáfanamente claro que no existen obstáculos a esa beatificación tan esperada y de tanta importancia para la Iglesia y para el mundo. Y es igualmente claro que el diablo —que existe— trate de complicar la cosas, en vista del bien que la presencia de Juan Pablo II en los altares traerá —repito— a la Iglesia, e incluso a las Iglesias, al ecumenismo al que todas de algún modo aspiran, y al mundo. El Papa polaco no vino sólo para la Iglesia católica. Que se lo pregunten a los cristianos de Rusia y de los demás países del Este europeo.

«El ‘caso Maciel’ es una mancha artificial en la historia de Juan Pablo II. Así lo vemos quienes convivimos realmente —y no sólo funcionalmente— con él. Yo lo vi rezar de bruces en la nunciatura de Vilno cuando se creía solo, y pasar seis horas seguidas de oración —entre la medianoche y las seis de la mañana— en la de México. Lo vi en Costa de Marfil acariciar gozosamente a los leprosos, a cuyos hijos bautizó como un misionero más. Un hombre y un cristiano así no podía ser realmente un íntimo de Maciel. Como tantos otros —muchos de ellos seguidores en la Legión de Cristo y admiradores fuera de ella—, podía estar engañado, pero no obcecado. La historia lo dirá, y pronto».

Al finalizar nuestro encuentro, le comenté a monseñor Mullor que un cardenal que al principio siguió muy de cerca la causa de beatificación de Juan Pablo II me dijo que los que permitieron que sobre el Papa estuviera esta mancha, por no haberle informado debidamente y haber protegido a Maciel contra viento y marea, deberían asumir su responsabilidad. Le pregunté si compartía esta opinión.

«Naturalmente que la comparto. Quienes más cerca hemos estado de Juan Pablo II, mayores responsabilidades tenemos de dejar su memoria limpia de polvo y paja. Es eso lo que tú y yo, Valentina, estamos tratando de hacer en estos momentos, tú como periodista apreciada y yo como nuncio de ese gran Papa en México en un momento muy concretos de su historia. Tuve ocasión de ver que durante ese periodo dejó de brillar un diamante artificial que acabó por revelarse tal como era: un falso mito religioso, humano y social. Es un justo principio humano y sobrenatural el que enuncia ese cardenal». Y que coincide – precisó Mons. Mullor – con la doctrina del nuevo Beato John Henry Newman, apenas recordada, del valor la misión fundamental del Papa y de la fuerza de la conciencia bien formada como expresiones de la verdad objetiva.

Valentina Alazraki

Comentarios
15 Comentarios en “En defensa de Juan Pablo II”
  1. onsuelo Bueno Dijo:

    ¡Gracias!, el artículo es muy clarificador. Creo, con la Iglesia, en el Espíritu que la conduce. La luz no se puede tapar.

  2. Paulina de Cervantes Dijo:

    Muchas gracias por publicar este texto. Parece muy duro pero hacía falta para salir en defensa de Juan Pablo II. Felicito a Don Justo Mullor por su valentía y sentido sobrenatural y le doy las gracias por aclararnos conceptos y hechos importantes para la historia de la Iglesia. Gracias encuentra.com siempre tan oportuna

  3. María Teresa Martínez Saracho Dijo:

    Excelente entrevista, importante que se difundir ampliamente para que todos aquellos que se hayan sentido afectados en su fe, retomen su camino y entiendan que la Iglesia ha sobrevivido a diferentes sigmas y seguirá en pie porque Dios está por encima de todo y de todos.

  4. teresita Dijo:

    BENDITO SEA DIOS QUE HAYA SACERDOTES COMO EL SR. MULLOR. BRILLANTE, QUE EL E.S LO SIGA ILUMINANDO

  5. Coelis Dijo:

    Felicito a Mons. su honradez y ejemplo a seguir para muchos sacerdotes. Quienes queremos ser sinceros con nuestra consciencia siempre seremos mártires por defender la verdad objetiva y por nos dejarnos engañar por los oropeles del dinero. Espero que sigamos ese ejemplo los sacerdotes. LC

  6. Benjamín Meléndez Roque Dijo:

    A Dios sean dadas TODAS las Gracias: Bendito sea Dios por los hombres como Don Justo Mullor, por su espiritualidad para con el mismo Dios y Padre y por su valentía, como hombre, para tener una conscienica limpia.A Valentina, gracias por ser una periodista comprometida con su Fe,con la verdad, es decir, con el mismo HIjo de Dios, que es la Unica Verdad.Esto es lo que necesita nuestra Iglesia Católica, hombres y mujeres llenos de amor hacia sus semejantes, en estos tiempos de tanta confusión. La Unica Verdad SIEMPRE brillará en el horizonte, como dentro de poco brillará la Estrella de Belén.

  7. Marisa Dijo:

    Siento que el articulo está enredado y no muy claro, Y para mi me hubiera gustado que dijera todos los nombres, no solo uno.Gracias

  8. Teresa Dijo:

    Felicito a Mons Mullor por su valentía y a Valentina. Me uno a la petición de sus oraciones para que todo esto sirva de ejemplo y se cllegue a clarificar totalmente

  9. Adriana Díaz Dijo:

    Felicito a Mons. Mullor por esta declaración tan importante. Y por su valentía y honradez de cristino

  10. María Concepción Landa Dijo:

    Mil gracias, por darnos a conocer la verdad de este penoso y doloroso desvio de Maciel, y así también comprender a nuestro gran Juan Pablo II. Gracias por esta nota.

  11. LUPE Dijo:

    BUEN ARTICULO, DONDE NOS ESCLARECE LA SITUACION DEL NUNCIO Y DEL PAPA JUAN PABLO, HOMBRES DE FE SINCERA Y MUCHO AMOR POR LA IGLESIA.

  12. pauilina Dijo:

    la verdad nos hara libres..y eso se agradece de este articulo , en donde solo se expone una triste y dolorosa verdad gracias !!!

  13. Mariana Dijo:

    Siento a Mons. muy resentido, con renceor por mucho tiempo, sin alcanzar a perdonar, aunque haya sido Maciel el peor pecador. Ojalá lo hubiera hecho antes.

  14. Tía Paty Dijo:

    Te mando el artículo que te comenté. Es muy interesante que lo escriba Valentina Alazraki, quien es de Televisa. Espero te sirva

  15. Alejandro Espinosa Dijo:

    Mullor fue tan valiente para informar sobre Maciel, una OBLIGACIÓN INELUDIBLE, dado su puesto, que ni siquiera se atrevió a recibir, dialogar con los denunciantes de Maciel. La carta que llevó a Ratzinger fue recibida en buzón, ni siquiera en mano, era tanto el miedo que tenía al sodomita MM. Si la intimidad entre JPII y MM no hubiese existido, porqué tanto miedo? Porqué fue removido? Como buen funcionario vaticano es ambiguo y miente, ingual que la COBARDINA que lo entrevista!!!




Untitled Document
 

css.php