Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Un honor

ArturoBrizio Carter
7 julio 2014
Sección: Sin categoría

   7.7.14

     Las noticias que la FIFA da, frecuentemente suelen ser malas, sin embargo, cuando de designaciones arbitrales se trata y si a México le favorece, son bienvenidas.

Es el caso del partido entre Brasil y Alemania, donde será el mexicano Marco Antonio Rodríguez el encargado de impartir justicia. De esta forma, el famoso “chiquimarco” se convierte en el segundo juez mexicano con más juegos arbitrados en copa del mundo, con 7 partidos, uno debajo del ganador de todos los tiempos, Armando Archundia , quién saltó a la cancha como central en 8 ocasiones.

Marco ya se había convertido en un histórico, al ser el primer nazareno en asistir a 3 mundiales y además, es el único de los silbantes en Brasil 2014 con esa marca. Eso lo convierte en una leyenda y cumple con creces las expectativas del arbitraje mexicano.

Fíjese usted que Marco es de Tepic, Nayarit y muy chavito decidió hacerse árbitro y al entender que el maldito centralismo que vivimos  podría truncar su sueño, emigró al Distrito Federal, donde fue acogido para integrar la delegación capitalina.

Particularmente tuve el gusto de ser su compañero y siempre me impresionó su entrega, afición y capacidad física, al margen de que es un muy buen tipo.

Ahora, Rodríguez Moreno une su nombre al de otros importantísimos jueces que han dirigido esta instancia en los mundiales. El primero de ellos fue Arturo Yamasaki, peruano que arbitró en la lista de México la copa del mundo de 1970. Ahí el “chino”, como le apodaban sus amigos, dirigió el famoso “juego del siglo”, entre Alemania e Italia.

Posteriormente, Don Antonio R. Márquez impartió justicia en el Argentina vs Bélgica, jugado en el mundial de 1986 en México. Ahora ambos gozan de la dicha de ver a Dios.

Armando Archundia impuso un record difícil de igualar cuando en Alemania 2006 actuó como central en 5 partidos, incluida una semifinal y ahora, Rodríguez Moreno la hace por cuarta ocasión.

Qué esperar del arbitraje de Marco? Pues que se “mate” en la cancha, que entienda que puede ser el último partido de su vida y que haga valer su jerarquía.

El trabajo de los nazarenos ha sido tan deficiente hasta el momento, que ya va siendo hora que alguien les enseñe como se dirige en realidad y ese puede ser nuestro árbitro.

Brasil pega y en serio. Alemania practica mejor el fair play pero si les rascas, les sale sangre, así que Marco deberá estar muy atento para que no pesen las camisetas.

Mucho éxito para nuestro compatriota y solo señalar que el arbitraje sigue llegando a instancias a las que el futbol jamás ha accedido. Es un honor.

 

Comentarios
No hay comentarios en “Un honor”


Untitled Document
 

css.php