Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Pregunta de una madre sobre su hijo adolescente

SheilaMorataya-Fleishman
3 junio 2008
Sección: Sin categoría

La adolescencia es una etapa de la vida compleja, marcada por rápidos cambios físicos, psicológicos y sociales y llena de maravillosas posibilidades de futuro.

Querida Sheila:

 

¿Cómo puedo hacer para que mi hijo adolescente me tenga toda la confianza para preguntarme de cualquier tema, sobre todo de sexo? Ludivina Dávila.

 

Querida amiga:

 

La “edad del pavo” como se conoce en algunos países es una edad intensa, con matices de luz y de sombra; con momentos de alegría y cólera; con aperturas y también portazos para los padres. Es una edad en que como padre o madre, se puede haber o no conquistado la amistad y confianza con el hijo. Además creo que es muy importante y conveniente distinguir los términos pubertad y adolescencia. La pubertad es el periodo de la vida en el que empieza a madurar el sistema genital, la adolescencia es, por otro lado, la época de la vida humana que da paso a la madurez. Es decir, cuando se habla de pubertad nos referimos a cambios fisiológicos y cuando hablamos de adolescencia de cambios psicológicos. Estos cambios son los que le dicen adiós a la niñez para dar inicio a la etapa adulta, sin embargo todavía no se es hombre ni mujer, pues es un periodo de transición que hay que ir asimilando poco a poco, sin correr y con mucha paciencia. Especialmente en esos momentos de silencio que viven los hijos, esos que los hacen pasarse horas enteras en su cuarto. Como padres, podremos no comprenderlos, pero si son hijos sanos que sabemos no andan en drogas o alcohol, son momentos en que ellos se hacen sus primeras preguntas existenciales: ¿quién soy?, ¿para qué estoy aquí?, ¿por qué hay injusticia en el mundo? Están descubriendo el maravilloso y fascinante mundo interior, y seguramente también el de la sexualidad. ¿Cuáles son algunos consejos que puedes darle a tu hijo adolescente en este terreno? Si te has sabido ganar su confianza podrás decirle:

 

1.- El impulso, es eso, UN IMPULSO. Los psicólogos freudianos creen que a los impulsos hay que darles salida, que es malo reprimirlos. Sin embargo, la logoterapia no cree que el ser humano sea sólo instinto o líbido. El ser humano es naturaleza biológica, psicológica y espiritual. Freud en su teoría de la sexualidad no consideró esto. Sin embargo, hay impulsos que no deben reprimirse y hay impulsos que sí. Lo interesante es diferenciarlos. En cuanto a los impulsos sexuales, tenemos de entrada una gran ventaja con respecto a otros muchos impulsos, y es que en su mayoría son predecibles, y por tanto, ordenables. Enséñale a tu hijo o hija la siguiente regla de oro: “He de reprimir aquellos impulsos que me lleven a una pérdida de control racional sobre mi cuerpo”. Es decir, cuando las consecuencias de los impulsos no sean queridas, los impulsos han de ser reprimidos a priori por la capacidad previsora de nuestra razón. En la pubertad la persona por supuesto que va a querer experimentar con su propio cuerpo, pero si la madre o padre educan moralmente, estará dentro de la esfera de su propia libertad y responsabilidad para con ella misma, el dejarse llevar por el impulso o no. La masturbación no deja ejercer el respeto hacia la propia dignidad como persona.

 

2.- Se puede vivir sin actividad sexual. Enséñale a tu hijo que la sexualidad no es una necesidad vital. La gran mayoría de los impulsos están condicionados. Es necesario que tu hijo/a sepa que la actividad sexual no es ni necesaria para la vida, ni moralmente obligatoria para ningún individuo. La sexualidad, debes decirle a tu hijo, se ha considerado siempre como una responsabilidad social, pues si no es bien orientada puede llevarte a infectarte de enfermedades como el herpes, la gonorrea y el sida. Debes hablar claro, sin tapujos y de frente de estos temas con tus hijos y hacerles saber que la facultad sexual no tiene como principal objetivo el placer, sino la procreación, y esto, idealmente en el seno de una familia.

 

Querida Ludy, un abrazo y adelante con ese adolescente.

 

Sheila.

Comentarios
3 Comentarios en “Pregunta de una madre sobre su hijo adolescente”
  1. Paty Romero Dijo:

    muy buen articulo. Tengo un hijo adolescente y dos ninas. Ademas, trabajo con pre- adolsecentes. Interesante.

  2. Paty Romero Dijo:

    muy buen articulo. Tengo un hijo adolescente y dos ninas. Ademas, trabajo con pre- adolsecentes. Interesante.

  3. Paty Romero Dijo:

    muy buen articulo. Tengo un hijo adolescente y dos ninas. Ademas, trabajo con pre- adolsecentes. Interesante.




css.php