Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Oración de Santo Tomás de Aquino


21 julio 2008
Sección: Sin categoría

Español:

Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios,

al sacramento de vuestro unigénito Hijo

mi Señor Jesucristo,

como enfermo al médico de la vida,

como manchado a la fuente de misericordias,

como ciego a la luz de la claridad eterna,

como pobre y desvalido al Señor

de los cielos y tierra.

Ruego, pues, a vuestra infinita bondad y misericordia,

tengáis por bien sanar mi enfermedad,

limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad,

enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez,

para que así pueda yo recibir el Pan de los Ángeles,

al Rey de los Reyes, al Señor de los señores,

con tanta reverencia y humildad,

con tanta contrición y devoción,

con tal fe y tal pureza,

y con tal propósito e intención,

cual conviene para la salud de mi alma.

Dadme, Señor, que reciba yo,

no sólo el sacramento

del Sacratísimo Cuerpo y Sangre,

sino también la virtud y gracia del sacramento.

¡Oh benignísimo Dios!,

concededme que albergue yo en mi corazón

de tal modo el Cuerpo de vuestro unigénito Hijo,

nuestro Señor Jesucristo,

Cuerpo adorable que tomó de la Virgen María,

que merezca incorporarme a su Cuerpo místico,

y contarme como a uno de sus miembros.

¡Oh piadosísimo Padre!,

otorgadme que a este unigénito Hijo vuestro,

al cual deseo ahora recibir encubierto

y debajo del velo en esta vida,

merezca yo verle para siempre,

descubierto y sin velo, en la otra.

El cual con Vos vive y reina en unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Latín

Omnípotens sempitérne Deus,

ecce accédo ad sacraméntum unigéniti Fílii tui,

Dómini nostri Iesu Christi:

accédo tamquam infírmus ad médicum vitæ,

immúndus ad fontem misericórdiæ,

cæcus ad lumen claritátis ætérnæ,

pauper et egénus ad Dóminum

cæli et terræ.

Rogo ergo imménsæ largitátis tuæ abundántiam,

quátenus meam curáre dignéris infirmitátem,

laváre foeditátem, illumináre cæcitátem,

ditáre paupertátem, vestíre nuditátem,

ut panem Angelórum,

Regem regum et Dóminum dominántium,

tanta suscípiam reveréntia et humilitáte,

tanta contritióne et devotióne,

tanta puritáte et fide,

tali propósito et intentióne,

sicut éxpedit salúti ánimæ meæ.

Da mihi, quæso,

domínici Córporis et Sánguinis

non solum suscípere sacraméntum,

sed étiam rem et virtútem sacraménti.

O mitíssime Deus,

da mihi Corpus unigéniti Fílii tui,

Dómini nostri Iesu Christi,

quod traxit de Vírgine María,

sic suscípere,

ut córpori suo mýstico mérear incorporári

et inter eius membra connumerári.

O amantíssime Pater,

concéde mihi diléctum Fílium tuum,

quem nunc velátum

in via suscípere propóno,

reveláta tandem fácie

perpétuo contemplári:

Qui tecum vivit et regnat

in saécula sæculórum. Amen.

Comentarios
No hay comentarios en “Oración de Santo Tomás de Aquino”


css.php