Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Mujer: maestra del agradecimiento

SheilaMorataya-Fleishman
3 junio 2008
Sección: Sin categoría

Con entrega, la mujer no cesa en el esfuerzo de inculcar la gratitud en la familia y la sociedad.

Hace unos días cayó en mis manos uno de esos libros que te sacuden y hacen pensar a medida que pasas las páginas. En este caso, la inquietud que surgió en mí cuando leía fue si realmente estoy dando a mis hijos los valores que la sociedad de hoy necesita.

 

El libro es "El valor de los valores", donde Covadonga O"Shea enumera una serie de principios que las mujeres debemos sembrar y cultivar en nuestros hijos. Uno de ellos, y muy importante, es la gratitud.

 

El libro recoge el testimonio del escritor francés Georges Chevrot, que señala que una de las primeras palabras que pronuncia un niño es “no”. Y nadie tiene que enseñarle. En cambio, cuántas repeticiones hacen falta para inculcarle el hábito de decir “gracias”.

 

Muchas veces tengo la sensación de que hoy los hijos consideran que es una obligación de los padres dar, y que la palabra gracias no tiene nada que ver con ellos. Como recuerda el Catecismo de la Iglesia “el respeto a los padres (piedad filial) está hecho de gratitud para quienes, mediante el don de la vida, su amor y su trabajo, han traído sus hijos al mundo y les han ayudado a crecer en estatura, en sabiduría y en gracia”

 

Dar las gracias —decir gracias— es una actitud aprendida desde la cuna. De ahí que la mujer tenga un papel preponderante en la enseñanza de la gratitud, que brota de acuerdo con la educación que se ha recibido en el corazón desde los primeros años.

 

Y no hablo del agradecimiento obligado, ese que se da por compromiso o de manera automática. Me refiero a dar gracias sinceramente, porque fui educado por mis padres para ser agradecido y porque he hecho propia, racionalmente, esta actitud.

 

La forma en que una persona expresa su agradecimiento nos dice todo de ella, ya que está expresando su corazón y alma misma.

 

Vivimos en un ambiente de mucho estrés, donde queda poco tiempo para reflexionar sobre los motivos para dar gracias, pero si somos mujeres que aspiramos a la excelencia femenina y, todavía más, pretendemos que nuestros hijos sean agradecidos, debemos de buscar un tiempo cada día para inculcarlo.

 

Es bueno tener la capacidad de decir gracias, aunque tal vez en esos momentos se esté atravesando por un problema muy grande, gracias porque pertenezco a una familia, porque puedo trabajar, soy una mujer sana, etc. Tener esta actitud diaria, abierta al agradecimiento, ayudará a lidiar mejor con lo negativo y a tener un mejor ánimo dentro de tu interior. Muchas veces no son los problemas los que verdaderamente nos cansan, sino es más bien la actitud que tomamos frente a ellos.

 

No se puede borrar el pasado con palabras. Nadie puede enseñarnos nada que no esté dentro de nosotros mismos. Como educadoras de nuestros hijos, las mujeres debemos mirarnos a nosotras mismas y reflexionar acerca de nuestra propia formación espiritual y humana, reflexionar y descubrir los hábitos de nuestro corazón.

 

Debemos también pensar si somos mujeres agradecidas en nuestro interior, ya que sólo así podemos cultivar este valor en los nuestros. En efecto, no estamos en el corazón de los que amamos ni ellos están en el nuestro, no sabemos las decisiones que tomarán nuestros hijos al hacerse grandes y dueños de su vida. Lo que sí sabemos es que, si cultivamos de la forma adecuada su fe y su afecto (corazón), podremos estar seguras de que tendrán la actitud de los bien nacidos: serán agradecidos.

Comentarios
No hay comentarios en “Mujer: maestra del agradecimiento”
  1. paulagomezroca Dijo:

    He comprobado que si uno es agradecida, con Dios y con las personas que nos rodean, los hijos lo captan enseguida y naturalmente lo imitan, se trata de enseñar con el ejemplo.

  2. paulagomezroca Dijo:

    He comprobado que si uno es agradecida, con Dios y con las personas que nos rodean, los hijos lo captan enseguida y naturalmente lo imitan, se trata de enseñar con el ejemplo.

  3. paulagomezroca Dijo:

    He comprobado que si uno es agradecida, con Dios y con las personas que nos rodean, los hijos lo captan enseguida y naturalmente lo imitan, se trata de enseñar con el ejemplo.




css.php