Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Los grandes problemas del siglo XXI


16 julio 2009
Sección: Sin categoría

Zaqueo Mestas

Los habitantes de cada país han enfrentado graves problemas en su desarrollo cultural, económico, político y entre otros, espiritual, la mayoría de ellos para el logro de sus fines se ha enfrentado a guerras y grandes luchas.

Hoy en día, mucha gente sigue peleando por un nivel de vida mejor, y lo hacen a costa de lo que sea para alcanzar sus objetivos, por ejemplo:

- Para obtener el oro negro (petróleo), destruyen y arrasan con naciones enteras.

- Otros pelean por territorios, como en el Medio Oriente, palestinos e israelitas, se han matado entre sí por un pedazo de tierra.

- Los que tienen, pelean y matan por tener más y viceversa.

Existen más ejemplos, pero estos, son una muestra de que existe una riña interminable.

Hablar de los grandes problemas del siglo XXI implica abarcar muchos terrenos en la vida del ser humano, en este caso, se puede decir que vivir es una continua lucha en diferentes formas y con diferentes adversarios, sin embargo en la actualidad mucha gente en el siglo XXI no pelea contra enemigos sino en contra de sus mismos familiares.

Adicciones

Una lucha que se está extendiendo en gran parte del mundo es la que se libra en contra de las adicciones en el ser humano, mismas que afectan hoy en día a muchísima gente no respetando nivel social ni creencia.

Este problema comienza en la familia por diversas causas, como la curiosidad, los estados emocionales variables, etc., cuando esto llega a suceder y alguien de la familia empieza a probar drogas no importando el tipo de fármaco ni el nivel social, con el paso del tiempo se vuelve una necesidad y se recurren a cualquier tipo de estupefaciente que por desgracia se consigue en cualquier parte con mucha facilidad.

Muchas veces, la familia no detecta este problema inmediatamente, sino hasta pasados unos meses cuando la persona que consume drogas comienza a mostrar alteraciones en la conducta como: sueño, irritación, desesperación, angustia, ansiedad, etc. Este es el comienzo de los problemas porque pasado un tiempo se empieza una verdadera lucha personal y una guerra en la familia.

En muchos casos, el esposo es el que se droga e inicia un verdadero calvario para su cónyuge, por las reacciones que presenta al ser presa de una adicción, se manifiesta en un principio en forma verbal, posteriormente en lo laboral (faltas continuas), carencias económicas y por consiguiente en el desequilibrio familiar.

Consecuencias

Niños, adolescentes y jóvenes son afectados por estos problemas de adicciones; en muchas ocasiones por la falta de dinero, dejan de asistir a la escuela truncando su futuro educativo.

El problema no para ahí, la persona afectada por la adicción cuando no tiene dinero, comienza a buscar la manera de solventar su vicio, recurren a la venta de sus pertenencias o las de sus familiares (muebles, joyas, aparatos, ropa, etc.), y terminan con todo lo que se tiene.

Día con día el problema en la familia se agudiza cuando la persona adicta comienza a entrar en crisis por la falta de la droga, viéndose a veces sumamente grave; en ocasiones, la familia se ve casi obligada a contribuir con su adicción para el temporal alivio de la persona en cuestión.

Una grave consecuencia ante este problema (de adicciones) es la desintegración familiar, si lo analizamos en el ámbito de la pareja da como resultado el divorcio, donde cualquiera de las partes (padre ó madre), decide separarse por la drogadicción, esto lleva al descuido de los hijos, los cuales quedan solos o son encargados a familiares o vecinos que no tienen la capacidad ni la autoridad suficiente para darles una buena educación.

Los niños y jóvenes bajo estas condiciones se hallan sin control, en sus entornos de desarrollo y convivencia existen personas que viven una situación similar en sus hogares y buscan refugiarse en las drogas para buscar una salida fácil o alivio a su hábitat familiar.

El tiempo y la confianza entre estas personas, juegan un papel importante para el incremento de jóvenes adictos, ya que una vez que han convivido y ven la similitud de sus vidas, el siguiente paso es el mal consejo, posteriormente la experimentación con la bebida y después con las drogas, para escapar de sus problemas.

Sin embargo el problema se vuelve mayor, porque ahora ya no es solo el padre o la madre, sino el o los hijos, y eso no es todo… el problema económico se vuelve peor para toda la familia, más aún, se pone en peligro la integridad moral de los hijos al no tener dinero para comprar lo que consumen viéndose obligados a robar y delinquir, lo que nos da un problema más… la delincuencia juvenil.

¿Qué es la delincuencia juvenil?

Es el quebrantamiento de leyes y normas jurídicas, por actos de niños o jóvenes con una conducta antisocial que interfiere con los derechos de otros.

En nuestros días millones de niños, adolescentes y jóvenes están viviendo en hogares donde sufren la ausencia de uno o ambos padres, el resultado de esto es reflejado en su conducta rebelde, desconfiada e incierta.

Por lo tanto estos jovencitos viven en la desolación y en la desorganización familiar; es obvio que no hay quién se encargue de inculcar valores éticos, morales y espirituales, mismos que los harían personas maduras y concientes.

Muchos delincuentes juveniles no son malos porque les guste la maldad sino que se volvieron así accidentalmente. Los orígenes de la delincuencia se derivan de muchas causas, como las que han sido expuestas con anterioridad (ambiente del hogar, padres separados, mala influencia de amigos, etc.), la delincuencia juvenil no sólo se ve en personas de escasos recursos, también alcanza a personas que tienen una posición económica desahogada. ¿Qué provoca que se conviertan en delincuentes? En muchas ocasiones se cae en esto porque sufren un fracaso, reciben una mala orientación, sufren descuido o simplemente se relacionaron con malas personas y éstas aprovechan su inocencia y los hacen caer en la drogadicción.

En otros casos los jóvenes se unen a pandillas para mostrarse a sí mismos o a sus congéneres, que son capaces de llevar a cabo actos importantes y que son dignos de publicidad. El alcohol y los narcóticos son el escape para calmar sus temores y traumas una vez que han actuado de manera criminal.

El alcohol también es una droga y causa los mismos efectos que cualquier otro estupefaciente, solo que éste es más "legal" y accesible en comparación con otro tipo de drogas, pues su elevado costo hace que únicamente cierto tipo de personas tengan acceso a estas sustancias.

Hemos visto que la mayoría de estos problemas se originan en la familia, la cual sin querer perjudicar a sus hijos, ha sido la causa para que sean delincuentes y por lo tanto un peligro para la sociedad. Antes de acusarlos y señalarlos, la sociedad debe conocer qué fue lo que motivó a estas personas a ser delincuentes; conviene investigarlos, brindarles la ayuda y el afecto que necesitan.

Todos ellos deben saber que sus padres los aman, desean lo mejor para ellos, y que tienen un lugar en la sociedad por su alto valor como seres humanos, y la oportunidad de rehabilitarse.

Soy el Director del Centro Integral Familiar Huixquilucan, A.C., tuve el problema que padecen estos niños y jóvenes, por lo tanto, sé que hay solución para estos problemas que tanto afectan a la familia y a la sociedad.

"Mente nueva, gente nueva para México"

Fuente: Nueva Epoca 4-4

Comentarios
No hay comentarios en “Los grandes problemas del siglo XXI”


Untitled Document
 

css.php