Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La lucha contra la corrupción: salvaguardar la integridad

Ma. del Rosario G. Prieto Eibl
26 junio 2008
Sección: Sin categoría

Terminar con la corrupción no ha sido ni será una tarea fácil, pero es responsabilidad de todos crear una cultura de honestidad y transparencia en el mundo.

Hoy continúan los esfuerzos por hacer realidad lo que se acordó en el mes de mayo del año 2001, fecha en la que se llevó a cabo el II Foro Global de la Lucha contra la Corrupción por Salvaguardar la Integridad, en La Haya, Holanda. Aquí se dieron cita miles de representantes de gobiernos, organizaciones internacionales y delegados de la sociedad civil de 190 países; casi todos los países del mundo unidos para combatir la corrupción, lo que indica que el tema es un mal que aqueja a muchos.

En aquel Foro Global Anticorrupción, la organización Transparencia Internacional se propuso “Cerrar el Casino de la Corrupción”, sin embargo, la corrupción es un mal que cada vez va en aumento a pesar de los esfuerzos realizados.

El Foro terminó con una declaración final cuyo propósito fue que sirviera de base para un futuro tratado anti-corrupción de la Naciones Unidas (ONU). Buscó encarar la corrupción desde diferentes perspectivas, para lo cual se crearon 5 Grupos de Trabajo, todos a puertas cerradas: Integridad y Gobierno; Fortalecimiento de Leyes; Aduanas; Corrupción, Transición y Desarrollo; Gobiernos y Sector Empresarial; mismas que parecen abarcar las áreas en las que la corrupción puede ser abordada de una manera directa para el verdadero desarrollo social, sin embargo, hasta ahora parece que la conferencia de La Haya quedará como una más de las celebradas sobre la lucha contra la corrupción.

La corrupción, un mal global que no respeta a nadie

El ministro de Justicia de Holanda, Benk Korthals, abrió aquel foro afirmando que "ningún país puede protegerse del impacto de la corrupción más allá de sus fronteras y, por lo tanto, todas las naciones deben trabajar juntas para luchar contra la corrupción".

“La corrupción es un mal que aflige no sólo a los países en vías de desarrollo, sino también al mundo desarrollado", dijo Tunku Abdul Aziz, vicepresidente de Transparencia Internacional y agregó: "la corrupción es neutral, no respeta a ninguna nación por grande o pequeña que sea, ni por rica o pobre que sea".

Para Transparencia Internacional (TI) hay dos culpables: las élites políticas corruptas y los empresarios e inversionistas corruptos.

¿Los delitos? "Atrapar a naciones enteras en la pobreza y obstaculizar el desarrollo sostenible" y "colocar el beneficio privado antes del bienestar de los ciudadanos y del desarrollo económico de sus países" afirmó Peter Eigen, el presidente de Transparencia Internacional al lanzar el Índice de Percepción de Corrupción 2002 (IPC) y mencionó que en un puntaje de 1 a 10 (de mayor a menor nivel de percepción de corrupción) 70 de 102 países clasificados no lograron pasar los 5 puntos.

De hecho, como afirma Gallegos, F. "Estamos asistiendo al nacimiento de una corrupción supranacional. En un mundo y economía globalizados es difícil pensar que la corrupción es sólo un problema local”.

Así mismo, la Iglesia nos dice que la paz mundial depende en buena medida de la solidaridad entre las naciones y los pueblos; así mismo afirma que “la solidaridad internacional es una exigencia de orden moral” Catecismo de la Iglesia Católica, no. 1941.

Y es que las naciones tienen también una vocación de amor, de apoyo y de fraternidad, cada nación debe ser colaboradora del bien común mundial.

Injusticia, credibilidad, ingobernabilidad.

La corrupción es un problema que afecta a todos, las injusticias, los engaños, los abusos de cualquier índole ya sea económico, político social van en contra de la dignidad de la persona humana que exige ser respetada. La las injusticias que provocadas por la corrupción ponen en juego la credibilidad de un gobierno, de la autoridad política que tiene a su cargo una nación, por lo que genera la ingobernabilidad de un país y ocasiona problemas sociales como la delincuencia.

Como vemos, la corrupción no sólo tiene efectos en la economía de los países como es el caso del comercio europeo al que le cuesta unos US $80.000.000.000 al año; sino también en la credibilidad de los ciudadanos en los sistemas políticos, como señaló Eigen:

"En partes de Sudamérica, el soborno y el mal gobierno de las élites políticas le restaron credibiliad a las estructuras democráticas que aparecieron después del fin del gobierno militar".

Por lo que es preciso que la sociedad asegure la justicia social procurando las condiciones que permitan a las asociaciones y a las personas un trato adecuado y reciban lo que es debido.

Encontramos en el Catecismo de la Iglesia Católica en el no. 2409 que corrupción es "Toda forma de tomar o retener injustamente el bien ajeno, aunque no contradiga las disposiciones de la ley civil, retener deliberadamente bienes prestados u objetos perdidos, defraudar en el ejercicio del comercio, pagar salarios injustos, elevar los precios especulando con la ignorancia o la necesidad ajenas”, nos dice también que son moralmente ilícitos, la especulación mediante la cual se pretende hacer variar artificialmente la valoración de los bienes con el fin de obtener un beneficio en detrimento ajeno; la corrupción mediante la cual se vicia el juicio de los que deben tomar decisiones conforme a derecho; la apropiación y el uso privados de los bienes sociales de una empresa; los trabajos mal hechos, el fraude fiscal, la falsificación de cheques y facturas, los gastos excesivos, el despilfarro. Infligir voluntariamente un daño a las propiedades privadas o públicas es contrario a la ley moral y exige reparación."

Así mismo otra forma de corrupción es el escándalo y las condiciones sociales que no contribuyen al bien común "El escándalo puede ser provocado por la ley o por las instituciones, por la moda o por la opinión. Así se hacen culpables de escándalo quienes instituyen leyes o estructuras sociales que llevan a la degradación de las costumbres y a la corrupción de la vida religiosa, o a “condiciones sociales que, voluntaria o involuntariamente, hacen ardua y prácticamente imposible una conducta cristiana conforme a los mandamientos”. Lo mismo ha de decirse de los empresarios que imponen procedimientos que incitan al fraude, de los educadores que "exasperan" a sus alumnos, o de los que, manipulando la opinión pública, la desvían de los valores morales." CIC, no. 2286.

Corrupción y la Protección de la Integridad

La corrupción socava la legitimidad de las instituciones públicas, atenta contra la sociedad, el orden moral y la justicia, así como contra el desarrollo integral de los pueblos.

Los sobornos, las "mordidas", el nepotismo y la malversación de fondos se encuentran afectando los derechos de las personas; actividades ilícitas que se consideran dentro del derecho internacional para ser atendidas.

Ahora bien, corrupción significa “alterar y trastocar la forma de alguna cosa”. Por lo que podemos decir que se ha alterado el orden de muchas cosas por las cuales encontramos una corrupción global pero no me refiero solo de la que hemos estado hablando, la corrupción económica o política; sino de los diferentes ámbitos el físico, el psicológico, el social y el espiritual.

Por lo que proteger la integridad significa no solo atender los desordenes políticos y económicos sino los sociales buscando el bien y la transparencia al hablar de todo tipo de temas.

Crear una conciencia pública del problema de la corrupción.

Transparencia Internacional (TI), es la única organización no gubernamental a escala universal dedicada a combatir la corrupción, congrega a la sociedad civil, sector privado y los gobiernos en una asta coalición global.

En el ámbito internacional, TI impulsa campañas de concientización sobre los efectos de la corrupción, promueve la adopción de reformas políticas, el establecimiento de convenciones internacionales sobre la materia; alienta la adhesión a las mismas y luego observa la implementación de dichos acuerdos por parte de los gobiernos, corporaciones y empresas. Asimismo, a nivel nacional, los capítulos de Transparencia Internacional actúan en procura de una mayor transparencia y la materialización del principio de rendición de cuentas. Con este fin, TI monitorea el desempeño de algunas instituciones claves y ejerce presión para la adopción no-partidista de las reformas que sean necesarias.

Sin embargo, "Nada se hace en esta materia si los ciudadanos no tienen conciencia sobre el problema y no le exigen a los funcionarios y gobernantes que hagan algo", dijo Roberto de Michelle, director de Política de Transparencia de la Oficina Anti-corrupción de Argentina.

Así que todas las personas son responsables de que se viva un mundo más humano, lejos del engaño, del error, del abuso y el fundamento para luchar por ello es el respeto a la dignidad de las personas.

Por lo que en el fondo de las cosas, es esta dignidad de las personas la que ha de impulsar a reforzar los esfuerzos para reducir las excesivas injusticias y desigualdades en los ámbitos no solo de la economía sino también de educación, política, salud, en los medios masivos de comunicación, en la readaptación social, etc.

La mejor arma: La Educación

Los países no están conformes con el índice de corrupción que actualmente vivimos y será hasta 2003 cuando se realizará el próximo Foro Anti-Corrupción en Corea del Sur, y correrá paralelo a la Décima Conferencia Internacional Anti-Corrupción de las Naciones Unidas.

En el mundo "La armonía en la que se encontraba, establecida gracias a la justicia original, quedó destruida; el dominio de las facultades espirituales del alma sobre el cuerpo se quiebra… A causa del hombre, la creación es sometida a la servidumbre de la corrupción (Rm 8,20)…" Catecismo de la Iglesia Católica, no. 400

"En cuanto al cosmos, la Revelación afirma la profunda comunidad de destino del mundo material y del hombre: Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios… en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la corrupción… Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo (Rm 8,19-23)" CIC, no. 1046.

Ojalá que algo se pueda hacer, esperemos que sí y que su punto de partida y de llegada sea el respeto a la dignidad de la persona humana, y tengan como principios fundamentales la solidaridad y la subsidiaridad, solo así podrán atender de fondo este problema y encontrar verdaderas soluciones a los problemas de corrupción que el mundo ha sufrido y sufre hoy en día "Preparar a la gente contra la corrupción es fundamental, porque el problema en Ecuador y en la mayoría de los países de América Latina es que los niños, los jóvenes y la gente común crecen en un ambiente de ignorancia respecto a la corrupción, y de esta forma el poder y los corruptos fácilmente los engañan. Aprendiendo bien qué es la corrupción uno se prepara, se vacuna contra este mal” mencionó uno de los representantes de gobierno en el Foro que mencionamos en párrafos anteriores.

Pero eso no lo es todo, es preciso “educar” con paciencia, a los futuros dueños del mundo, a los futuros empresarios, políticos, servidores privados y públicos, es urgente enseñar a los niños y jóvenes lo que verdaderamente no da paso a la corrupción, me refiero a los valores y virtudes que hacen de un hombre un ser personal, un ser sin dobleces, un hombre transparente, de una sola pieza.

Estos valores y virtudes son la honestidad, el respeto, la solidaridad, la verdad, la justicia, la benevolencia y la caridad entre otros, mismos que es preciso que formen parte de la personalidad de cada ser humano.

Terminar con la corrupción no ha sido ni será una tarea fácil, pero es responsabilidad de todos, de los gobernantes, de los medios de comunicación, de las escuelas y prioritaria y especialmente de los padres de familia; ellos son los principales educadores, que con su vida han de mostrar el camino que a sus hijos les llevará a ser personas íntegras que lucharan por un mundo más honesto, más humano, sin corrupción. Los niños necesitan de su ejemplo para aprender y darse cuenta de que a pesar de este mal que aqueja hoy al mundo, se puede ser justo, honesto y leal. No olvidemos que siempre y en todo se empieza por casa.

Comentarios
No hay comentarios en “La lucha contra la corrupción: salvaguardar la integridad”
  1. loyda zamudio Dijo:

    la corrupcion tambien esta en nuestra familia, y de nosotros depende si seguir o arrancar

  2. loyda zamudio Dijo:

    la corrupcion tambien esta en nuestra familia, y de nosotros depende si seguir o arrancar

  3. loyda zamudio Dijo:

    la corrupcion tambien esta en nuestra familia, y de nosotros depende si seguir o arrancar

  4. Loloya Dijo:

    Los seres humanos nos educamos desde la cuna, es responsabilidad de los padres, abuelos, etc, educar a los pequeños dentro de normas y valores para que esa semilla se convierta en un roble para enfrentar el mundo, si toda una generaciòn fuera educada de esa manera, habrian espranzas de que se erradique la corrupciòn.

  5. Loloya Dijo:

    Los seres humanos nos educamos desde la cuna, es responsabilidad de los padres, abuelos, etc, educar a los pequeños dentro de normas y valores para que esa semilla se convierta en un roble para enfrentar el mundo, si toda una generaciòn fuera educada de esa manera, habrian espranzas de que se erradique la corrupciòn.

  6. Loloya Dijo:

    Los seres humanos nos educamos desde la cuna, es responsabilidad de los padres, abuelos, etc, educar a los pequeños dentro de normas y valores para que esa semilla se convierta en un roble para enfrentar el mundo, si toda una generaciòn fuera educada de esa manera, habrian espranzas de que se erradique la corrupciòn.




css.php