Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El auténtico regalo de Navidad

Pbro. Luis Fernando Valdés López
22 diciembre 2008
Sección: Sin categoría

La recesión económica por la que atravesamos en todas las regiones del mundo, lejos de perjudicar la fiesta de la Navidad, más bien la ha favorecido.

Lo anterior suena curioso: si ya no hay dinero para regalos, para fiestas y para viajes ¿cómo que es que no le ha afectado? Al contrario, esta forzada austeridad nos ayuda a superar la visión consumista de las celebraciones decembrinas, para contemplar su auténtico significado. Pero, ¿cuál es el verdadero sentido de la Natividad del Señor?

El 25 de diciembre festejamos el natalicio de Jesús de Nazaret. La fe de los creyentes cristianos afirma que Jesús es el Cristo (el Mesías o Ungido) anunciado en el Antiguo Testamento, que es Hijo de Dios, que se hizo ser humano para salvar al mundo de sus pecados. Celebramos que Dios se ha hecho hombre como nosotros, para enseñarnos el camino hacia Dios. La alegría de la Navidad consiste en que se cumple la profecía de Isaías (7, 14; Marcos 1, 23): un mujer virgen concebiría un hijo, que sería el Emmanuel, o sea, Dios-con-nosotros. Santa María trajo al mundo el gozo de la cercanía de Dios.

Este júbilo espiritual se ha traducido, desde hace siglos, en grandes celebraciones: oficios litúrgicos solemnes, con música e incienso; una reunión familiar, con una comida especial y ofrecimiento de regalos. Pero, con la creciente descristianización de los últimos dos siglos, la fiesta navideña se ha vaciado de sentido religioso, para quedar sólo como una fecha para una reunión familiar y para dar regalos, y también quizá para viajar aprovechando las vacaciones. Se ha perdido el Dios-con-nosotros.

Esta pérdida de sentido religioso no sólo afecta a la celebración misma (celebrar el nacimiento de Jesús, pero sin hacer referencia a Él; es tan absurdo como organizar una fiesta de cumpleaños y no invitar al festejado). También perturba la vida cotidiana de las personas, que han mentalizado a recibir regalos navideños, pero ya no reparan en la cercanía de Dios. Por eso, cuando se dirigen al Señor, esperan conseguir regalos y favores, pero si no los consiguen se apaga su fe en Él.

Una Navidad con austeridad nos ayudará a preguntarnos a qué vino Jesús al mundo. Al observar su Vida en los Santos Evangelios, notamos inmediatamente que Jesús no vino a darnos riquezas, pues nació en un lugar miserable (Lucas 2, 7). Tampoco trajo poderío militar, pues tuvo que huir de Herodes que mando matar a todos los niños de esa comarca, pensando que así eliminaría al recién nacido Rey de Israel (Mateo 2, 13-18). Aunque años después curó a muchos enfermos, tampoco vino a ofrecernos la salud, pues Él mismo sufrió la tortura y la muerte de Cruz (Mateo 27, 32-55).

Entonces –escribe el Papa Benedicto XVI– “¿qué ha traído Jesús realmente, si no ha traído la paz al mundo, el bienestar para todos, un mundo mejor? ¿Qué ha traído? La respuesta es muy sencilla: a Dios. Ha traído a Dios” (Jesús de Nazaret, p. 69).

Éste es el auténtico regalo de Navidad: comprender que celebramos la cercanía de Dios. Jesús Nazaret es Dios-con-nosotros porque es Dios viviendo el drama de la existencia humana: la alegría y el dolor, el amor y la traición, la carencia de bienes materiales… Sabemos que Jesús es Dios-con-nosotros, no porque nos llené de dinero o de salud, sino porque ha vivido lo mismo que ahora experimentamos nosotros y le ha dado un sentido sobrenatural, divino, a nuestra abundancia y a nuestra carencia, a nuestra salud y a nuestra enfermedad. Ahora tenemos a Dios en nuestras vidas y, por eso, con o sin regalos, podemos decir ¡Feliz Navidad!

Correo: lfvaldes@gmail.com

http://columnafeyrazon.blogspot.com

Comentarios
2 Comentarios en “El auténtico regalo de Navidad”
  1. karla Dijo:

    Que hermoso artículo, en verdad que hemos perdido de vista la cercanía de Dios nuestro Señor en nuestras vidas, y nos hemos dejado llevar por las cosas del mundo. Deseo que en esta navidad, logremos recuperar al DIOS CON NOSOTROS, que lo dejemos ENTRE NOSOTROS y más aún, que lo recibamos DENTRO DE NOSOTROS en la Sagrada Eucaristía, que es el sitio privilegiado donde tenemos a Dios lo más cerca posible de nuestra vida y nuestro corazón. Que todos recibamos este maravilloso regalo en esta navidad. Amén
    ¡¡¡Feliz Navidad!!!

  2. griselda calderon Dijo:

    gracias por esta hermosa reflexion, cuan cierto es todo…En esta NAVIDAD, celebremos al DIOS en nosotros, ese Dios que se hizo hombre por amor…tomo nuestra humanidad y mas aun, para quedarse en nosotros se nos dio en la EUCARISTIA…que maravilloso poder llevar en nuestros corazones al DIOS en NOSOTROS….FELIZ NAVIDAD a todos y mas aun al que como regalo lleva a los demas el mensaje del amor en Navidad.




Untitled Document
 

css.php