Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El Monje y el Papa

ChristopherJiménez Estrada
19 octubre 2013
Sección: Sin categoría

 No importó la lluvia ni el frío. Sobre la Plaza de San Pedro, discreto pero desconcertante, un pequeño hombre permanecía arrodillado de cara a la Basílica, recogido en una profunda oración. La mirada de los curiosos lo hizo foco de cientos de fotografías, nota espectacular y sólo eso, de no pocos noticieros.

Después se supo que se llama Massimo Coppo, nacido en Peruggia en mayo de 1948 e ingeniero agrónomo de profesión. Teniendo una treintena de años, abandonó su puesto como profesor y abrazó la radicalidad de la orden franciscana. Se sabe que además del italiano, domina también el idioma inglés.

Fueron pocos los que entendieron su silenciosa invitación: orar por un nuevo Papa que llegaba en tiempos difíciles para nuestra iglesia. Mientras los telediarios apuntaban sus cámaras a los pies descalzos y a la rustica tela de su hábito, otros prefirieron desplegar el cobijo de una sombrilla sobre el fatigado cuerpo de aquel hombre.

Y seguramente las oraciones de Massimo también hicieron eco más allá de la cúpula de San Pedro. Un par de días después asomaba su sonrisa un tímido Papa Francisco que con su nombre asomaba también un mensaje de esperanza y humildad.

Apenas terminado el Cónclave, Massimo volvió a Asís, seguramente musitando su mejor oración: la de su propia vida, humilde, sencilla. Todavía se le ve caminando y prodigando palabras de aliento a los peregrinos que se le avecinan. En Roma se quedó el Papa, haciendo lo propio: recitando cada día la plegaria de su ejemplo, musitando palabras de aliento para todos los que le visitan y mostrando infatigable, aquella sonrisa que conquista.

Comentarios
7 Comentarios en “El Monje y el Papa”
  1. Paola Dijo:

    Qué hermoso testimonio! Ojalá el monje rezara por mi…
    GRACias por compartirlo y publicarlo!
    Paola.

  2. BEATRIZ Dijo:

    hermosa historia del hombre massimo.dejò todo por andar y prodigar, paz, sencillez, y dejar de lado tanta miseria material……depronto hasta sin saberlo
    DIOS lo coloco allì, para darnos lecciòn de vida……………..o seria el mismo san francisco de asis encarnado en este gran hombre.

  3. Guadamena Dijo:

    BEATRIZ:

    Que hermosa manera de pensar, si todos pensaramos un poquito de esa manera , mi Dios estaria muy contento de nosotros.

    Si, eso fue, que mi Dios envio a San Francisco de Asis para que con esa humildad de corazon, nos dejara un Papa humilde, y nos llamara a la conversion.
    Mi Dios los bendiga a todos AMEN.

  4. paquita muñoz-cobo Dijo:

    He visto la fotografía del monje. Así tenemos que ser todos, hacer lo que hay que hacer, sin importarnos lo que digan.

  5. Enrique Dijo:

    FELICIDADES Y QUE LO BENDIGA EL SEÑOR GRANDEMENTE. Es el reflejo de lo que significa la pobreza de Jesús, en pleno siglo XXI y en el semo de la Iglesia,como testimonio de la presencia de Cristo Jeús entre nosotros. Dios y Jesús se manifiestan de diversas formas, la presencia de este monje es una de las manifestaciones de lo que Dios y Jesús, nuestro Señor quiere de nosotros. SER HUMILDES Y PRODUCIR BUENOS FRUTOS PARA SU GLORIA.
    Dios los bendiga.

  6. julia Dijo:

    la humildad empieza desde casa así como lo hizo el monje, Jesús nos demuestra la humildad desde casa quiere decir empezar de nosotro mismo DIOS quiere que todo trabajemos con humildad por su Iglesia y por los pobre que Dios los bendiga

  7. Mariana Pinto de Sierra Dijo:

    Yo me uno a la opinión de mis antecesoras. Fue Dios, nuestro Señor quien lo puso allí para que nos enseñe a orar porque nos falta tanto, y luego nos muestra el Señor que si lo hacemos NOS RESPONDE, si no veamos al Papa que nos ha puesto para que nos dirija. Larga vida al PAPA. Bendiciones para todos




Untitled Document
 

css.php