Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Dos actitudes que nutrirán tu matrimonio

SheilaMorataya-Fleishman
4 junio 2008
Sección: Sin categoría

El respeto y la admiración por tu esposo son elementos fundamentales para nutrir tu matrimonio, especialmente cuando ha pasado la ilusión inicial.

Siempre he pensado que cuando te casas descubres un mundo de posibilidades y sorpresas para crecer como persona, es como encontrarte que quien verdaderamente eres. Una mujer casada tiene muchas oportunidades para ser creativa, audaz, dulce, impecable ama de casa y sobre todo admiradora y fan número uno de su esposo. Si comienzas tu vida de casada este texto te podrá ayudar un poco a no cometer errores que le cuestan a la vida en común, si ya tienes varios años tal vez podrías reflexionarlo un poco y si tienes muchos, estoy segura que me darás la razón.

 

La primera actitud: respeto

 

¿Recuerdas la primera vez que tuvieron una pelea y preferiste guardar silencio? O por lo menos ¿no alzaste la voz? Lo hiciste por respeto, ¿verdad?

La actitud “respeto” hacia lo que él es, decide, hace y opina es básica para que la relación de pareja no sufra heridas que con los años si no se cuidan pueden volverse en verdaderas llagas que jamás podrán cerrarse. El famoso filósofo Dietrich Von Hildebrand llamaba al respeto “la madre de todas las virtudes”, e insistía en que el respeto es la clave para una vida feliz y desde luego para un matrimonio feliz. Amiga, sólo una mujer que respeta tiene la capacidad de adoptar la actitud correcta hacia su esposo, hijos y Dios.

La verdadera calidad humana, tu verdad interior, la mansedumbre o violencia siempre quedará al descubierto a la hora de tener fuertes desacuerdos con tu esposo, e incluso cosas insignificantes (las que en realidad forman el todo) que te exigirán tener autocontrol de mujer para no abrir la boca de una forma necia y así faltarle al respeto. Cuando el respeto a un hombre se pierde amiga, la presa del amor queda seca pues empiezas a anteponer el egoísmo y tu propio sentimentalismo. Pero, ¿y si es el que comienza a ofenderme y me hace perder la cabeza con sus actitudes tontas? Me dirás. Podrías aplicar en esos momentos aquella famosa expresión de Santa Teresa:“Nada te turbe, nada te espante, Dios no se muda, quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta.”

La posición que te propongo es muy simple, ¿quieres sentar un punto de equilibrio?

¿Quieres en muchas ocasiones proteger el amor? Pues el silencio será tu mayor arma para que el respeto nunca se pierda. Analízalo despacio. Proteger entonces será defender el amor, apoyar tu relación desarrollando una agudeza femenina que sólo puede nacer del correcto uso de tu inteligencia. Puedes aprender mucho sobre esto estudiando cada una de las virtudes humanas de María de Nazareth.

 

La segunda actitud: admiración

 

¿Podrías hoy recordar la admiración que sentiste por él cuando tenían sus primeras conversaciones?, tal vez lo admiraste por su forma de ser con su mamá, o por lo buen estudiante que era, o quizá porque ya era un alto ejecutivo.

Tal vez no fuera nada de eso lo que te cautivó sino más bien su forma de estar en los detalles. La actitud “admiración”, amiga tú y yo lo sabemos, es fundamental para decidirte cada día querer seguir con amor y verdadero compromiso al lado de tu pareja.

 

Es lamentable ver como hay mujeres que se casan muy enamoradas y a medida que el tiempo pasa van perdiendo poco a poco la admiración que un día dijeron sentir por su esposo. Algunas expresiones como, “es que cuando me case con él su futuro prometía tanto, es que pensé que así como era de atento en el noviazgo sería ya de casados, no tiene nada de deseos de superación, es tan conformista. En realidad no siento que haya nada en el que me motive a admirarle”. Parecería ser que son mujeres que sólo aman lo que ven y sienten, que se desilusionan porque a la hora de convivencia sus expectativas no se cumplieron, dejando la voluntad por asombrarse cada día ante las cualidades del esposo a un lado.

La mujer que admira a su esposo es importante que lo interiorices, es aquella que se siente orgullosa hasta de sus más pequeños logros.

 

Estrategias para nutrir y defender su amor

 

1. Si tu esposo te falta el respeto injustamente. Sé amable y cariñosa con él. Desármalo inteligentemente.

2. Si tu esposo se muestra incomprensivo, irrazonable y agresivo contigo. Sé tú comprensiva con él.

3. Si a veces él es desatento, impaciente, nervioso, indeciso, lento, inconstante, y negligente. Derrocha paciencia y buen humor en tu trato.

4. Si a veces se muestra pesimista y se queja. Muéstrate especialmente alegre y optimista.

5. Si a veces se pasa de orgulloso, autosuficiente o insultante. Sé sencilla y humilde en tus modales. Sé sabia.

6. Si empiezas a perder la admiración por él, recuerda todo lo que a la primera impresión te cautivó de él. Tú puedes hacerlo.

 

Ten especial cuidado en los detalles

 

1. Si protesta por todo, te critica, y luce descontento. No te canses tú de alabar sus cualidades.

2. Si alguna vez se muestra ingrato, brusco o insensible. Regálale tu sonrisa y tu perdón.

3. Si es muy autoritario, celoso y hasta injusto. Ámalo así, reza mucho por él y dale el ejemplo.

4. Si sabes que es lo que le disgusta pon cuidado en no faltar en eso mismo.

 

Querida amiga, es hermoso poder compartir todos los días de tu vida luchando en todos los momentos, especialmente en aquellos de más tensión por mantener a salvo estas dos hermosas actitudes que siempre nutrirán tu relación. No olvides que el respeto y la admiración son llaves que un corazón sabio siempre tiene a la mano. Santa María lo sabía.

Comentarios
No hay comentarios en “Dos actitudes que nutrirán tu matrimonio”
  1. marta coronel de colina Dijo:

    Es una gracia de Dios encotrar esta pag. Q me ayuda en la crisi q vivo en matrimonio,mi esposo siendo feligres activo le perdone su infidelidad hoy sufro por ese hijo natural q debo hacer el permanece en casa y en la iglesia" marta de venezuela

  2. marta coronel de colina Dijo:

    Es una gracia de Dios encotrar esta pag. Q me ayuda en la crisi q vivo en matrimonio,mi esposo siendo feligres activo le perdone su infidelidad hoy sufro por ese hijo natural q debo hacer el permanece en casa y en la iglesia" marta de venezuela

  3. marta coronel de colina Dijo:

    Es una gracia de Dios encotrar esta pag. Q me ayuda en la crisi q vivo en matrimonio,mi esposo siendo feligres activo le perdone su infidelidad hoy sufro por ese hijo natural q debo hacer el permanece en casa y en la iglesia" marta de venezuela




css.php