Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Desarrollo sostenibe: ¡Algo hay que hacer y pronto!

Ma. del Rosario G. Prieto Eibl
26 junio 2008
Sección: Sin categoría

Cada día son más las voces que se unen a la idea de que "algo hay que hacer y pronto" para evitar lo que ya se conoce como "ecocidio de la tierra"

"Una sociedad humana global basada en la pobreza de muchos y la prosperidad de unos pocos, caracterizada por islas de riqueza entre un mar de pobreza es insostenible", afirmó el presidente sudafricano y presidente de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de la Tierra Thabo Mbeki , mismo que indicó que ya es hora de desmantelar "un orden mundial basado en el "principio salvaje de la supervivencia del más fuerte".

Desde hace tiempo se ha comprendido que el desarrollo debe ser sostenible, es decir, que cada generación debe cubrir sus necesidades sin dañar el medio ambiente y sin comprometer la capacidad de desarrollo de las sucesivas generaciones. En 1992, en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, la comunidad internacional adoptó un plan de acción (Agenda 21) para el desarrollo sostenible. Diez años después, la Cumbre de la Tierra, patrocinada por las Naciones Unidas, tiene lugar en Johannesburgo, Sudáfrica.

Se cuenta con la presencia de un centenar de jefes de estado y de gobierno que han escuchado el llamado a una acción coordinada a nivel internacional para combatir la pobreza y proteger el medio ambiente. "Los pueblos del mundo esperan que esta cumbre mundial cumpla con su promesa de ser una adecuada culminación a una década de esperanzas", dijo Mbeki a los delegados al iniciarse la reunión, que cuya duración es de 10 días, y considerada la mayor en la historia de la ONU. El objetivo es relanzar el plan de acción con iniciativas concretas sobre todo en cinco áreas prioritarias: agua potable y saneamiento, energía, salud, productividad agrícola y biodiversidad. Estos son algunos datos esenciales sobre la situación en estos campos, junto con propuestas que se debaten en la conferencia.

"Ecocidio de la tierra": Los problemas del desarrollo mundial

Cada día son más las voces que se unen a la idea de que "algo hay que hacer y pronto" para evitar lo que ya se conoce como "ecocidio de la tierra" –definición dada al deterioro del medio ambiente y de los recursos vitales del planeta— a la vez que aliviar las diferencias entre los mas ricos y los pobres.

Hay muchos problemas mundiales, pero a los que se ha enfocado y dado prioridad la Cumbre de la Tierra en este 2002 son como se mencionó anteriormente el agua, la energía, salud, productividad agrícola y biodiversidad, veamos porque son los focos de atención para los mandatarios y jefes de estado.

En relación al agua, en la actualidad el 65 por ciento de la humanidad no tiene agua potable y un porcentaje similar carece de instalaciones sanitarias en sus viviendas. Hay 1.100 millones de personas en los países en desarrollo (PED) que no tienen acceso a agua potable en buenas condiciones, y 2.200 millones no disponen de saneamiento. La escasez de agua limpia provoca problemas de higiene y enfermedades.

En cuanto a la energía, se afirma que la energía hace posible el desarrollo, pero es también una de las principales causas de contaminación atmosférica y daños al medio ambiente. Más de 2.000 millones de personas, que viven en áreas rurales pobres de países en desarrollo, no disponen de servicios modernos de energía, y utilizan madera y biomasa para calentarse, cocinar y alumbrarse. Las emisiones de dióxido de carbono derivadas de la utilización de los combustibles sólidos representan el mayor componente (hasta un 75%) de los gases de efecto invernadero.

Al hablar de salud, podemos mencionar que las condiciones de salud han mejorado durante los años 90, con un aumento de la esperanza de vida y un descenso en la tasa de mortalidad. Sin embargo, el SIDA está matando a millones de personas en sus años más productivos. A finales de 2001, se estimaba que 40 millones de personas estaban infectadas, un tercio de ellas de 15 a 24 años de edad. En el África subsahariana, donde está el 70% de los infectados, el SIDA ha hecho retroceder la esperanza de vida en algunos países al nivel de los años 80. Unos 11 millones de niños menores de 5 años mueren cada año en los PED. El 70% de estas muertes se deben a diarreas, infecciones respiratorias, malaria, sarampión o malnutrición.

Al hablar de la productividad agrícola , sigue habiendo unos 800 millones de personas que padecen hambre, sobre todo en áreas afectadas por catástrofes naturales y guerras. Se teme que no se pueda expandir más la tierra cultivable en Oriente Próximo, el Norte de África y Asia del Sur. La tala de árboles para ganar terreno cultivable contribuye a la erosión del suelo.

En referencia a la biodiversidad, la explotación excesiva de los recursos naturales puede provocar que los ecosistemas no sean capaces de mantenerse o regenerarse. En los países pobres, la degradación ambiental es consecuencia de que la gente, acuciada por las necesidades inmediatas de supervivencia, descuida la conservación a largo plazo. En los países ricos, la degradación de los ecosistemas se debe muchas veces al consumo excesivo de recursos naturales y a los desperdicios que genera.

Las estadísticas en cada caso son desoladoras.

Como lo hemos visto, las estadísticas son desoladoras, resumiendo nos damos cuenta de que la mitad de la población mundial vive con menos de dos dólares diarios y mil 200 millones de personas sobrevive con menos de un dólar al día. Aunque la pobreza existe en las naciones desarrolladas, ésta se acentúa en los países en desarrollo, donde viven 4 mil 600 millones de personas. De ellas, casi 800 millones no tienen una alimentación suficiente, más de 850 millones son analfabetas, más de mil millones carecen de acceso a agua limpia, cerca de 36 millones tienen el virus del VIH/SIDA, casi 325 millones de niños no están en la escuela y otros 11 niños menores de cinco años mueren cada año por enfermedades prevenibles o curables.

Con este panorama que es el actual podemos darnos cuenta de que la situación para la humanidad no es favorable en lo más mínimo, ni prometedora o alentadora, lo más triste es que el hombre es su propia víctima ya que el principal actor y causante de la realidad actual de la tierra es él mismo pues no ha sabido cuidar de si, ni de sus semejantes, ni de la creación ya que por ejemplo: Es la actividad humana la que ha degradado más de la mitad de los ecosistemas costeros del mundo, durante la década pasada, el mundo perdió unos 84 millones de hectáreas de bosques, equivalentes a la superficie de Venezuela; en gran parte también se le debe al hombre que más de 11 mil especies estén catalogadas como “en peligro de extinción”, 800 ya se extinguieron y otras 5 mil están potencialmente amenazadas; en gran parte, por desperdiciar el agua, para el 2025, dos tercios de la población mundial probablemente vivan en países con escasez de agua moderada o severa y como un ejemplo más de lo que el hombre inconsciente y causante de su desgracia, por su comportamiento desordenado, más de 60 millones de personas tienen SIDA, del 2000 al 2020 cerca de mil millones de personas contraerán esta enfermedad y de ellos 35 millones fallecerán.

¿Cómo cambiar el rumbo del desarrollo mundial para lograr un futuro sostenible?

Sabemos que los beneficios económicos, sociales y culturales que se esperaban del proceso de globalización no se han dado y éste no ha propiciado la integración regional. En cambio, la problemática ambiental se globaliza y existe una interdependencia y vulnerabilidad social, ambiental y económica. La apertura financiera y comercial no ha propiciado un incremento en la generación de empleos y el crecimiento económico no se ha traducido en los beneficios sociales esperados. De igual forma, el deterioro de las condiciones ambientales ha tenido un efecto adverso sobre la salud y la calidad de vida.

A pesar de lo anterior, hay un porque luchar muy claro: la persona humana. Vale la pena todo esfuerzo a favor de cada nación, para tener un mundo más justo y ordenado, para minimizar el dolor, las carencias y todo aquello que impide realmente el desarrollo personal y sustentable de cada ser humano.

Es preciso ““Renovar el compromiso político” asumido 10 años antes en la Cumbre de La Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1992, ya que según un documento preeliminar de la Cumbre de Johannesburgo, muy poco se ha hecho para cumplir el “plan de acción” de la reunión de Río, este quedó en una “guía” con “visión de largo plazo”, pero “sin medidas concretas que permitan su ejecución”. La idea es cerrar “esa brecha” y producir “iniciativas tangibles que produzcan resultados”” como lo afirma Campa, H. en la Revista Proceso, 2002.

Las palabras clave: Subsidiaridad y Solidaridad

Tanto Sudáfrica, el país anfitrión de la reunión, como la ONU, promotora del encuentro, están seguros de conseguir un consenso suficiente en los puntos clave para un desarrollo sostenible del planeta, junto a la erradicación o alivio de la pobreza mundial.

Mbeki ha mencionado que es necesario poner fin al "apartheid global" entre los ricos y los pobres, como un punto prioritario y como vía de solución a muchos de los problemas que se viven hoy en día. Así fue que el secretario general de la ONU, Kofi Annan, solicitó a los países “donantes” duplicar los actuales niveles de asistencia a las naciones pobres. Ello implicaría transferir 100 mil millones de dólares anuales para, al menos, cumplir con los objetivos de la Cumbre del Milenio.

Por su parte, el Banco Mundial estima que se requiere una ayuda adicional para combatir la pobreza de entre 40 mil a 60 mil millones de dólares anuales. Eso significa duplicar el flujo actual de ayuda, por lo que se llegaría al 0.5% del PIB de los países desarrollados, aún muy por debajo del 0.7% del PIB comprometido por esos países.

Aquí estamos hablando de la subsidiaridad que como sabemos se refiere a que “una estructura social de orden superior debe sostener a un grupo social de orden inferior, sin interferir en su vida interna ni privarle de sus competencias sino que más bien debe sostenerle en caso de necesidad y ayudarle a coordinar su acción con la de los demás componentes sociales, con miras al bien común” Quadragesimo anno, no 48. “Según este principio ha de intentarse armonizar las relaciones entre individuos y sociedad y tender a instaurar un verdadero orden internacional” Catecismo de la Iglesia Católica, no. 1885.

Sin embargo, no solo estamos hablando de ayuda económica, hablamos de la ayuda subsidiaria y solidaria que supone el esfuerzo a favor de un orden más justo, que va más allá de lo material y se requiere además de las políticas y acuerdos internacionales en ese ámbito, un cambio de actitud, un despertar del hombre, pues la tierra y sus habitantes están heridos a causa del egoísmo, del descuido, del individualismo y la injusticia.

Esperanza y Participación

Las estadísticas del desequilibrio en la Tierra que revisamos anteriormente son la muestra de una realidad que da temor, pero ninguna legislación podría por sí misma hacer desaparecer los temores, los prejuicios, las actitudes de soberbia y de egoísmo que obstaculizan el establecimiento de sociedades verdaderamente fraternas. Estos comportamientos sólo cesan con la caridad que ve en cada hombre un “prójimo”, un hermano. CEC no. 1931.

“El deber de hacerse prójimo de los demás y de servirlos activamente se hace más acucienate todavía cuando éstos están más necesitados en cualquier sector de la vida humana. “Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis” (Mt 25, 40)”. CEC no. 1932.

Y es que la igual dignidad de las personas exige que se llegue a una situación de vida más humana y más justa. Como se menciona en la encíclica Gaudium et Spes, las excesivas desigualdades económicas y sociales entre las naciones de la humanidad son escandalosas y se oponen a la justicia, a la equidad, a la dignidad de las personas y a la paz social e internacional; por lo que es preciso velar por el bien de todos y ser solidarios y subsidiarios. “Cada uno sin ninguna excepción debe considerar al prójimo como otro yo, cuidando, en primer lugar, de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente” GS no. 27, 1.

Sólo así, con una actitud abierta, de comprensión, de servicio, de empatía y justicia podremos dar a cada quien lo que le corresponde, mejorando las condiciones de vida de todos y cada uno de los seres humanos. En todo ha de existir un equilibrio y el de la Tierra parece haberse perdido, pues hay muchos contrastes, desigualdad y un profundo dolor que parece no importarle realmente a nadie.

Comentarios
4 Comentarios en “Desarrollo sostenibe: ¡Algo hay que hacer y pronto!”
  1. ricardo hernández tinoco Dijo:

    creo que los sacerdotes no nos hemos comprometido lo suficiente con este asunto de la ecología. Al menos en la predicación podríamos hacer mucha conciencia. Es un asunto tan importante que creo deberían abordarlo nuestros señores obispos en una de sus reuniones de la CEM. Gracias a Encuentra por tanto que nos da.

  2. ricardo hernández tinoco Dijo:

    creo que los sacerdotes no nos hemos comprometido lo suficiente con este asunto de la ecología. Al menos en la predicación podríamos hacer mucha conciencia. Es un asunto tan importante que creo deberían abordarlo nuestros señores obispos en una de sus reuniones de la CEM. Gracias a Encuentra por tanto que nos da.

  3. ricardo hernández tinoco Dijo:

    creo que los sacerdotes no nos hemos comprometido lo suficiente con este asunto de la ecología. Al menos en la predicación podríamos hacer mucha conciencia. Es un asunto tan importante que creo deberían abordarlo nuestros señores obispos en una de sus reuniones de la CEM. Gracias a Encuentra por tanto que nos da.

  4. María de Fátima Rodríguez Dijo:

    Creo que todos los cristianos debemos estar informados , y algunos con más preparación que otros tener las ideas claras y ser coherentes en el ambiente en que nos movemos. A veces, podemos dar el ejemplo en pequeñas cosas.
    Los cristianos debemos dar ejemplo también en la ” administración de los recursos ” del planeta.
    Esta Tierra es para todos. Lo que estuvieron, los que estamos y los que vendrán.
    Nuestros hijos tienen el mismo derecho de ver un arroyo cristalino que yo tengo.
    Y en Africa, esa riqueza dilapidada y mal administrada, es realmente , tratar mal a los hermanos africanos.




css.php