Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Clonación: Argumentos de fondo


20 junio 2008
Sección: Sin categoría

¿Qué es la clonación? ¿Por qué es tan rechazada?


La clonación es un procedimiento técnico mediante el cual se obtiene un nuevo individuo a partir de una célula extraída de otro individuo ya existente; con lo que ambos tendrán idéntica carga genética

 

Por M. G. Morelli

El tema adquirió publicidad en 1997, cuando un equipo de investigadores de Escocia (Roslin Institut) declaró que había conseguido clonar una oveja a partir de una célula mamaria adulta, llamando al clon "Dolly". Existe al momento una sombra de duda sobre el real éxito del experimento, desde que otros laboratorios intentaron reproducirlo y a pesar de seguir sus mismos pasos no lograron clonar. El procedimiento utilizado habría sido el siguiente:

1) se aspira del útero de la oveja un óvulo no fertilizado;

2) a la oveja se le extrae una célula mamaria (madre genética), que es llevado a un estado de reposo que favorece la potencialidad del material genético;

3) al óvulo se le extrae el núcleo, que contiene la mitad de los cromosomas, que es sustituido por el núcleo de la célula mamaria, que contiene la dotación completa de cromosomas, y se induce la fusión del mismo mediante estimulación eléctrica. Luego el óvulo manipulado se implanta en el útero de la oveja; y como el código genético era sólo de la madre, resultó un clon exacto.

Más tarde se conoció otro experimento de clonación, aunque no igual al anterior, realizado con monos. Inmediatamente después de publicados los resultados, se generó inquietud a nivel mundial por la eventualidad de que esta técnica sea utilizada para producir seres humanos (en 1993 dos científicos norteamericanos anunciaron que ya habían logrado la primera clonación humana, pero que por voluntad propia suspendían los experimentos hasta que se someta a debate mundial las normas éticas que debían regir tales prácticas; aunque no se trató de una clonación propiamente dicha sino de una gemelaridad provocada). Si bien desde 1969 ya se conocía la clonación de ranas, y aunque algunos ponen en duda la veracidad de los resultados publicados, el caso de la oveja Dolly demostraría la posibilidad de la clonación en mamíferos superiores. Así las cosas, varios países establecieron prohibiciones, preventivas o absolutas, de clonaciones de seres humanos. Argentina hizo lo propio mediante el decreto de necesidad y urgencia 200/97.

Valoración ética

Para hacer una valoración ética de la clonación, habría que distinguir si se trata de clonación "de" seres humanos, clonación "en" seres humanos, o clonación de animales o vegetales.

Esto último (clonación de animales y vegetales) se hace desde hace bastante tiempo (de hecho, cuando se extrae un "gajo" de un arbusto y se lo planta para que de lugar a otro nuevo, se está practicando una forma de clonación vegetal). Estas clonaciones no son, en principio, objetables, si están al servicio de las necesidades del hombre. Deben sí ser practicadas con precaución porque la diversidad biológica es un bien a preservar, y porque aún no se sabe a ciencia cierta las consecuencias que pueden traer estas manipulaciones genéticas.

Pero no es lo mismo si se trata de clonar seres humanos. El hombre posee una dignidad superior al resto de los seres, y debe ser respetada. No se puede manipular a la persona. Además, la procreación debe desarrollarse a través del acto de amor de los esposos: la clonación prescinde no sólo de la relación sexual, sino incluso de la participación de dos padres. ¡El niño clonado nacerá sin padre o sin madre!

Agreguemos que como también ocurre con la procreación artificial, la clonación es gravemente riesgosa para la vida, la salud y la integridad física del embrión (en el caso de Dolly, hubo 277 intentos, de los que sólo ella sobrevivió; además, hay serias dudas sobre su normal crecimiento y envejecimiento -recordemos que no nació de una célula joven, sino a partir de una célula de glándula mamaria que ya tenía varios años de vida). Podemos aplicar aquí todas las consideraciones vertidas con ocasión de la procreación artificial (v. preg. anteriores), aunque agravadas, sobre todo en lo que hace al derecho a la identidad.

En contra de la clonación de seres humanos se argumenta también con la necesidad de preservar la diversidad y singularidad de los hombres, la paternidad y reproducción masculina, evitar la producción en serie y la discriminación injusta (vgr. clonar niños de ojos celestes), el respeto por la naturaleza y por los dominios de Dios (¿clonar no es jugar a ser dios?). Cabe precisar, sin embargo, que en realidad la clonación no produce ni puede producir individuos idénticos, sino sólo personas con igual información genética. Dos clones no serán idénticos porque factores físicos, biológicos, sociales, culturales, psicológicos, intervienen en la conformación de la persona; como tampoco son absolutamente idénticos los gemelos. Además, las almas no

pueden ser clonadas.

Cosa distinta es la clonación "en" seres humanos; es decir, la producción no de personas sino de tejidos orgánicos, que después pueden tener usos terapéuticos o para transplantes en seres humanos. En principio, no hay objeciones éticas a los mismos, pues la parte (un órgano, un tejido) puede ser sacrificada en beneficio del todo (la persona). Si se trata de una clonación para transplante en otra persona, deben respetarse las exigencias éticas que rigen los transplantes de órganos (V. preg. nº 64).

En resumen, la clonación de seres humanos debe ser considerada como intrínsecamente mala, al separar la procreación de la unión sexual, y al hacer de la venida al mundo de nuevos hombres una producción técnica, asimilando la persona a un artefacto que se fabrica sin respetar su dignidad específica, e instrumentar a la madre e hijos en interés del progenitor clonado. Y esto aunque no aparecieran otros problemas, como la eliminación de otros embriones clonados, y las injusticias y abusos a que, aparte de todo lo anterior, la cosa puede dar lugar, abusos tan altamente probables que justificarían de por sí la prohibición de la técnica.

Comentarios
No hay comentarios en “Clonación: Argumentos de fondo”


css.php