Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


Carta a un matrimonio joven

SheilaMorataya-Fleishman
4 junio 2008
Sección: Sin categoría

“Serán precisamente las pruebas, crisis y contrariedades, las que harán que el amor se purifique y arraigue.” - Jorge Peña.

Queridos amigos:

 

Recuerdo la ilusión que ambos tenían hace un tiempo cuando preparaban su boda. Sin embargo, por el mismo momento que se encuentran viviendo, pueden experimentar cómo el casarse muy joven en la vida, a veces, tiene sus desventajas, pues si ambos no se preocupan por cuidar, respetar y mantener optimista al amor que los ha unido, se puede caer en una rutina. Creo, que más que una crisis de amor, es una crisis de rutina la que ustedes en este momento enfrentan. Se puede enfrentar la misma de dos formas: como pensamiento de que se está terminando o enfriando el amor o, como oportunidad para profundizar en el amor de pareja, el amor de esposos. ¿Qué dicen? Estudiando su caso, quisiera darles a cada uno por separado los siguientes consejos.

 

Amor: responsabilidad y dinero

 

Amigo:

No dudo que estés cansado y te sientas frustrado. Las responsabilidades económicas con el pago para la casa, el presupuesto para la comida, diversiones e hijos, es común que te lleguen a agobiar y hasta ponerte de mal humor.

Pero te invito a reflexionar acerca del compromiso que hiciste siendo muy joven con tu pareja. Si bien, están apretados económicamente en esta etapa de su vida, lejos de desunirlos, esto debe llevarlos a sentarse ambos y tratar de encontrar una solución a este conflicto. Las finanzas, lamentablemente representan hoy en día un porcentaje importante por el cual muchos matrimonios terminan.

El dinero, querido amigo es importante, pero no debe de ser una causa para agotar el amor o condicionar a tu pareja. Exprésale a tu esposa tu preocupación, dile que te parece que podría ser más cuidadosa en los gastos y trata de llegar a un acuerdo con ella. Si hasta hoy no lo han hecho, ¿por qué no trabajar juntos en un presupuesto? Tu mal humor y rudeza, no ayudan en nada para salvar a la relación de la preocupación por la economía.

 

Es necesario que comiencen a trabajar en equipo. Recuerda que una cualidad esencial del matrimonio es la unidad. Sus discusiones, diálogos y planes deben llevarlos siempre a estar unidos. De otra forma, no es un equipo. En los equipos es importante la voluntad de cada uno de sus miembros. Cuando todos trabajan al mismo paso y pasión, siempre se sale vencedor.

Quizá en este momento, dentro de su biografía matrimonial, alguno de los dos ha perdido el paso y hasta la pasión que los unió. Hay que recuperar al otro, hay que alcanzar al otro. Deben procurar apasionarse de nuevo los dos.Y aquí me refiero a una pasión del espíritu. La que lleva a purificar el amor, a seguir dando el fiat al amor, a apelar a la gracia que un día Dios derramó al unir sus vidas. ¿Está Dios de una forma real y viva en sus vidas? La Beata Madre Teresa de Calculta solía exhortar así: “vivamos más profundo nuestro amor a Dios, y mantengamos la alegría del amor a Dios en nuestros corazones, y así lo podremos compartir con todos aquellos que encontramos a nuestro paso."  Y tus pasos querido joven marido, siempre tendrán que ir hacia el encuentro de tu esposa. Analiza con objetividad lo que te digo.

 

Amor: comprensión y compañerismo

 

En cuanto a ti, querida amiga permíteme decirte que una mujer que se queja por todo y a todas horas, se hace insoportable. Si hay cosas que te molestan, como es la falta de detalles en el trato de tu marido hacia ti, díselo (pero recuerda que está preocupado de su rol de proveedor). Si tu forma de decirlo es explotar en llanto y quejas o, incluso poner cara larga cuando llega, quiero que sepas, que estás lejos de que te comprenda. Recuerda aquel pensamiento de San Josemaría Escrivá de Balaguer: “Lo que se necesita para conseguir la felicidad no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado".

Tu corazón enamorado de mujer puede comprender mucho mejor alguna de las actitudes de tu marido, pues como mujer, Dios te ha dotado de esa apertura especial para la empatía. Sin embargo, cuando una mujer se encierra en sí misma, se vuelve hipersensible y esto hace que surjan las quejas, la lástima de sí misma y la tristeza y como te he dicho más arriba una mujer triste y quejumbrosa nadie la soporta. Es así. Te recomiendo, que seas compañera, es decir, trata de ponerte en posición de proveedor. ¿No estarías un poco nerviosa y sin mucho tiempo para los detalles si te tocara a ti traer la entrada económica? Piensa y reflexiona en esto.

 

Amor: comunicación y Dios

 

Recuerden queridos amigos, que están construyendo ustedes mismos un mosaico para representar su amor. Que las áreas oscuras no alcancen a distraer la atención de la luminosidad que salga de él. Esa luz que impactará con fuerza la vida de sus hijos. Para mejorar la relación entre ustedes, además de abrirse a la comunicación, les hago una invitación a purificar el amor, a salvar el amor, a reconquistar la vida de ambos en Dios.

Resuelvan para esto, incorporar a su plan de vida, la lectura de la Sagrada Escritura. San Agustín compara la lectura de la misma “a un gran bosque en el que cada hoja susurra suavemente el gran mensaje”. El del amor y la forma de darse el uno al otro. Y Sor Isabel de la Trinidad, Carmelita Descalza, escribe así sobre la lectura del libro de la vida: “la palabra de Dios es un grito de amor. Para todos los hombres. Para todos los tiempos. La Palabra de Dios quiere sacudirte, despertarte, ponerte en movimiento. La Palabra no se queda satisfecha si únicamente la registra y la examina tu cerebro. El cerebro busca comprender, pero sólo la persona puede comprometerse. La Palabra quiere alimentar toda tu persona, y en cierto sentido comerla. La Palabra no se ve saciada hasta que no sea acogida por un corazón que se rinda al mensaje”.

Creo, queridos amigos, que no puedo darles un consejo más importante que éste para rescatar su matrimonio de las redes de las crisis de rutina y económicas.

Anímense a leerla juntos los dos y en actitud receptiva, de corazón sencillo. Confíen. Muy pronto, su nueva unión y compromiso, se convertirá en fuerza y armonía que se sigue lanzando sin cansarse ¡mar adentro!

 

Un gran abrazo.

 

Bibliografía Recomendada

• Surco, Josemaría Escrivá de Balaguer

• Carta sobre el divorcio, Javier Hervada

• Madre Teresa, Mensajes de vida

• Amor y matrimonio, Eugenio Fenoy

• Matrimonio para un tiempo nuevo, Hacer Familia

• El amor inteligente,Dr. Enrique Rojas.

Comentarios
6 Comentarios en “Carta a un matrimonio joven”
  1. adrianaita Dijo:

    Muy buenos los consejos que se vierten en esta carta felicidades.

  2. adrianaita Dijo:

    Muy buenos los consejos que se vierten en esta carta felicidades.

  3. adrianaita Dijo:

    Muy buenos los consejos que se vierten en esta carta felicidades.

  4. PRESBÍTERO ANTONIO ARIAS Dijo:

    QUÉ BONITO SERÍA VOLVER A RECIBIR DE USTEDES COSAS TAN LINDAS COMO ESTA CARTA QUE ME LLEGÓ HACE ALREDEDOR DE DOS AÑOS CUANDO ME EVIABAN ADEMÁS EL EVANGELIO DIARIO EL SANTO DEL DÍA Y ALGO MÁS, PERO NADA VOLVÍ A SABER. ADEMÁS RECIENTEMENTE ME TOCÓ CAMBIAR DE CORREO.QUE EL SEÑOR LES SEÑOR LES SIGA BENDICIENDO.ANTONIOantoniorivera556@gmail.com

  5. robert Dijo:

    son cartas muy preciosas que escriben soy una persona que tengo problemas con mi matrimonio pero siempre lee cualquier carta de estas y me ayudan vermas aya de lo que ustedes regalan

  6. VILMA Dijo:

    HOLA GRACIAS POR ESCRIBIR ESTAS CARTAS PUES NOS AYUDAN MUCHO A SOBRELLEVAR LA VIDA en matrimonio. que dios los bendiga