Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Camino (Reseña Cine)


10 mayo 2010
Sección: Sin categoría

Javier Fesser nos ofrece una interminable y aburrida película cuya primera intención es tan sorprendente como carente de interés: “demostrar” que el proceso de beatificación de Alexia González-Barrios es un fraude. Extraña motivación para una película comercial.

Camino Título: Camino

Título Original: Camino

Director: Javier Fesser

En cartelera: Si

Año: 2008

Público: 4 (Rechazable)

Contenidos: VF

Formato: DVD

Valoración moral: Desaconsejable

Una hermosa historia real y una desastrosa adaptación

Camino, la última película de Javier Fesser (La gran aventura de Mortadelo y Filemón, El milagro de P. Tinto). Ha competido por la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián, que celebra su 56 aniversario entre atentados de ETA.

Javier Fesser nos ofrece una interminable y aburrida película cuya primera intención es tan sorprendente como carente de interés: “demostrar” que el proceso de beatificación de Alexia González-Barrios es un fraude. Extraña motivación para una película comercial.

Pero vayamos por partes. ¿Quién es esta Alexia? Fue una chica madrileña, nacida en 1971, estudiante del Colegio Jesús Maestro, que a los trece años cayó gravemente enferma a causa de un tumor cerebral y murió en 1985, en el Hospital Universitario de Navarra, después de un año de gran sufrimiento.

Alexia era una ferviente creyente, y vivió su enfermedad con la esperanza y la alegría que nacían de su fe en Cristo, una fe que ella había recibido de sus padres y que había cultivado en el ámbito del Opus Dei. En 1994 se abrió en Roma su causa de beatificación, avalada por numerosos testimonios de la identificación con Cristo de esta adolescente madrileña.

Pues bien, Javier Fesser, por motivos que este crítico desconoce, decide que eso no puede ser, que hay engaño en el asunto, aunque sea involuntario, y que el Opus Dei ha utilizado a esta chica para inventarse una santa que diera impulso a su institución.

Entonces teje una historia de ficción, en torno a una niña llamada Camino -como el famoso libro del fundador del Opus Dei- y cuyas peripecias argumentales siguen paralelas en lo fundamental a la vida de Alexia. Pero esta dulce y simpática Camino está enamorada de un chaval del grupo de teatro del barrio, grupo al que ella siempre quiso pertenecer.

Este chico se llama Jesús, que ya es casualidad, y cada vez que en el lecho de muerte Camino dice “Amo a Jesús”, “Quiero estar con Jesús”, etc… todos interpretan en clave cristiana lo que es un sencillo romance adolescente. El planteamiento no puede ser más pueril, ciertamente hilarante, pero eso es en esencia lo que sucede en el film.

Los diálogos de la niña, en general se corresponden con los testimonios verificados, pero Fesser invierte permanentemente su sentido. Cuando la niña se refiere al ángel “negro”, Satanás, el film afirma que se refiere a un chico de color del grupo de teatro.

Esta inconsistente paranoia es mucho más compleja de lo que parece, ya que cuando el espectador asiste a esa esquizofrenia entre lo que creen oír los curas y los padres de Camino, y lo que ella dice y ve en su imaginación, el capellán deposita sobre el regazo de la enferma una estampa de Escrivá de Balaguer, de las que se hicieron para rezar por su canonización.

No es difícil ver ahí una nueva vuelta de tuerca del director, en la que quiere establece un paralelismo entre ambos procesos canónicos. Es una interpretación discutible, pero al que suscribe le resultó inevitable ver esa metáfora cinematográfica, tan sutil como elocuente.

Un guión de trazo grueso

La película abre y cierra con la misma escena y los mismos planos. Pero con significados opuestos. Este recurso narrativo ya lo usó eficazmente Bertolucci en Novecento. En la primera escena vemos morir a una niña santa enamorada de Jesucristo; en la última vemos una adolescente delirante con ensoñaciones en torno al chico con el que está obsesionada.

El espectador se da cuenta de que “estaba engañado”, como lo están los familiares y amigos de Camino. Y lo que era una escena conmovedora se torna algo surrealista. Pero lo que propone este recurso no es creíble en absoluto, no se entiende que una niña lista y sagaz como Camino no haya deshecho el entuerto a la primera de cambio. ¿O quieren decirnos que ella es cómplice y que mantiene el engaño para contentar a su madre? Lo cual sería menos creíble aun. Pero inconsistencias de guión hay muchas.

Curiosamente, en el film hay alguien que descubre la verdad del verdadero amor de Camino, y la mentira de las estrategias de Gloria, su madre, para apartar a Nuria (la hermana numeraria de Camino) de su antiguo novio: hablamos de José, el padre.

Él entiende realmente los sentimientos de Camino y las manipulaciones de su esposa. Y cuando va a revelarlo todo y llevarnos a un final feliz, zas, se traga un camión con el coche y se mata. No se nota nada la mano del guionista. Otra patética casualidad. Por cierto que este desenlace nada tiene que ver con la historia real del padre de Alexia.

Así pues, para Fesser, la felicidad terminal de la niña no se debe a un estado de gracia que la santifica, sino a la efusión de su imaginación que la hace figurarse una escena de baile con el chico de sus sueños. Como si eso bastara para afrontar el tremendo trance de la muerte. Como si fuera posible evadirse de la realidad de una forma tan frágil cuando se padece tanto dolor.

La caricatura del Opus Dei

El tratamiento del asunto de Camino/Alexia es tan ridículo que no merece más atención, y es increíble que Jaume Roures (Mediapro) haya dado su dinero para una historia tan delirante. Pero hay otro gran pilar sobre el que se construye la película: el ataque directo y malintencionado al Opus Dei.

Lo primero que hay que decir es que para quien no sepa nada del Opus, lo que es una numeraria, un centro de la Obra, etc… no va a entender nada de la película y se va a quedar sumamente perplejo.

Fesser no ahorra esfuerzos a la hora de exponer minuciosamente todos aquellos aspectos que debidamente contextualizados en el film -o descontextualizados de la realidad- pueden contribuir a transmitir una imagen oscurantista, represora y claustrofóbica del Opus Dei y sus miembros.

Así, airea tópico sobre tópico con la osadía de quién cree saber de qué habla, pero con la cobardía de quien oculta la verdad. El resultado es una gran caricatura del Opus, que apoyándose en exabruptos de cualquier “ex” problematizado, a algunos puede irritar, a otros mover a risa, pero nadie se la tomará en serio.

Hay dos personajes a los que Fesser quiere colgar “la identidad” del Opus. Gloria, la madre, y el capellán del Hospital. Ella -personaje aburrido y plano como pocos- encarna la censura: reprime sus sentimientos y los de los demás, oculta lo que le da miedo, desconfía de la libertad, se autoprotege. El capellán representa lo contrario, el cálculo frío, la sentencia tajante, el poder de manipulación.

Su alter ego es el director espiritual de la madre, cómplice del capellán en la gestión del asunto de la enfermedad de Camino. Por su parte, Nuria, la hermana de Camino, aparece como la “víctima”, como la joven a la que han quitado el novio, a la que quitan su guitarra, su familia, sus gustos,…

Lo que ocurre es que la construcción de estos personajes es tan “evidente”, es tan clara la mano ideológica y plana del guionista, que nos recuerda al cura de Mar adentro: todas caricaturas carentes de drama real, de conflicto creíble, de estatura humana plausible.

Conclusión

La bella historia de Alexia queda pendiente de ser llevada al cine. A cambio Fesser nos ofrece un patético boceto de un miedo a la muerte no resuelto, de una incomprensión nada inocente de una visión cristiana de la vida, de la enfermedad y de la muerte, y un rechazo agresivo hacia aquello que no comprende: el odio a la diferencia. Qué pena que el cine caiga tan bajo en ocasiones como esta.

Juan Orellana (www.conferenciaepiscopal.es)

Comentarios
12 Comentarios en “Camino (Reseña Cine)”
  1. Lina Machuca Dijo:

    En México desgraciadamente algunos medios de comunicación han caído en la crítica mediocre de la película apoyando la visión del director sobre la manipulación de la madre y los sacerdotes a la inocente Camino. Es una tristeza su falta de información veraz y documentada pero sobretodo de criterio amplio para diferenciar entre gustos personales y una crítica objetiva. Gracias por esta buena reseña de cine sumamente esclarecedora.

  2. Javier Palao Dijo:

    Indignante película. Supone un ataque a Jesucristo en toda regla. Infórmense acerca de la gestación de esta bazofia y podrán comprobar indignados lo bajo que ha caído Fesser así como la productora de esta majadería. Un consejo a los católicos: NO VEAN ESTA PELÍCULA PODRIDA.

  3. Emilio Dijo:

    Me encanto!! Seguro uno que otro sacerdote anda por aqui..

  4. Carlos Loperena Adalid Dijo:

    Conviene difundir esta acertada crítica entre gente con criterio y buena intención, pues no vale mucho la pena presentar un frente de indignación ante una película y un productor con tan poca calidad y con tan mala leche. No caigamos en el error de "engordarle el caldo" que es lo que él más quisiera.Te felicito y agradezco Juan Orellana

  5. angeles Dijo:

    Yo conocí a su madre y dio testimonio de una niña que se encuentra con Jesús para ofrecerle todo.

  6. MARCOS Dijo:

    ME PARECE QUE ESTE MEDIOCRE IGNORANTE NO CONOC NI A JESUCRISTO NI AL OPUS DEI YO NO PERTENEZCO AL OPUS DEI SOY CATOLICO Y SI CONOZCO DEMASIADO AL OPUS DEI DEE HECHO EES UNO DEE LOS GRUPOS QUE MAS SANTOS A DADO A LA IGLESIA CATOLICA,EES TRIZTE QUE GEENTE COMO ESTA EEMPLEEE SU DINEROI EN ATACAR A JEESUCRISTO YA QUEE SI ATACAN A LA IGLEESIA CATOLICA ATACAN A JEESUS DEE NAZARETH,ESTA PERSONA ESTA COMPRANDO SU CONDENACION ETEERNA

  7. Elian Griva Dijo:

    Me parecio muy buena la pelicula, nose si se baso o se insipiro en hechos reales, pero la verdad que no es una mala pelicula, por de hecho son cosas que pueden pasar, y no es nada malo que se cuente una posible realidad. Lo que pasa que estan siempre esas criticas de personas que intentan monopolizar a la iglesia, pero no todo lo que rodea esa intitucion es bueno. saludos.

  8. Javier Dijo:

    No consideraría esta película como "podrida", "indigna" u otros muchos adjetivos que se han compartido entre los usuarios y crítico. Definitivamente estoy de acuerdo en que hay una confusión por parte del director (no se si a propósito o no) en torno a como se lleva la vida dentro del Opus Dei (constante confusión del rol de numerario/numeraria/administración, etc). Sin embargo, creo que el papel de Camino es admirable, donde nos muestra su lado humano de una niña de 14 años; una niña que tiene sueños, aspiraciones y emociones, y por otro lado su vida de santidad, dónde en todo momento demuestra una Fe ejemplar a Dios y a la Virgen.Creo importante tomar lo bueno que nos muestra la película, que es muy rescatable y no sólo enfocarse en lo malo.

  9. Manuela Gómez Dijo:

    Me parece una pena esta "reseña" o "crítica", como pueda llamarse, yo no soy una adulta ni más para defender a Dios y para imponer mi pensamiento de él, creo que cada uno tiene un concepto claro de la fe. Independiente de si si o si no nos hemos visto ésta película. Soy alguien que ha visto llegado a verla al menos 5 veces y jamás me cansaré de ver la gran realidad que se ve allí, con crudeza y directo al grano como creo se necesita para que ésta sociedad o más bien la nueva iglesia montada por los humanos por fin se de cuenta de la basura que trabajan en sus pensamientos y que hay en sus mentes. Más bien pienso que aquellos que dicen pensar que la ´película es desgraciadamente espantosa, son sacerdotes que intentan tapar la verdad. Finalmente entre gustos no hay disgustos, y sólo para que quede claro yo creyente de Dios, NO DE LA IGLESIA!

  10. XeR Dijo:

    No estoy de acuerdo con esta “reseña”.

  11. Edith Dijo:

    Por lo que he aprendido, esta pelicula critica al OPUS DEI y al fanatismo de muchas personas. Me imagino que MUCHOS se habran ofendido y es logico. En mi opinion, que cada quien crea en lo que lo hace feliz; sin embargo, es necesario respetar a las personas que nos rodean principalmente a nuestras familias. Amar a Dios es practicar su doctrina amando y respetando al projimo como a uno mismo.
    Como dice el dicho popular, ni tanto que queme al Santo, ni tanto que no lo alumbre…. Hay que recibir a Dios en cuerpo y alma por amor no por fanatismo, o como dicen muchos “para no ir al infierno”
    Lo que Juan Orellana opina de la pelicula, es lo que el persive, cada quien tiene su propia opinion.

  12. Blanca Alvarez Dijo:

    Sólo digo que me hizo llorar la película, de saber que en verdad existen personas que buscan la santidad. Me quedo con lo bueno que pude sacar. Lo demás lo desecho.




Untitled Document
 

css.php