Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Segunda persecución

Enrique Calicó
4 agosto 2008
Sección: Santos recientes

–Un escándalo sonado. –Milagro viviente.

En los años 60 se produce la segunda persecución. Ya no se le puede acusar de falsario, pues son demasiados los testimonios y los informes médicos. Este segundo acoso vendrá después de poner en marcha sus dos grandes obras y se buscarán otros motivos tales como «el bien de la Orden capuchina» o «el buen sentido de la Iglesia» para disimular los intereses humanos y sus pasiones. Sin embargo, durante las persecuciones no cesarán las curaciones y demás acciones sobrenaturales, cuya abundancia inducirá a algunas autoridades eclesiásticas a una mayor «prudencia y severidad». La nueva serie de vejaciones y de condenas hará exclamar al cardenal Lercaro:

–El Padre Pío una vez más encuentra su configuración con Cristo humillado, perseguido y condenado.

Ya el 3 de mayo de 1952, inesperadamente y sin justificación, el padre Clemente Da Milwaukee, superior de la Orden, había dirigido una carta a todas las casas capuchinas de Italia pidiendo:

«Absténganse de favorecer las peregrinaciones a San Giovanni Rotondo, de difundir escritos y estampas del Padre Pío».

¿Qué lo movía? ¿Prudencia o intereses ocultos?

Al poco, monseñor Girolamo Bortignon, obispo de Padua y también capuchino, prohibió los Grupos de Oración en su diócesis.

Todo aquello era el prólogo de una segunda persecución, la de los años 60.

Un escándalo sonado

Todo empieza por un problema de finanzas llamado «escándalo Giuffrè». El tal Giuffrè prometía unos intereses del 100% a sus inversores, casi todos clérigos provinciales de las órdenes religiosas, que jugaban con créditos baratos obtenidos de sus fieles, y con la diferencia de intereses aspiraban a cubrir los costes de las reconstrucciones y obras nuevas, después del desastre de la guerra.

Al quebrar, pilla de por medio a todos sus acreedores, entre ellos al obispo capuchino de Padua, quien tenía previsto construir un seminario y un hogar para dos mil incurables. En su diócesis había una gran devoción al Padre Pío y era evidente que los fieles si eran generosos con la Casa di Sollievo no lo podían ser también con su obispo y sus proyectos. De esta manera, desaconsejando toda relación con el Padre Pío, con muy buenas palabras en pro de la Iglesia, monseñor Bortignon buscaba conseguir que el dinero de sus fieles fuera para sus proyectos.

La provincia capuchina de Foggia había sido también una de las más afectadas por la quiebra de Giuffrè. Tenía grandes proyectos que realizar, igual que las demás provincias capuchinas. Al encontrarse en una situación desesperada, caen en la tentación de restablecer su situación financiera valiéndose de las arcas del Padre Pío.

Lamentable historia que habla poco en favor de la Orden capuchina, pero no hay que generalizar, pues fue obra de unas personas determinadas que querían cubrir su responsabilidad y se vieron envueltas cada vez más, buscando solucionar su problema, en una situación más y más turbia, pues al no conseguir la desviación de caudales del Padre Pío destinados al hospital, quisieron obligarlo por la fuerza.

El superior general había ido un día a San Giovanni Rotondo para pedir al guardián del convento, el entonces padre Carmelo de Sessano, que animara al Padre Pío para que confiara a Giuffrè los donativos que recibía. Molesto por esa petición, el padre Carmelo le explicó al Padre Pío el sistema Giuffrè y le pidió consejo. El Padre le respondió:

–No veo claro este asunto, no es lícito ni moral.

Razón tenía, pues era usura y además prevaricación al utilizar el dinero de los fieles para otros fines que los recibidos.

S.S. Pío XII opinaba igual y había advertido a obispos y responsables de congregaciones y órdenes religiosas que no mantuvieran relaciones con Giuffrè, pero bien pocos fueron los que obedecieron.

El 17 de agosto de 1958 estalló el «escándalo Giuffrè» a raíz de las denuncias de los prestamistas que ni siquiera habían cobrado los intereses prometidos. Las órdenes, congregaciones u obispados se vieron obligados a devolver a los fieles el dinero prestado y a terminar las construcciones empezadas. Para la mayoría era una situación crítica; para la provincia capuchina de Foggia, un verdadero desastre: debía devolver mil seiscientos millones de liras y sólo disponía de un millón. La única solución, el Padre Pío y su generosidad.

A los pocos meses, el 9 de octubre, S.S. Pío XII entregaba su alma a Dios. Al padre Agostino le debemos esta confidencia del Padre Pío:

–He sentido, padre, todo el dolor de mi alma por la muerte de Su Santidad, pero después el Señor me lo ha mostrado en su gloria.

Milagro viviente

Pero aquí en la tierra se quedaba sin su más eficaz protector. Por otro lado, su salud física continuaba tan débil como siempre, continuamente perdiendo sangre, siguiendo escrupulosamente la regla de su orden y manteniendo la actividad ya descrita a pesar de sus setenta y dos años. Era un «milagro viviente». Salía de una enfermedad para caer en otra. El 25 de abril de 1959 se le diagnosticó bronconeumonía complicada con pleuresía, que le obligó a un reposo absoluto. Nos dice el padre Agostino en su diario:

«El Padre sufre, sufre porque no puede seguir su vida de cada día con su ministerio espiritual para el bien de las almas. Por un micrófono desde su celda sigue las ceremonias que se celebran en la iglesia y después dirige al pueblo unas palabras y da la bendición».

La situación es angustiosa y no mejora a pesar de los esfuerzos médicos y del tiempo de primavera y verano que se disfruta. El mismo día en que el Padre Pío se puso enfermo, el 24 de abril de 1959, llegaba a Italia la imagen de Nuestra Señora de Fátima que era llevada de país en país y de ciudad en ciudad. En su recorrido iba dejando memoria de su mensaje y sus promesas hechas en 1917 a los niños pastores.

El 5 de agosto por la tarde llegó la venerada imagen a San Giovanni Rotondo. El Padre Pío había exhortado a los fieles:

–Abramos nuestros corazones a la confianza y a la esperanza. Viene con las manos llenas de gracias y bendiciones (…) Debemos amar a nuestra Madre celestial con perseverancia y constancia. Hemos de prometérselo y esa Madre no nos abandonará en la pena cuando se vaya de aquí…

El arzobispo y todo el clero de Manfredonia junto con un gran gentío llegado de toda la provincia recibieron a la imagen y la depositaron en la iglesia del convento, donde pasó la noche entre multitud de fieles. Al día siguiente el Padre Pío, muy débil, fue llevado ante la imagen en una silla y pudo, con lágrimas en los ojos, besar los pies de la Señora y colocar un rosario entre sus manos. Por la tarde la imagen fue trasladada a la Casa di Sollievo para finalmente subirla a la terraza del hospital donde esperaba el helicóptero para llevarla a Sicilia. El Padre quiso y pudo verla por última vez desde una ventana, ver cómo se elevaba el helicóptero y daba tres vueltas sobre la muchedumbre y el convento… Entonces el Padre Pío no se pudo contener:

–Madonna, Mamma mía, desde que has entrado en Italia estoy enfermo, ¿ahora te vas y me dejas enfermo?

En el acto sintió un «escalofrío en los huesos» (sic) y dijo a sus hermanos presentes:

–¡Estoy curado!

El 10 de agosto volvía a celebrar de nuevo la misa en la iglesia del convento. Cuando alguien le preguntaba:

–Padre, ¿cómo se encuentra ahora?

–Estoy sano y fuerte como nunca en mi vida –respondía.

Era una gracia concedida por el cielo antes de la tempestad.

Comentarios
No hay comentarios en “Segunda persecución”


Untitled Document
 

css.php