Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La hora del «deshielo»

Enrique Calicó
4 agosto 2008
Sección: Santos recientes

–Fervor popular. –Un «Libro blanco» para la ONU. –Una verdadera profecía.

Confesar y celebrar misa, con ciertas restricciones, eran las únicas actividades permitidas al Padre Pío. Esta situación le apenaba. Sólo podía recibir a prelados y personalidades porque sus superiores del convento no osaban cortarles el paso. Pero con los simples fieles no podía conversar, rezar con ellos, darles consejos espirituales o hacerles algunas meditaciones de las suyas, breves, sencillas, penetrantes. Los fieles acudían a la primera y a la última hora de la tarde a la explanada extramuros, donde por unos instantes podían ver al Padre agitar un pañuelo blanco desde la ventana de su celda a modo de saludo. Entonces gritaban:

–¡Padre, bendíganos usted!

Él respondía, sin que pudieran oírle desde el exterior, con voz paternal:

–¡Sí, hijos míos!

Fervor popular

El fervor popular vestido de fe sencilla permanecía vivo. El día de su onomástica, el 5 de mayo de 1963, año en que cumplía el sexagésimo aniversario de su toma de hábito, todo el pueblo, con su fiel alcalde Morcaldi al frente, deseaba felicitar al Padre. Morcaldi con el pleno fue al convento para conseguir que se retrasara un poco la misa, pues se esperaba la llegada de nuevos peregrinos. El padre Rosario los recibió de mal humor en el pasillo con el «no» por delante. El Padre Pío se acercó al pequeño grupo. Todos quisieron felicitarle. El Padre se disponía a dirigirles la palabra y agradecérselo, cuando dos religiosos se lo llevaron de mala manera. Aquello escandalizó a los presentes y pronto todo el pueblo se hizo eco del hecho. Por la noche en la colina cercana al convento el pueblo entero, a la luz de cientos de antorchas, manifestó su devoción al Padre con cánticos y rezos. Más tarde se oyeron algunos gritos de protesta:

–¡Fuera los perseguidores! ¡Libertad al Padre Pío!

El pleno del Ayuntamiento mandó sendos telegramas de protesta, uno al presidente de la República Italiana, otro al secretario de Estado de Juan XXIII, el cardenal Cicognani, al tiempo que pedían:

«…eliminar la restricción en el ejercicio apostolado digno sacerdote».

Como es natural, la prensa no dejó pasar inadvertido el hecho.

Un «Libro blanco» para la ONU

Por otro lado, la Asociación para la defensa del Padre Pío, fundada en 1960 por Brunatto, Pagnossin y otros fieles, no se había dormido. Junto con seis juristas de derecho internacional de prestigio reconocido, habían preparado un «Libro blanco» para la ONU y llamar la atención sobre los «atentados a los derechos humanos» que padecía el Padre Pío y exigir reparación. No era una biografía del Padre, apenas hablaba de su vida espiritual, su misión, sus estigmas… Era una serie de documentos acusadores, poniéndolos a la luz pública.

Desde monseñor Gagliardi hasta monseñor Bortignon, todos los perseguidores eran denunciados, incluso la quiebra de Giuffrè y sus consecuencias. Se trataba de denunciar la injusta situación y se apelaba a las Naciones Unidas a falta de haber sido escuchados por la Iglesia y haber obtenido de ella justicia y reparación. Estaban dispuestos a llegar al Tribunal Internacional de La Haya y repartir el «Libro blanco» a todos los puntos clave del mundo entero. Naturalmente el Padre Pío ignoraba ese «affaire».

El «Libro blanco» estaba en imprenta cuando el 3 de junio de 1963 fallece Juan XXIII. El 13 de junio se sabe por los periódicos que el provincial, padre Torquato De Lecore, y los definidores de la provincia de Foggia son trasladados. El padre Alessandro, secretario provincial, y el padre Giustino, el de los micrófonos, también alejados de San Giovanni Rotondo… Todo, por decreto firmado por el cardenal Valeri, prefecto de la Congregación de Religiosos, el 28 de mayo, es decir, en vida de Juan XXIII.

Con la lentitud prudente que la caracteriza, la Iglesia mostraba mejores sentimientos con respecto al Padre Pío. Ante este inesperado cambio, Brunatto y sus amigos decidieron no divulgar el «Libro Blanco». Sólo se mandó un ejemplar al nuevo Papa Pablo VI, a U Thant, secretario general de la ONU, y a Antonio Segni, presidente de la República Italiana.

El 23 de agosto de 1963 el padre Clemente de Santa Maria in Punta era destinado a Foggia, designado a dedo por la Congregación de Religiosos como administrador apostólico. Permanecerá en el sitio hasta 1970.

Por dos veces, en septiembre 1963 y en diciembre 1964, se pidió al Padre Pío que firmara un mentís acerca de las grabaciones microfónicas, a lo que el Padre se negó rotundamente, por conciencia y también por el honor y el bien de la Iglesia.

El 10 de octubre de 1963, el padre Clemente visitó el convento. Haciendo su informe de gestión, en 1970, nos revelará:

«Hice lo posible para que le fueran levantadas las restricciones. Después de repetidas entrevistas con las más altas autoridades, pude conseguirlo».

El padre Rosario, antes de terminar su mandato, fue alejado y sustituido por el padre Carmelo de San Giovanni in Galdo. El padre Clemente visitará de nuevo al Padre Pío y de parte del ministro general le pedirá:

–Intervenga usted, padre, de manera eficaz para defender la Orden capuchina. Somos víctimas de una furibunda campaña de prensa.

–No puedo hacer ninguna declaración pública mientras me encuentre con mi libertad tan limitada –respondió–. Yo sólo desearía ser considerado como los demás hermanos capuchinos.

Una verdadera profecía

El cardenal Montini, arzobispo de Milán, fue elegido Papa y tomó el nombre de Pablo VI. Hacía años, en 1958, al mes de ser elegido Juan XXIII, el Padre Pío le mandó un mensaje a través del Commendatore Alberto Galletti:

«Di al arzobispo que, después de éste, él será Papa. Que se prepare. No es una bendición, sino un río desbordado…»

Al oírlo, Montini exclamó:

–Oh, las extrañas ideas de los santos…

Algo había de sintonización a un mismo nivel.

Montini no sólo había manifestado su admiración y estima por el fraile estigmatizado, sino que conocía y apreciaba los Grupos de Oración, su fervor y espiritualidad. Y aunque no se sabe si fue alguna vez a San Giovanni Rotondo, estaba debidamente informado por el arzobispo de Bolonia, cardenal Lercaro. A los pocos meses de ser elegido, Pablo VI intervino directamente para que se devolviera la libertad al Padre Pío. El 30 de enero de 1964, el cardenal Ottaviani indicó al padre Clemente:

–El Santo Padre desea que el Padre Pío ejerza su ministerio con plena libertad.

La sacristía fue abierta de nuevo a los fieles que deseaban hablar unos momentos con el Padre, levantadas las sanciones a los privados de confesión, el número de los penitentes dejaba de estar limitado a sólo cinco en la iglesia antigua y éstos ya no debían permanecer de espaldas al confesonario mientras esperaban su turno, y otras limitaciones todas ellas anuladas.

Brunatto y los suyos no repartieron el «Libro blanco», que quedó en el secreto de los organizadores y de las tres personas que lo habían recibido. El 25 de marzo publicaron el siguiente comunicado:

«La Asociación tiene el placer de anunciar que, desde hace unos días, ha sido restablecido en el monasterio de San Giovanni Rotondo la libre práctica del culto, tanto en lo que concierne al apostolado de ese Padre venerado como en lo que es derecho de los fieles de confesarse con él. Así llegan a su fin los abusos y los actos autoritarios que duraban desde hace cuatro años».

La prensa mundial anunció «el fin de las persecuciones contra el Padre Pío y su liberación». El «Libro blanco» no llegó a ser un medio de presión sino de información detallada para S.S. Pablo VI, quien había confiado más en la oración y aceptación del sufrimiento del Padre que en el esfuerzo humano de sus amigos y defensores.

Aquel año 1964, por primera vez después de tres años, el Padre Pío pudo celebrar las ceremonias de Pascua entre sus fieles.

Comentarios
No hay comentarios en “La hora del «deshielo»”


Untitled Document
 

css.php