Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Paz a vosotros


14 abril 2009
Sección: Santos clásicos

Este domingo es la fiesta de la PAZ, la fiesta de la Divina Misericordia. Es para todos nosotros el gran motivo para estar alegres. El Señor es bueno, el Señor es misericordioso, el Señor perdona. Es verdad que somos pecadores, que hay mucho mal en el mundo, que somos bastante infieles a Dios y a los demás, pero esta realidad no es motivo para entristecernos. El Señor nos sigue dando oportunidades, no ha cerrado la puerta del perdón.

Cuando se aparece el Señor a sus discípulos les dice PAZ A VOSOTROS. E inmediatamente los convierte en mensajeros de paz, dándoles el poder para ello: A QUIENES VOSOTROS PERDONEIS YO PERDONO. Debemos darle muchas gracias a Dios porque nos ha dejado la Religión del perdón y de la paz. El ha venido a buscar a los enfermos, a los que necesitan su ayuda, su gracia. Y entre ellos estamos nosotros. El que se considere bueno se margina el mismo del plan de salvación. Pero el que se considere pecador que no se desanime: lo busca el Señor para decirle “YO TAMPOCO TE CONDENO. VETE Y EN ADELANTE NO PEQUES MAS”. Jesucristo dijo de María Magdalena que se le había perdonado mucho porque amaba mucho. Y esto es lo que quiere ver el Señor en nosotros: NUESTRO AMOR SINCERO, MANIFESTADO EN EL ARREPENTIMIENTO Y EN EL DESEO DE SER MEJOR.

Encomendó Jesucristo a Santa Faustina comunicar al mundo algo que ya estaba en el Evangelio y que se había predicado muchas veces, pero que se había olvidado: QUE DIOS ES MISERICORDIOSO. Le mandó a esta santa religiosa polaca escribir en un diario todo lo que El le iba revelando. Y en ese voluminoso libro se repite una y mil veces que Dios es todo Amor. Que de su costado herido salió el agua de la regeneración bautismal y la sangre de su sacrificio por todo el mundo. Nos pide el Señor que hagamos actos de arrepentimiento y acudamos al Sacramento de la Penitencia. Los sacerdotes tenemos dos grandes misiones: CELEBRAR LA EUCARISTIA Y PERDONAR PECADOS. Hay que darle gracias a Dios por el don del sacerdocio. Y saber apreciar y utilizar el ministerio del sacerdote para nuestro bien. COMO EL PADRE ME HA ENVIADO ASÍ OS ENVIO YO. ¿A qué nos envía? A reconciliar a la humanidad con Dios y consigo misma.

El Papa Juan Pablo II hizo suyo el deseo del Señor y propagó por el mundo la devoción a la Misericordia Divina. El fue quien estableció que este domingo se dedicara a celebrar el amor misericordioso de Dios. Y el moriría, precisamente, cuando ya se estaba celebrando en todo el mundo, hace dos años, la Fiesta de la Divina Misericordia en la víspera del segundo domingo de Pascua. Sus últimas palabras fueron: JESUS, EN TI CONFIO.

No es esta una fiesta más, es la gran fiesta de Dios y del Cielo. Dice el Señor que hay mas alegría en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no lo necesitan. Cada vez que pedimos perdón y recibimos la absolución, hay fiesta en el cielo.

Leí hace poco una historia verdadera que cuenta que estaba una madre, en un día ya próximo a la Navidad, preparando el árbol y el Nacimiento mientras su esposo y su hijo de cinco años se habían acercado a la ciudad a comprar adornos y figuritas de belén. Cuando se sienta a descansar escucha en la televisión la llamada angustiosa de una madre que pedía urgentemente un corazón para su hijo que se moría. Ella también se sintió conmovida ante la solicitud insistente de la madre, y decía: -¡quien tuviera un corazón para darle vida a su hijo…! De pronto suena el teléfono. Un hermano suyo le dice que se prepare que hay que salir urgentemente para la ciudad. Ella se temió lo peor. Y resultó que el esposo y el hijo habían sufrido un grave accidente. Ella se moría de dolor. Cuando llegó al hospital pregunto al medico: -Doctor, ¿cómo está mi hijo?- El Doctor le dice: -Su marido está vivo, pero a su pequeño lo han traído muerto. – Ella se derrumbó. Pero estando postrada en un sillón, sacó fuerzas de la flaqueza y le dijo al Doctor: -¿Y el corazón de mi hijo, como está?- ¿Por qué lo pregunta?- dijo el médico. Ella contestó: -Pero, ¿vale para otro? – El médico le contesta: -¿Cómo piensa usted en esto si está muerta de dolor? – Ella contestó con energía: -Quiero que lo lleven inmediatamente a tal hospital en donde un niño lo necesita para no morir. Es el mejor regalo de Navidad que le puedo hacer, ya que no se lo haré a mi hijo. – Llevaron urgentemente el corazón, y gracias al trasplante ese día no murieron dos niños. Esto es misericordia. Exactamente lo que Dios Padre hizo con nosotros: Nos trasplantó el corazón de su Hijo, el Corazón de Jesús. Y por eso le podemos decir con toda paz: JESUS, CONFIO EN TI.

Juan García Inza

www.mercaba.org

Comentarios
7 Comentarios en “Paz a vosotros”
  1. petra Dijo:

    hola amor

  2. petra Dijo:

    hola amor

  3. petra Dijo:

    hola amor

  4. fatima lourdes nuñezm luna Dijo:

    me encantaria saber mas sobre la iglesia porfa GRACIAS

  5. fatima lourdes nuñezm luna Dijo:

    me encantaria saber mas sobre la iglesia porfa GRACIAS

  6. fatima lourdes nuñezm luna Dijo:

    me encantaria saber mas sobre la iglesia porfa GRACIAS

  7. ROSITA COSME Dijo:

    Jesús sana el Corazon de los pecadores en este momento..Te pido que mis hijos se acerquen al sacramento de la confesion..




Untitled Document
 

css.php